NOX VOLUMEN 3 CAPITULO 19



AQUÍ ESTÁ EL SEGUNDO CAPITULO PROMETIDO. Y DE UNA VEZ ACLARO QUE SUBIRÉ EL SIGUIENTE CAPITULO A LA MISMA HORA, DE 22 A 23 HORAS DE MEXICO.
ESPERO LES GUSTE.













CAPITULO 19




-Así que a eso se refería-.




Leil Rewn contemplaba la escena de destrucción frente a sus ojos.





-Ese de la armadura debe ser Jean Nox Crow-.




Uno de sus subordinados murmuró detrás de ella. Volteando a verle Leil le respondió.



-En efecto, no puedo imaginar a alguien que pueda manipular el fuego de esa manera-.



-Entonces ¿Qué hacemos capitana?-.



-Por el momento destruyamos a los monstruos de esta zona, y si él se encuentra en problemas le apoyaremos-.



Leil decidió esto ya que pensó que si intervenían directamente podrían perjudicar la situación, además Nox no pareciera necesitar ayuda.



Jean continuaba blandiendo sus espadas infligiendo terribles heridas en su enemigo, la sangre verdosa del monstruo bañaba todo el suelo, y sus gritos de dolor lastimaban los oídos de quienes le escuchaban.



Finalmente el joven mutiló a su enemigo, Zinn ya no tenía ningún brazo con que atacar o defenderse. Instintivamente decidió huir, dándole la espalda a su enemigo se dirigió hacia el otro extremo arrastrando su herido cuerpo.



-¡Ni creas que te dejaré escapar!-.



Aumentando la intensidad de sus flamas, Jean se envolvió en sus múltiples brazos de fuego portando las espadas doradas y aumentando su velocidad se lanzó hacia la espalda de Zinn, su apariencia era similar a un taladro de fuego en la punta se encontraban las 27 espadas.



En un instante atravesó el cuerpo de su enemigo dejando un inmenso hueco de varios metros de diámetro. El monstruo cayó al suelo desparramando sus órganos.



Viendo la situación Leil se acercó al caballero de armadura negra.



-Jean Nox Crow, Déjame confirmar algo ¿Ese monstruo era Zinn Pert?-.



Quitándose el casco, Jean la miró a los ojos y luego le respondió.



-Zinn Pert, jugó con poderes más allá de su comprensión y habilidad y este fue el triste resultado-.



-¿Esto tiene algo que ver con el caso de “Mantícora de destrucción”-.



La líder de los caballeros quiso atraparle con la guardia baja pero falló.




Dirigiéndole una ligera sonrisa, Jean se hizo el desentendido.



-No sé de qué habla Lider de los caballeros de Ciudad Lux. Estaba con mis compañeros y de pronto el laboratorio de Zinn Pert explotó y el resto es como lo puede ver, alguno de sus experimentos salió muy mal-.


-Sé que hay más aquí que lo que el ojo puede ver, una investigación se llevará a cabo para determinar que pasó-.



-Le deseo suerte con eso-.



Jean comenzó a retirarse pero fue detenido por Leil.



-¡Espera un momento!-.



-Necesito tu testimonio y el de tus compañeros de esta situación-.



-Está bien pero al menos denos tiempo para descansar y comer algo-.



-No es necesario que sea hoy, dejémosle para cuando el Director Rooscu vuelva-.



-Entendido, en ese caso ayudaré a eliminar a los muertos vivientes que quedan-.



En ese momento Sila, Wolvi y Serp aparecieron, con rastros de la batalla en su ropa y cuerpos.



-No es necesario Jean los monstruos que quedan son trabajo fácil para los estudiantes de esta Academia-.



Sila le informó a Jean y luego se acercó a él y le tomó de la mano mientras le dirigía una mirada desafiante a Leil. La atmosfera se tornó extraña.



-De todos modos, es necesario que nos deshagamos de los cuerpos antes de que alguna enfermedad extraña se disemine a partir de ellos-.



Jean intentó cambiar el ambiente y afortunadamente su esfuerzo dio resultados.



-Eso es cierto, mis caballeros y yo ayudaremos en la limpieza-.



Dicho eso el grupo de Leil y Jean comenzaron a reunir los restos de la batalla en la plaza central que ahora estaba completamente destruida.



Cuando el ambiente parecía haberse calmado, todo empeoró. De los restos de Zinn, una energía negra como la noche se escapó y se reunió en una esfera a metros del suelo, lentamente  tomó una forma humana joven de cerca de dos metros de alto, de complexión delgada. Como si tuviera vida la sombra creo una guadaña del mismo tipo de energía.



-¡Lo sabía! ¡Zinn debe haber usado una reliquia de alguno de los señores de la muerte del pasado!-.



La respuesta de sorpresa ante las palabras de Jean no se hizo esperar, sin embargo el joven ignoró a sus compañeros, poniéndose nuevamente el casco de la armadura, se colocó frente a la sombra y creo una guadaña de fuego.



La sombra inmediatamente atacó, su velocidad era tal que Jean apenas pudo detenerle, un cráter se formó alrededor de ellos.



-¡Retírense lo más que puedan!-.



Leil acostumbrada al peligro dirigió a todos fuera de la zona de batalla.



El daño que Jean recibió por tan solo un intercambio, fue suficiente para hacerle escupir sangre.



-¡Esto hace que mi sangre hierva!-.



Jean aumentó la intensidad de sus llamas que se tornaron azules, y luego devolvió el ataque. Una y otra vez las dos guadañas chocaron una contra la otra y comenzaron a empujar con todas sus fuerzas. Jean dejó de poner fuerza y dejó que su oponente perdiera el equilibrio, sin embargo antes de que pudiera aprovechar la situación, la sombra desde su posición precaria blandió su guadaña ampliamente a gran velocidad en dirección al cuello de Jean, quién le pateó al mismo tiempo  impusandose y  alejando su cuerpo del filo.



Si solo hubiera intentado esquivar no lo hubiera logrado afortunadamente al patear a su oponente alejó el arma filosa.



-Parece que aunque seas un recuerdo no puedo distraerme ni un solo momento-.



Jean decidió usar la misma estrategia con la que derrotó a Zinn, creando más de veinte brazos de fuego, tomó las espadas que habían quedado ensartadas en el suelo.



Poniendo gran fuerza atacó sin piedad, sin embargo la sombra ágilmente esquivaba todos los ataques o los desviaba.



--“Aquellos que arden en amor, odio o deseo, que la flama en su corazón nunca se extinga, que el recuerdo de su ser nunca desaparezca, que el registro de sus actos no sea borrado, que la esencia de su ser no sea olvidada, ¡Aquí y ahora griten que alguna vez existieron! ¡Fuegos Fatuos”!-.



Viendo que su estrategia no funcionaba Jean usó un conjuro.



Orbes de fuego con rostros humanos de hombres y mujeres de todas las edades llenaron la zona y se dirigieron contra la sombra. Las múltiples explosiones llenaron de luz el lugar, sin embargo Jean se concentró al máximo para no recibir un ataque sorpresa.



Cuando las explosiones cesaron, la sombra se encontraba sin daño, alrededor de ella había aparecido un escudo de lamentaciones, formado con rostros de almas y espíritus agonizantes. Inmediatamente creó una lanza y la arrojó a su enemigo, Jean saltó para esquivarla, y eso es precisamente lo que la  sombra esperaba, aumentando su velocidad súbitamente, creó una segunda lanza y la arrojó, Jean en esta ocasión usó sus multiples brazos a modo de escudo. El impacto destruyó sus miembros de fuego.



La sombra saltó y en el aire creando una tercera lanza atravesó a Jean en el abdomen, después le dio una patada lanzándole hacia el suelo.



-¡Jean!-.



-¡Nox!-.



Sus compañeros y conocidos al ver esta imagen se asustaron, la lanza había atravesado fácilmente una armadura mágica como si fuera de papel, era obvio que el daño causado debía ser terrible.



Cambiando su objetivo hacia Sila, Wolvi, Serp, Leil y compañía, La sombra aterrizó cerca de ellos con la intención de eliminarles.



-“Como descendiente de las Gorgonas invocó el poder de mi sangre”-.



Serp se colocó delante de sus compañeros y desató su poder natural, de sus ojos un increíble destello de luz verde se disparó. La sombra fue detenida y su cuerpo se convirtió inmediatamente en piedra.



Al mismo tiempo el cuerpo de Wolvi cambió su forma, ella se transformó en un lobo humanoide de grandes zarpas, y atacó la estatua de piedra destruyéndola en múltiples fragmentos.



A pesar de sus acciones exitosas ninguno pensó en que habían obtenido el triunfo, Jean había dicho que su oponente estaba relacionado con los antiguos señores de la muerte. Sin traicionar a sus pensamientos, los pedazos de roca se volvieron a transformar en la misma energía oscura y reuniéndose, su enemigo apareció como si nada hubiera pasado.



-¡Árbol raquítico avatar de muerte, absorbe el poder de mis enemigos!-.



Sila decidió que si no podía vencer a su enemigo al menos debía debilitarlo. Debajo del suelo un árbol enfermo de apariencia siniestra apareció y con sus ramas que se envolvieron alrededor de la sombra empezó a absorber a su presa.


La sombra forcejeó con las ramas, a primera vista parecía que estaba perdiendo, pero con una carcajada siniestra que resonó por todo el lugar quedó en claro que esa no era la situación actual.



Mientras más energía absorbía, el tronco del raquítico árbol aumentaba, la sombra liberó una gran cantidad de energía hasta que el árbol se hinchó y explotó, liberando su savia de color morado.



La sombra nuevamente caminó hacia ellos, quienes ahora estaban temblando terriblemente, el aura que liberaba su enemigo, helaba la sangre, era terrible, y sangrienta.         



Leil suprimiendo sus instintos atacó de frente con su espada, pero su enemigo la detuvo con sus manos desnudas y le dio una patada en el abdomen, el cuerpo de la mujer caballero salió volando. Wolvi  saltó para atrapar su cuerpo herido. Afortunadamente la sombra no parecía querer asesinarla inmediatamente, así que fue suave con Leil, aun así su armadura quedó mellada y hundida donde fue el impacto.



La sombra invocó su guadaña y la alzó lo más alto que pudo, al parecer tenía la intención de eliminarlos a todos con un único movimiento. Sin embargo antes que blandiera su arma fue detenido, una lanza de fuego oscuro atravesó su pecho.



-Eso no se hace, tu oponente soy yo. Como te has portado mal tendré que castigarte-.



Jean se encontraba sumamente enojado, las anteriores palabras fueron dichas con una extrema frialdad. Usando la lanza arrojó a su oponente lejos de sus compañeros.



-Lo siento, quise divertirme un poco pero eso les puso en peligro-.



Disculpándose con sus compañeros, Jean  volvió a confrontar a la sombra que ya se había puesto en pie y retirado la lanza que atravesaba su cuerpo, al tener a Jean en su línea de visión inmediatamente le atacó con su guadaña.



Esta vez Jean, le esquivo fácilmente por una minuscula distancia, y sin usar ninguna arma contratacó con sus puños cerrados, destrozando la guadaña de su enemigo, después continuó con un combo de golpes al rostro, estómago y pecho, finalmente le dio una patada. La sombra cayó miserablemente al suelo y en esta ocasión le costó ponerse de pie.



-Dime, ¿Eres Inphy , Volrac, Orad o tal vez Order?-.



La sombra no tuvo ninguna reacción a medida que Jean mencionaba esos extraños nombres  al inicio, pero en la última palabra la sombra pareció reaccionar.



-¿Order? Si…ese es mi nombre-.



Torpemente con una voz ronca la sombra respondió.



-Ya veo, lo siento Order pero tendré que ponerte a descansar nuevamente-.



-No… yo tengo…que destruir… al Imperio!-.



Order nuevamente atacó a Jean, pero él le repelió de la misma forma, usando sus puños.



-¡Renuncia  a tu causa, ahora no eres más que un recuerdo de lo que fuiste!. Hace quinientos años fuiste derrotado, en breve fallaste-.



-¡No!-.



Order continuó atacando creando nuevas armas , a pesar de no poder dañar a su oponente.



-¡Tu era terminó, Solo eres parte de la historia contada en los libros. Los únicos que te recuerdan probablemente son los elfos y otras razas de larga vida.-



-¡Mientes!-.



-¡Es verdad! ¡Pero déjame decirte que tienes una suerte inmensa! ¡Donde tú fallaste yo triunfaré, no será Orad ni tu quien acabarán con el Imperio de Deux! ¡Seré yo Ouroborus!-.



De repente la oscuridad se concentró en un solo punto, un nuevo pilar de oscuridad se elevó al cielo partiendo desde Jean, su grosor y la concentración de energía era muchas veces más grande que el ocasionado por Zinn al inicio de todo.




Lo que quedó fue Jean envuelto en una oscuridad, el aura que emanaba era terrible, el miedo que produjo en todos los seres cercanos era opresivo, la tierra, el pasto, los arboles cercanos inmediatamente murieron. Las aves volaron alejándose del lugar, los animales corrieron a buscar refugio. Un terremoto antinatural sacudía la tierra.



Sila, Wolvi, Serp, Leil y los caballeros al ver al Joven en medio del vórtice tuvieron un miedo superior al que habían sentido al estar frente a la sombra, el sentimiento de que la vida dentro de ellos vacilaba como una flama al viento era indescriptible. Aunque solo podían ver la silueta de Jean el efecto de su sola presencia era devastador, probablemente si lo tuvieran delante y él les dirigiera su mirada morirían, esa fue la idea que cruzo sus mentes. Sin atreverse a seguir mirando, se taparon los ojos arrojándose al suelo, tenían miedo de perder la cordura.




-¡Escucha bien Order, mi enemigo es el Imperio de Deux, no descansaré hasta arrancarle la cabeza a ese anciano! ¡Yo continuaré tú misión al igual que tú la tomaste de tu antecesor Orad!-.



-Tú…amigo…bien…-.



Order cayó al suelo arrodillado mientras lágrimas de sangre se escapaban de sus ojos,  la persona frente a él no mentía, sus palabras, su apariencia, su poder, todo era genuino. El antiguo señor de la muerte ahora podía tener esperanza, su causa no había sido abandonada.




 -…pelea por la vida Ouroborus…pelea por quienes amas…-.




Esas fueron las últimas palabras de un Señor de la muerte antes de desvanecerse. En el aire quedaron flotando unos pequeños huesos, Jean extendió su mano y estos flotaron hasta quedar en su palma, luego desaparecieron entrando en el cuerpo del Joven.




Compartir en Google Plus

Acerca de David-A Gato

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

11 comentarios:

  1. joder necesito ya el siguente menos mal q sale mañana

    ResponderEliminar
  2. Muy buen capitulo.
    PD: ¿Soy el único que piensa que Jean es malo guardando secretos? Ahora todos los ahí presentes saben que es y su objetivo. Sin mencionar esa vez que le dijo que venía de esa isla prisión a esa chica que no me acuerdo como se llama, la que era la nieta de uno de sus maestros. Digo, en ese último contexto era comprensible, pero igual cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sip creo que le cuenta sus secreto a casi todos sus conocidos :v

      Eliminar
  3. Rayos que buen cap, no puedoesperar a que sea mañana y al de arriba, tienes bastante rason jean no es muy bueno guardando secretos

    ResponderEliminar
  4. muy emocionante gracias espero el próximo con ansias!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Que capitulo mas ÉPICO, cada vez se pone mejor. Gran trabajo escribiendo esta novela.

    ResponderEliminar
  6. a estas alturas los del imperio ya deben saber que viene de la isla por k jean no sabe guardar un secreto esta peor que ling lei

    ResponderEliminar