Dorei no Shinsekai: CAP 10

Saludos, aquí Lesu, con el cap 10 de DNS, la verdad es que justo ahora no tengo el carisma para hablar ya que estoy escuchando 2 conversaciones a la vez y también escribiendo mi novela, con un poco de dolor de cabeza... Bueno acabando las quejas aquí tienen DNS 10
_________________________________________________________________________________


Capítulo 10: en el nombre del amigo (Nice_Coupling)


Resumen del capítulo anterior:
Algo se había roto, pero eso resulto ser más fuerte y siguió junto aun cuando estaba roto.

Parte 1

—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—
Capítulo 8
150— En la ciudad en llamas, el dragón se acercó a la niña.
151— La niña y el dragón eran los únicos que estaban vivos, el resto yacían en el suelo con quemaduras en toda su piel.
152— La niña lloraba de manera desconsolada mientras observaba su alrededor.
153— La niña tomó entonces una decisión.
154— La niña tomó todo el peso sobre sus piernas y se lanzó al dragón.
—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—_—
(Extracto de los evangelios del nuevo mundo, libro de las leyendas capítulo 8, versículos del 150 al 154) (Versión oficial)

Con los ojos desorbitados, Kimizu miro sus alrededores, desprendían un aire familiar.
Habían aparecido en medio de una formación de piedras megalíticas en una zona de amplios y verdes suelos. Una única palabra había pasado por la mente de Kimizu.
Stonehenge
Una construcción generalmente encontrada en los países celtas, uno de los sellos del Reino Unido.
—¿Acaso, volví?
Pero más importante que eso…
—De todos los lugares del mundo, ¿Por qué Inglaterra?
Kimizu recordó entonces sus notas de inglés.
Kimizu Ouki reprobó los cursos de inglés en el nivel B1.
Kimizu no pudo evitar una extraña risa.
Repentinamente, los golpes que había recibido se fueron acumulando, la situación en la que se encontraba le había dado el último empujón antes del punto de quiebre.
Quiel solo observó la situación confundido.
—¿Qué es Inglaterra?— preguntó.

Parte 2


Kimizu avanzaba junto a Quiel a través del bosque mientras trataba de explicar el significado de <<Inglaterra>>.
—En pocas palabras, es una isla, no, es uno de los cuatro países que conforman una nación.
—Oh… ¿Cada país tiene su rey?
—Realmente no, o más bien, existe la familia real, pero estos no ejercen un poder como los reyes y príncipes de este mundo.
—Si no están bajo dominio concentrado, ¿Cómo pueden unirse cuatro países? ¿Acaso la relación entre ellos es tan conveniente?
—Pues, es más el hecho de que, estos países tienen un problema en común.
—¿Problema en común?
—Alimentos; es una isla densamente poblada, aunque no se compara con Japón.
—Ya veo, ¿eso es de cuando me hablaste acerca de la estabilidad de bienes?
—Así es.
—Mm… entonces, ¿Cómo llegamos hasta Inglaterra? Y ¿Qué tan lejos estamos de Japón?
—Pues, estoy seguro que en la capital de Gales o de Escocia deben de haber embajadas.
—¿Embajadas?, ¿Cómo los enviados de los países?
—Así es, en mi mundo, estos enviados construyen edificios que se llaman embajadas, ellos se encargan de las relaciones exteriores.
Ante cada palabra, Quiel solo asentía mientras captaba la información.
—Por cierto, ¿tu pierna ya no te duele?
—Eso… de hecho la espada de ese héroe tiene la habilidad de una curación de área.
—¿Te duele?

Quiel frunció los ojos antes de continuar.
—No hay problema.

La forma en que lo dijo fue certera, fue una respuesta que evitaba que la gente preguntara de nuevo. Pero, aun así, Kimizu preguntó.
—Por cierto, ¿te duele la pierna?
—La pierna… no es el problema —dijo Quiel mientras opacaba su propia voz.

Había algo que Kimizu quería preguntar.
“¿Qué fue esa bestia en la que te convertiste?”

Pero, ¿estaría bien preguntarlo?, no es solo eso, había algo aún más elemental en las razones, había algo firme e intangible nadando en lo profundo de las razones mismas.
Miedo.

Parte 3


“Estoy seguro de que el principal problema es la campiña inglesa; en ningún lugar del mundo existe alguien con la buena voluntad de ayudar a dos niños bañados en sangre sin sospechar ni un poco. Pero, ¿Qué más podría hacer?” pensó Kimizu.

Mientras rodeaban el bosque empezó a caer la noche.
Es en estos casos que las habilidades y conocimientos apiñados como inutilidades hacían que Kimizu brillara.
De una manera semi—profesional, Kimizu logró arreglar una cama y encender una hoguera para pasar la noche; la falta de presencia de nubes en el cielo les daba la sensación de que no necesitaban un techo, además Quiel estaba acostumbrado a dormir mirando el cielo estrellado.
Ambos se acostaron en una cama hecha con hojas verdes sobre hojas secas mientras se calentaban con la luz de la hoguera; ¿una cita romántica en la campiña inglesa sería algo como esto? Kimizu pensó.
—Supongo que hace falta una guitarra clásica —dijo Kimizu.
—¿Una guitarra?
¿Me equivoco?, ¿no es en estos momentos en los cuales alguien saca una guitarra y empiezan a cantar a la hoguera?
—Na… nada, no es nada.

Quiel sonrió.
Entonces entrecerró los ojos un poco mientras respiraba profundamente.

—Sabes Kimizu…
—Ouki.
—¿Huh?
—Quisiera que me llamaras por mi nombre.
—Ohh… está bien, entonces, Ouki…

Ouki se giró en el suelo y lo miró a los ojos directamente.
—La verdad es que yo…
—¿Te duele la pierna?
—¡Te dije que no es eso!
—Lo sé, solo que parecías estar reacio a decirlo.

Quiel enrojeció hasta un nivel que era difícil de determinar en donde terminaba su cabello y empezaba su piel.
—Esto es algo que quiero que Ouki sepa.
—Bien, no te lo guardes, esta tensión me va a dañar el hígado.
—Pues, veras, la verdad es que yo…
Estuve esperando por esta escena los últimos trece años de mi vida, pensó Kimizu.
—Yo, estoy comprometido con la hija de la familia noble de lotos, la duquesa Axhaliria Von Treniatis Friulirian Chavott.
Luego de guardar silencio unos segundos…
—¿Heh?... ¡HEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEH!

Algo se rompió, algo dentro de Kimizu se rompió, esto era un algo que le permitía mantenerse como humano, quizás.
Hastier descendió y solidificó las sombras formando una guadaña de dos metros de largo.

Parte 4


Una cierta mujer demi—humano con apariencia de zorro miraba el vacío frente a ella buscando alrededor de todo el mundo a dos personas.
Uno de ellos era Kimizu Ouki, el otro era Dan—Quiel de los nobles de Lotos. Ellos habían desaparecido la noche anterior después de que un hechizo mágico de largo alcance hubiese sido lanzado desde la sede central de la iglesia humana.
Desde ese momento, habían pasado unas 7 horas.
Y…
¿Qué rayos están haciendo esos dos?, pensó Villeta.
Le era difícil determinar todo el contexto, pero no era difícil saber una cosa: Quiel y Kimizu estaban peleando en un bosque.
Mientras Kimizu demostraba una gran habilidad de una guadaña hecha de sombras, Quiel repelía y esquivaba los ataques con la precisión de una bestia antes de contraatacar con series de patadas y golpes a palma abierta.
La habilidad de Villeta se limitaba a la visión, para captar conversaciones, tenía que tratar de leer los labios de las personas, así que.
—¿Por qué te vas a casar con esa ojou—sama de la que te vives quejando? —; espérate ¿Qué? ¿Esto es un ataque de celos?; —No tengo más opción, debo tomar mi responsabilidad—, espera, ¿responsabilidad?, ¿acaso ese chico hizo algo +18 con esa chica avestruz?; —¿Qué quieres decir con tomar la responsabilidad?, depende de lo que respondas, podrás recibir mucho o muchísimo dolor—, espera un momento, ¿ese es un comportamiento yandere?; —No lo malentiendas, me refiero a mis obligaciones como alguien de la familia von—Henrius.

Mientras Villeta más trataba de comprender las cosas, menos se daba cuenta de los acontecimientos.
En solo unos segundos, una acampada nocturna se había convertido en una escena de una rovecome1. Una rovecome con guadañas y uñas tan filosas como un cuter.
Unos segundos después, Villeta levanto su ensimismamiento y activó su habilidad paralizando a los dos belicosos del bosque.

Parte 5


—Así que, ¿Cómo te diste cuenta? —preguntó Kimizu.
—Las estrellas, esa de allí es la constelación de la trompeta —respondió Quiel mientras seguía acostado en la cama de hojas.
—Así que fueron las estrellas…
—¿Y tú como te diste cuenta?
—Fue de hecho, Stonehenge. Stonehenge es una construcción hecha para medir los cambios de estaciones por medio de la luz del sol, para ello, la luz se debe filtrar por entre las montañas y golpear la construcción; el principal problema es que no había montañas lo suficientemente cerca para que funcionaran de puntos de sombra.
—¿…? —Quiel dejó escapar un ruido extraño mientras su cerebro se veía invadido por estos nuevos y dolorosos conceptos.

Ambos habían descubierto una cosa; no estaban en Inglaterra.
—Además hay una prueba más —Kimizu continuó mientras añadía más leña a la hoguera —y es el hecho de que esa lamia nos haya congelado.
—Pero aun así, ¿Dónde estamos?
—Bueno, eso se puede averiguar con algo de pensamiento espacial.
—¿A qué te refieres?
—¿De qué hemisferio es esa constelación de la trompeta?
—Hemisferio norte.
—¿Cuánta diferencia posee en el cambio de los meses?
—Tres meses, ¿a qué…? ¡ahh!, así que es eso.
—Así es, si comparamos entonces el tiempo actual, entonces sería…
—¿Dibujas un mapa?
—Sí, ya lo había revisado en la biblioteca de tu casa.
—Así que sería, por algún lugar aquí. —dijo Kimizu mientras apuñalaba el dibujo que había hecho con un trozo de carbón de la hoguera.
—¿Bromeas cierto?
—Lamentablemente, no. —dijo Kimizu mientras negaba con la cabeza
—Aun así…
—Si…
—¿Cómo volveremos?
—Leí de alguien que viajó de Inglaterra hasta Rusia sin saber más que japonés, usando la ayuda de personas que iban de camino. —dijo Kimizu mientras su tono se volvía plano y apático.
—¿En serio?
—Y luego se enfrentó a Fiama de la derecha, el más fuerte de la mano de la derecha de dios. —complemento con un tono de voz como si dijera ¡a quién le importa la realidad!
—¿Eh?
Los ojos de Kimizu vagaban por el ambiente como si quisieran desenfocar la realidad.
—Estando en estas, ¿no conoces de por casualidad un doctor con cara de rana?
—¿A qué viene esto?, si conozco uno, pero, ¿a qué viene esto?
—Ignórame, es solo una referencia a la To Aru.

Y así, la noche de Kimizu y Quiel continuó mientras Kimizu deliraba.

Parte 6 omake, mapa


Siempre quise hacer una historia del viajero… yahoooo…
Según avance la historia, estos mapas irán apareciendo cada tanto.
Por ahora no son mapas geniales, espero conseguir un buen dibujante de mapas.
Este es el capítulo más corto hasta el momento, pero también es uno que me hace ser feliz de haberlo escrito.
Los capítulos a partir de ahora serán un poco más cortos, pero el volumen será definitivamente más largo, como sea, disfruten el libro.
1 Rovecome: (Love Comedy) comedia romántica.




Compartir en Google Plus

Acerca de LESU JESDS

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario