Murder's Son una historia trágica y violenta

Murder’s Son


Sinopsis: Después de la última guerra, los países crearon una sociedad superficial donde parecería florecer el amor y la paz por el bien de las personas... pero en realidad todo se regía por fríos asesinatos que son llevados a cabo por grupos de asesinos contratados por los gobiernos, para evitar otra devastadora guerra se creó ese acuerdo silencioso. La historia nos lleva a Sia Blaad, un joven con una edad de 17 años y una vida escolar normal, en la cual tiene amigos, y parece tener una vida feliz como cualquier otra persona... pero Sia esconde un secreto, él es un asesino y  su vida cotidiana solo es una fachada para evitar sospechas, hasta que un día su compañero de clases, Enzo, descubre su vida secreta, empezando una historia llena de dolor y muerte que podría incluso fracturar al mundo.

Prólogo.
En una lujosa mansión a la medianoche, como si de una historia de terror se tratará, un hombre de estatura promedio, y con algunas joyas, corría como si no hubiera mañana pues tras él se veía una alta, fina, y oscura figura que caminaba tranquilamente, como si fuera un jardín de flores donde uno podría pasar incontables recuerdos felices, solo que en este jardín de flores, había cuerpos y sangre por todas partes, y aquella figura arrastrando un cuerpo con su mano izquierda, mostraba una sonrisa perturbada y un tanto sádica, irónicamente, se podría decir que estaba feliz.

El hombre seguía corriendo hasta que a la última habitación del último piso de la mansión, tocó tan fuerte la puerta, que la madera se astilló, del otro lado, una mujer abría la puerta con una cara de confusión.
-Rápido, quítate
El hombre empujo –la puerta y la mujer cayó al suelo

-¿Qu…que sucede señor?
Dijo la joven dama al ver exaltado a la persona a la que ha servido durante 5 años

Vienen tras de mí, Alodia, ¡ese bastardo! Finalmente hizo su movimiento y ellos vinieron por mí, pero tranquila, toma a tu hijo y…

El hombre detuvo su parloteo mientras escuchaba algo similar a una toma de agua abierta sin parar, al voltear observó la ventana de la habitación abierta y a lado de ella, estaba la joven chica, atravesada por el estómago con una mano, la cuál era la causante de tal sonido, ensuciando todo el suelo con aquel líquido rojo, detrás de ella se encontraba una figura sombría y masculina, que sonreía al ver al hombre, atemorizado y en shock por tal acción.

-Gaaaaaahh!!

El hombre adinerado, gritó con cierta sorpresa, al agachar la mirada, notó el puño que salía de su estómago, estaba estupefacto, pues la figura que lo seguía por el pasillo por fin lo alcanzó y atravesó la puerta en la que él estaba recargado, con la madera y su carne, de una manera muy sencilla, con su último respiro el hombre trato de pronunciar algo.


-S…Sia…
Cayó al suelo, su cuerpo inerte y lleno de sangre.

-Hahaha, no se lo esperaba el pobre sujeto, pero quién diría que atravesarías la puerta solo para matarlo por sorpresa.

-Bueno, tenía que aprovechar tu oportuna distracción, ¿Quién era la chica?

-Otra mucama, aunque esta era demasiado linda, es un desperdicio haberla matado.

-Recoge tus cosas y vámonos, fueron muy claros; matar al dueño de la mansión y sus sirvientes de forma rápida y violenta.

.

-Ya, ya. Solo digo que no estaría mal ver que nos podemos llevar de aquí, que tenga valor comercial.

Los 2 hombres se quedaron quietos a mitad de su plática, un sonido los interrumpía, un tanto ligero y molesto, que claramente expresaba descontento, era el sonido que una madre reconocería al instante, un bebé llorando. Los 2 hombres fueron a la cama de la sirvienta y en ella pudieron ver la fuente de aquel sonido irritante.


-No puede ser, los informes decían que solo vivía ese hombre y sus sirvientes aquí, no hablaban de un bebé.

-Sí, esto no era parte del plan…pero no tenemos tiempo. Hazte a un lado, lo apuñalaré de forma precisa para que muera al instante, no merece morir de forma lenta como las demás personas de esta casa.
El hombre levantó su mano, que portaba una aguja larga como un lápiz y delgada como un hilo, pero pronto fue interrumpido por su compañero.

-¡Espera!-Dijo, mientras contenía la mano del hombre- El trabajo eran el dueño y los sirvientes de está mansión, no un bebé.

-¡Por favor! ¿Qué te sucede amigo? ¿Te has ablandado con el tiempo? Si no lo mato, ¿Qué harás?

-Yo…yo lo cuidaré.

-¿Tú? Hahaha en serio, estás loco- Dijo, mientras retiraba su mano del infante- ¿Por qué lo cuidarías? Además, ¿qué harás con el cuándo crezca? Seguramente la chica que murió allá atrás es su madre, ¿le dirás que matamos a su madre?

-Sia.

-¿Qué?

-Su nombre es Sia, creo.

-Eso fue lo último que dijo ese hombre, ¿crees que se refería al bebé?

-Si, por alguna razón fue su última palabra. Yo…yo le enseñaré a ser como nosotros.

-Hablas de… ¿Qué sea asesino?



-Sí, piénsalo, este bebé, tan puro e inocente, es un libro en blanco con las enseñanzas correctas y las personas adecuadas él podría ser… el arma definitiva del grupo, con él podríamos terminar esta estúpida guerra de asesinatos, el… será mi hijo a partir de hoy.

-En serio estás loco, yo estoy muy bien con la situación actual, la paga es muy buena y nadie se entera de nada, los medios de comunicación siempre cubren nuestros trabajos. Pero… si el Gran Maestro está de acuerdo con esto, no tengo problemas.


Los 2 hombres se fueron de esa mansión manchada por la muerte y el sufrimiento que dejaron sus habitantes en sus últimos momentos, el hombre que se llevó al bebé en brazos, parecía haberle cogido un cariño muy rápido al niño, pero en su rostro una sonrisa demasiado torcida y unos ojos que desbordaban una incomparable locura y sed de sangre observaban al niño como si fuera un tesoro antiguo.

-Sia, habrá mucho dolor, sufrimiento y muerte en tu vida, de ahora en adelante, pero tu… cambiarás este mundo- Recitó el hombre al pequeño Sia mientras desaparecían en la densa niebla de aquella noche oscura y fría.


Capítulo 1
Serendipia

Ser adolescente es difícil, tenemos cambios de humor con el más mínimo esfuerzo, tenemos que pensar en que nos dedicaremos, incluso nuestra misma naturaleza actúa, las hormonas hacen que uno enloquezca y pierda el sentido de algunas cosas, los padres no entienden nuestros problemas y cuando tratan de ayudar, solo empeoran las cosas, siempre queremos dinero para comprar cosas lujosas, la mayor parte del tiempo nos estamos quejando por cualquier cosa, yo pensaba estar bien; mis padres trabajan día y noche, por lo que evito esos conflictos con ellos, la única desventaja es que debido a su trabajo, siempre nos mudamos, por tal motivo no tengo amigos pero no me afecta, siento que mientras más grande es el círculo social de uno es más fácil que tenga problemas, uno siempre se compara con los demás, por eso yo estoy bien, yo… no tengo amigos, yo… estoy solo… o eso pensaba, hasta que me mude a ciudad Alpha y conocí a Sia Blaad…

-¡Buenos días clase! Hoy tenemos un estudiante que se transfiere, por favor, denle la bienvenida, adelante, preséntate.

-Bu…buenos días, mi  nombre es Enzo Asachi, me mudé hace 1 semana, con mi familia, espero que nos llevemos bien.

-Bien, Enzo, puedes sentarte en el asiento desocupado de la ventana

-Sí, gracias profesor.

-Bien clase, continuemos con la sesión de historia de ayer, después de la última guerra mundial…
Mientras el profesor seguía con su clase de Historia, Enzo no pudo evitar pensar en  algunas cosas, mientras observaba a sus compañeros.

-“Vaya, me pregunto cuántas veces he tenido que presentarme en un grupo, alrededor de toda mi vida, pero veamos, estos serán mis compañeros por el momento, mmmm el chico de al lado mío parece normal, un tanto aburrido. Wow la chica de en frente huele demasiado bien, maldición, no pude ver bien su cara cuando camine al asiento, debe ser popular en este grupo. El chico de lentes del asiento más cercano al profesor debe ser el nerd del salón. Debido a que he estado en muchas escuelas, he podido notar los estereotipos de cada grupo, siempre hay un nerd, una chica linda, un idiota, un deportista, el amable y… el que llega tarde”
Justamente en ese momento, la puerta se abrió de golpe y Enzo con una cara de satisfacción pudo ver cómo sus referencias se cumplían una por una, cruzando la puerta llegaba un chico de la misma estatura de Enzo con el cabello negro como el carbón y un tanto largo, su cara era demasiado fina y despedía un olor muy dulce y penetrante.

-Buenos días Sia, ¿otra vez tarde?
Dijo el profesor al joven que recién ingresaba al salón, Enzo pensaba “bueno, nadie puede ser perfecto”

-Sí, lo lamento profesor tuve…, un pequeño inconveniente.
Sia sonreía de una forma tan brillante, tan reconfortante que el tan solo verla por un segundo, podía alegrar a la persona más triste del mundo.

-Oh no te preocupes Sia, como eres tú, no tengo problemas con que llegues tarde, pero si tus problemas aún siguen puedes tomarte el día.

-Gracias profesor, pero he solucionado el problema y no es necesario.
El profesor no se enojó, ni se inmuto, a pesar de que parece ser algo que sucede a menudo, no expreso ninguna queja

-“¡Pero qué diablos! ¿Cómo es posible que no lo haya regañado? Incluso le dijo que podía irse y tomarse el día”
Pensaba Enzo, mientras se calmaba para no darle más importancia al hecho, pero lo que sucedería en ese día lo haría replantear sus estereotipos.
Al llegar la hora del almuerzo, todos se separaron en pequeños grupos para platicar y comer, como Enzo ya tenía experiencia en esas situaciones, se quedó sentado sabiendo que siempre, alguien del grupo es amable con el recién transferido.

-Hola Enzo, mi nombre es Kenne, me imagino que es difícil mudarse.

-Hola Kenne, si, un poco, pero es algo a lo que ya estoy acostumbrado.
Mientras Enzo y Kenne entablaban una conversación y una amistad, un grupo de chicas pasó de forma muy exaltada y rápida a lado de ellos.

-¡Vamos, vamos chicas!

-¡Sí! Pobre Sia, es tan guapo y gentil, debemos apoyarlo en su momento de crisis.

-¡Sia! ¿Estás bien?

-¡Por favor, Sia! Dinos que todo está bien.
Eran las palabras que las chicas gritaban sin despreocupación, mientras se acercaban a Sia, quien solo las veía con una sonrisa exactamente igual a la que mostró más temprano.

-Ammm… oye Kenne ¿Qué está pasando?

-Oh, claro tú eres nuevo por eso te confundes. ¿Ves al chico que llegó tarde? Él es Sia Blaad, es el más popular de la escuela no solo por ser bien parecido, también es un deportista nato, no pertenece a ningún club, pero en la clase de deportes siempre deja a todos atrás, no importa en que sea. Muchas veces llega tarde, pero como es el alumno con el mejor promedio de la institución, los profesores no lo castigan ni le reprochan, saben que es tan inteligente que incluso no necesitaría venir a clases, como un genio, su popularidad va más allá de las estudiantes, se dice que algunas profesoras y señoras lo han elogiado por su aspecto. Pero lo que lo hace destacar más, es que a pesar de ser perfecto, es muy amable, gentil y siempre sonríe, inspira confianza a todos.

Mientras Kenne daba un discurso sobre alguien parecido a un Dios, Enzo no podía evitar pensar que era una broma.

-“¿Perfecto? ¿Qué estupidez es esa? No existe alguien perfecto, es imposible que lo que Kenne me dice, sea cierto, en toda mi vida, en todas las escuelas a las que he ido no he visto a alguien con las mejores características de cada estereotipo, ¡debe ser una maldita broma! Es cierto que el tipo tiene un rostro envidiable, pero no parece fuera de lo común, no puedo creer que sea cierto”

Enzo criticaba fuertemente la descripción inicial de Sia, mientras escuchaba cada palabra que salía de Kenne las cuales solo hacían ver a Sia más y más perfecto.
Al transcurso de los días, Enzo observaba a Sia a todo momento, en clase, a la hora del almuerzo, en la clase de deportes, solo para descubrir que todo lo que Kenne le había dicho era cierto. Enzo no sentía envidia por Sia, él estaba demasiado bien con su estilo de vida, pero no podía dejar de pensar, ¿Cómo era posible que alguien así existiera? Al término de la segunda semana de clases, Enzo empezó a seguir a Sia, quería saber cómo era posible que Sia mantuviera ese estilo de vida, pero lamentablemente cada día que iba tras él, ocurría lo mismo, Sia pasaba al supermercado, tardaba 20 minutos, salía y llegaba a su casa, entraba y cerraba la puerta, nada fuera de lo común, Enzo se quedó incluso una noche entera vigilando la casa de Sia, para saber si ocurría algo que le diera pistas de cómo lograba ser perfecto, pero todo lo que obtuvo fue que Sia parecía vivir solo, ya que nadie llegaba ni salía de su casa después de él. Las luces se apagaban a las 10 de la noche y no se escuchaba ningún ruido, ni el más leve sonido de actividad alguna, demasiado tranquilo. Al día siguiente Enzo llegó tarde a la escuela, por desvelarse toda la noche en su vigía.

-Lo… lo lamento profesor, dormí mal y no pude levantarme a tiempo, ¡lo siento, lo siento!

-Enzo, no debes llegar tarde, empezaremos con las partes difíciles del curso, al ser tu primera vez, lo dejaré pasar, pero que no se repita ¿de acuerdo?

-Está bien profesor, no volverá a ocurrir.

-Bien, solo tendrás que quedarte al final de la clase para limpiar el salón.

-Emmm… está bien.
Enzo hacía una muesca de decepción y resignación, mientras se sentaba, Sia llegaba al salón.

-Sia…

-Lo lamento profesor, en serio me esforcé por llegar más temprano.

-Está bien Sia, mientras no pierdas tu responsabilidad para estudiar por tu cuenta, no hay problema.

-Gracias profesor.
Sia sonreía como cada mañana en la que llegaba tarde, pero parecía una droga para las chicas del salón, que suspiraban al verlo y Enzo, podría jurar que incluso el profesor suspiraba por la sonrisa de aquel chico

-“¿no hay problema? ¡¿Pero qué acto de hipocresía acabo de ver?! Maldito anciano estúpido, no le creo nada a Sia de que se esforzó por llegar temprano, es la quinta vez que llega tarde, pero parece que cuando hace su estúpida sonrisa, todos olvidan lo sucedido, ¡esto es el colmo! ¡Maldito y arrogante Sia! Hoy descubriré tu secreto, ¡sí, eso es! De seguro aparentas en la escuela, pero debes de ser un idiota, lambiscón y nunca debes de hacer nada, tal vez eres un mantenido inútil en tu casa, si eso debe ser, terminaré rápido el castigo del profesor y entraré a tu casa para sorprenderte, probaré que no eres perfecto”.

Terminaron las clases y todos se fueron, mientras Enzo parecía un rayo que iba y venía, limpiando el salón de clases por un momento parecía ir a la velocidad de la luz, fue una proeza increíble, el mismo lo comparó con construir Roma en un día, pero no tuvo tiempo de celebrar, salió corriendo a la casa de Sia, llegó por la parte trasera del vecindario, iba tan extasiado y emocionado, por fin vería si Sia es perfecto como todos aseguran, pero al pasar en un callejón que estaba a unas calles de su destino, escucho unos ruidos, como si alguien chocara con botes de basura muy bruscamente Enzo se detuvo, por curiosidad se acercó a  ver que era, pero antes de poder ver hacía el callejón otro ruido lo interrumpió, fue un ruido seco y rápido, demasiado hueco, como cuando la cabeza de alguien choca con una pared. Enzo un tanto inquieto por tales ruidos, fue poniendo el callejón en su campo visual, lentamente.

Lo que Enzo vio, fue algo que nadie tenía que ver, al fondo del callejón, había 2 personas, peleando de forma muy agresiva y violenta, ensangrentados y con unos ojos que denotaban rabia e ira, como cuando 2 perros pelean, fue cuando Enzo espantado y horrorizado por lo que veía, descubrió el origen de esos golpes, era el impacto del rostro de una persona en una pared, tan dura como el acero y con una superficie, que con tal fuerza de impacto sería capaz de rasgar piel y deformar la carne, fue entonces, cuando Enzo quedo más sorprendido y lleno de temor, como si estuviera en una película o historia de terror, con un temblor en las rodillas y un amargo sabor en la boca, como si le hubieran dado de comer estiércol y lo hubieran pateado en las bolas, todas las cosas que pueden hacer sentir mal a una persona, Enzo las sintió al ver que una de esas 2 personas, no era otra más que Sia, su alegre, amable, inteligente y carismático compañero de clases, el ser perfecto.
En ese momento Sia agarro con su mano la cabeza del otro hombre, como si fuera una prenda cualquiera y la estrelló repetidas veces con la pared, la cual se empezó a llenar de sangre y Enzo pudo ver unas pequeñas cosas blancas que salían de la boca del tipo, pero en ese momento, Sia fue golpeado en el estómago por el hombre que parecía perdido, Sia lo soltó y el hombre hizo unos movimientos raros que terminaron tirando a Sia al suelo, entonces Sia fue golpeado por sus puños con una rapidez inigualable y una precisión digna de un campeón de la UFC y como tal, Sia respondió con una llave utilizando las piernas, algo que solo se vería en una película de artes marciales, la situación había cambiado, Sia tenía al sujeto en sus piernas, asfixiándolo

-Gaaaahhh… geeeeh…eehh….gaaahh
Eran los sonidos de desesperación que emanaba el hombre, golpeando con lo que podía a Sia, parecía que sus ojos salían de sus orbitas y tomaban un tono rojizo, empezó a soltar patadas al aire en una clara señal de que su vida se agotaba, por suerte el hombre pudo sentir que a su lado había un ladrillo, lo tomó con la mano libre que tenía y con un enorme esfuerzo, de aquellas ocasiones en las que uno es capaz de sobrepasar los límites con tal de vencer a la muerte, pudo romper el ladrillo en la cabeza de Sia, inmediatamente un chorro de sangre brotó de la herida y Sia lo soltó, los 2 se tomaron un momento para respirar.
Enzo seguía observándolos, con la pupila fija y dilatada, con la boca abierta, sudando y temblando, sintiendo como una descarga eléctrica recorría todo su cuerpo tal vez era su cerebro tratando de hacer que se marchara de ahí. Pero Enzo no podía reaccionar, ni siquiera podía pensar, solo veía lo que ante sus ojos eran 2 personas peleando con todo lo que tenían para terminar con la vida del otro, Enzo nunca había visto tal espectáculo, no eran 2 hombres viendo quien es más fuerte o quien gana, eran 2 bestias consumidas por instintos asesinos y con un aura tan violenta y sin restricciones, pronto Enzo vio que los 2 estaban listos para reanudar la riña.

El desconocido se levantó primero y con una botella en mano. Sin dudar 2 veces, la estrelló en la cara de Sia, quien apenas se estaba levantando, Sia fue disparado al suelo por el impacto, y debajo de él empezó a formarse otro charco de sangre.

-Ahhh…. ahhh…ahh. Estúpido niño, pensé que serías más fácil de matar, no vales los 200 unix que me prometieron por asesinarte, pediré 4,000 unix por hacerlo y 6,000 si quieren tu cabeza. Diste una buena pelea chico es una lástima que no vivirás más, podrías ser de los mejores.

Enzo escuchaba atentamente al fatigado hombre pensando que Sia moriría, en ese momento Enzo no pensaba en lo que había visto, solo sabía que su compañero de clases estaba a punto de morir, el hombre con la botella rota, se acercó a Sia y lo levanto suavemente con la mano libre, pero entonces, Enzo y el desconocido tuvieron la misma reacción de sorpresa, shock y confusión, en un movimiento rápido Sia se colocó detrás del hombre y con sus 2 manos, tomó el cuello del hombre.

-Aaaaaahhhh!!!!!
Era un grito desesperado de Sia, con el que reunía todas sus fuerzas, se escuchó un sonido vacío, corto y agudo, Sia rompió el cuello del hombre que cayó con la botella en mano y con los ojos en blanco. Sia que se mantenía de pie, sus ojos estaban vacíos, como si fueran un oscuro abismo, sin señal de vida ni luz, la sangre en su cabeza empezaba a secar y su ropa manchada y rota parecía estar a punto de desprenderse de su cuerpo; empezó a tambalearse, se arrodilló y miró fijamente el cuerpo de la persona que estaba a punto de matarla mientras escupía sangre.

-Ptstsu… De verdad fuiste un estúpido al pensar que por ser un chico sería fácil matarme, solo eres un novato, cualquier asesino profesional sabe que nunca debe confiarse de las habilidades del objetivo, siempre es bueno portar un arma, tuviste suerte viejo, de haber traído la mía, esto hubiera terminado en el instante en que me encerraste en este callejón.
Debido al clímax del momento, Sia no pudo percibir la presencia de Enzo, quien con una mirada atónita, recobró el movimiento en sus piernas y salió corriendo, corría y corría, como si estuviera en la carrera de su vida, las lágrimas salían de sus ojos y volteaba repetidamente hacía atrás para ver si nadie lo perseguía, chocaba con las personas y no se detenía a pedir disculpas, llegando a su casa, cerró rápidamente la puerta, puso todos los candados y seguros que tenía al alcance, corrió a su habitación, ni si quiera se quitó los zapatos, entró al baño y empezó a vomitar.

-Aaaah…aahhhh ¿qu…qu… qué fue lo que sucedió? Estoy temblando aún…aaah...aaahh era…era… Sia…él…él mató a un hombre, además….la forma de pelear y la técnica con la que rompió su cuello, no había visto a alguien hacer eso, solo en películas. No… no fue un sueño… si pasó.

En ese momento, se abrió la puerta del baño y Enzo totalmente petrificado, solo pudo voltear la vista, con una cara repleta de miedo.

-Hermano… ¿Qué estás haciendo? Eso es asqueroso

-Ka…Kairi, ¿Qué haces aquí?

-Ya salí de la escuela, ¿recuerdas? Salgo antes que tú y también vivo aquí.

-Ya… ya veo, claro, tienes razón.

-¿Estás bien?

-Si… solo… vi algo que me dio muchas nauseas.

-Bien, prepararé la cena entonces.

Ese día, Enzo no pudo dormir, perturbado por las imágenes que vio, por descubrir algo que no esperaba encontrar, sobre la persona que había estado siguiendo por días, amaneció y Enzo, totalmente desvelado y con una cara que expresaba preocupación y nervios, se marchó a la escuela.

-Buenos días clase, hoy será un día interesante, por fin cambiaremos de tema, saquen sus libros.
Enzo no veía a Sia, pensaba que Sia no iría a la escuela después de lo sucedido el día anterior, nadie podría recuperarse de tales golpes, pero entonces el sonido de la puerta se hizo presente y quien entraba era Sia, esta vez, tenía una gasa en la cara, debido a la cortada que le causo la botella.

-Joven Blaad, hoy no llego tan tarde, pase y tome asiento, apenas vamos a empezar.

-Claro profesor.
Enzo estaba estupefacto, lo que le impresionaba más que el hecho de que Sia asistiera a clase con tales heridas que de seguro mantenía ocultas debajo de su uniforme, era que Sia, nuevamente sonreía, como todos los días que llegaba tarde, era exactamente esa radiante y cálida sonrisa que todos aman, la que Sia emanaba
Al terminar el día, Enzo recogió sus cosas y sin detenerse se dirigió a su casa, mientras pensaba en el camino, en todo lo que había visto, se estaba preguntando el acudir con las autoridades, pero entonces, alguien tocó su hombro.

-¡Hola Enzo!

Enzo, al girarse y ver quien le hablaba tan amistosamente, quedo congelado, sus piernas nuevamente temblaban y empezó a sentir ganas de vomitar, quien le estaba hablando, era Sia, quien lo veía con esa sonrisa tan odiosa y asquerosa que todos amaban, hacía recordar a Enzo, el hecho de que Sia era…un asesino.


Autor: Lianghelo


Compartir en Google Plus

Acerca de Angel Lizandro Polanco

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

4 comentarios:

  1. Muy buen capitulo.
    La historia es muy interesante , espero que saques mas capitulos (っ◕‿◕)っ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te haya gustado, sacaré más capítulos, no se todavía cuando, pero si habrá.

      Eliminar
  2. Interesante ¿El nombre de Enzo es referencia a Assassin's Creed?
    PD: ¿Seguro que Sia es nombre de hombre? En una de esas llamaba a su madre, a su amante, a su hermana, a su gato o a su pez dorado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el nombre de Enzo es referencia a Assssin's Creed y el nombre de Sia en realidad es derivado del nombre Mahasiah.

      Eliminar