Ashran: Capitulo 10

<---Capitulo anterior                             Lista de capitulos.                      Capitulo siguiente --->

Muy buenas, soy zzxcv1! *Gritos de ovación*
Han pasado 4 días desde que publique el ultimo capitulo, pero ahora me he librado completamente de la escuela, bueno, no. Pero al menos los exámenes de fin de trimestre...(4 desaprobadas kanmdjkansd)
Les dejo el capitulo 10. Otro nombre alternativo para el capitulo es: Recuerdos del pasado y un futuro que no volverá(Algo asi era pero lo cambie >.<)
¡Enjoy!

Capitulo 10: Yo protegería tu sonrisa…

“Voy a matarlos a todos”

Al escuchar esas palabras todos los trolls dirigieron su mirada hacia donde provenía la voz, ahí había un chico con el pelo blanco, este estaba semidesnudo y tenía heridas de alto grado en todo su tórax. Llevaba un cuchillo sin hoja en su mano, sus ojos estaban brillando de un rojo intenso, un miasma negro rodeaba completamente su cuerpo.

“¿Y este quien es?”

“¿Y que importa? Es comida, jejeje”

“Es verdad, jejeje”

La figura del chico demostraba claramente que contenía un gran poder, sin embargo, el chico tenía un cuchillo sin hoja ¿Qué es lo que podría hacer con ella? Era un blanco fácil, eso es lo que pensaban los trolls. En sus mentes se había activado un interruptor que les decía que debían salir de ahí, que debían correr, sin embargo, lo ignoraron y prepararon sus armas.

Uno de los trolls tenía un arco, mientras que los otros dos llevaban una lanza, solo tenían que atacarlo antes de que el chico llegara, era tan sencillo como eso.

Un troll que portaba una lanza la alzo y se preparó para lanzarla, pero justo en ese momento el chico desapareció. El troll que portaba el arco miraba la escena con asombro, la sangre que salía de a chorros de la cabeza de su compañero. Una vez que el chico había desaparecido de repente había aparecido frente al troll que estaba a punto de arrojar su lanza y clavado su cuchillo en la frente de este, el troll cayo inerte al suelo.

Asustado el troll del arco disparo dos flechas hacia el chico, una flecha impacto en su hombro izquierdo mientras que el otro tiro fue desperdiciado. Esa flecha en su hombro debería de dolerle demasiado y restringir un poco sus movimientos, sin embargo, el chico ni se inmuto por la flecha.

¿No era que no tenía hoja? ¿Cómo es que había logrado penetrar la cabeza de su compañero? Esas preguntas rondaban por la cabeza del otro troll portador de una lanza, y ahí es cuando lo vio, la hoja que no existía. Al rociar el cuchillo con sangre se hiso visible la hoja transparente, pero el troll no tuvo tiempo a procesar esa información, lo único que pudo sentir es un corte en su garganta, se cayó al suelo mientras intentaba respirar, la sangre brotaba de su garganta.

Las piernas del troll portador del arco comenzaron a temblar involuntariamente cuando la mirada del chico se dirigió hacia el, rápidamente debido al miedo comenzó a disparar flechas sin siquiera apuntar. El cuchillo que portaba en la mano derecha el chico, cayó al suelo cuando una flecha impacto en su mano. El troll del arco rápidamente se estaba comenzando a sentir aliviado, esta pelea ya era suya, el chico sin su arma no tenía forma de ganar.

De la mano izquierda del chico comenzó a surgir miasma negro el cual se convirtió en una esfera negra, esta esfera negra era pura oscuridad, lo único que podías pensar al verla era ´oscuridad´.

El chico salto de su posición y en un pequeño instante estaba frente al troll del arco, lo único que pudo pensar el troll antes de morir fue ´Es un demonio…´.

La esfera aun en mano del chico impacto en la cara del troll, rápidamente su cara se deformo debido al profundo poder de la oscuridad y su cabeza estallo.

Los trolls fueron masacrados completamente.


****


De repente había sentido una gran cantidad de poder, era como aquella vez en el entrenamiento que había recibido en el segundo día luego de haber venido a este nuevo mundo. Si, Takeshi sabía lo que había pasado ese día. Tiannock se lo había dicho varias veces mientras estaba siendo torturado, Takeshi en un principio no le había creído pero luego las memorias de ese momento habían empezado a volver a su mente. Por un momento pensó que el se merecía lo que le había pasado, pero ese pensamiento no duro mucho, lo que el estaba viviendo en esa tortura no se lo merecía. Aun no podía encontrar una respuesta al por que el había atacado a sus compañeros.

Esta vez Takeshi cuando comenzó a sentir el poder emerger de su pecho, el no había perdido el control de si mismo. Cuando perdió el cuchillo el sabía perfectamente que hacer, su cerebro le decía lo que tenía que hacer, así había formado la esfera de poder oscuro, pero ahora luego de eso, ya no sabía el como hacerlo.

El miasma negro que rodeaba su cuerpo había desaparecido y sus ojos habían vuelto a su color usual, mientras Takeshi estaba en ese estado el había notado el miasma que lo rodeaba, pero no lo de sus ojos y aun no lo sabía.

El pensó que no debería de pensar ahora sobre lo que había pasado hace unos momentos y observo sus alrededores. Había una fogata y los tres cuerpos de los trolls la rodeaban, luego en una parte había una pila de objetos y cosas, eso seguramente serían los tesoros de los trolls, pero eso no le importaba a Takeshi en este momento.

Takeshi miro hacia el cuerpo de la chica que estaba atada al crucifijo, su rostro se distorsiono en la ira. El no había podido salvar a Mei, en ese momento no tenía el poder para salvarla, no tenía la posibilidad de hacerlo. Pero esta chica si tenía la posibilidad de salvarse, si solo Takeshi no hubiera perdido la cabeza tantas veces y haberse apresurado podría haberla salvado. Tan solo al pensar en la vida que hubiera tenido esa chica y en sus familiares que ahora iban a estar tristes era suficiente para que Takeshi piense en que si tenía la oportunidad exterminaría completamente a todos los Trolls.

(Debería de cremarla…)

[Nota: En Japón creo que entierran a las personas, es lo mas usual, sin embargo, aquí utilizare la cremación, vamos, que no estoy siguiendo mucho las tradiciones o terminologías japonesas.]

Takeshi se acercó a la chica e iba a desatar las cuerdas que la ataban cuando se dio cuenta de algo. El pecho de la chica subía y bajaba, estaba respirando, ¡Estaba viva!
Takeshi rápidamente la desato y la chica cayó sobre el, rápidamente la sostuvo entre sus brazos y la llevo hacia al lado de la fogata. Entre los tesoros de los trolls vio algunas telas, las agarro y las estiro en el suelo, luego acostó a la chica encima.

La chica tenía heridas abiertas por todo su cuerpo, incluso en algunas heridas se podía llegar a ver el hueso. Una de sus piernas estaba en un ángulo de 90 grados, en resumen, la chica había sufrido una tortura muy intensa, era imposible el que este viva, sin embargo, lo estaba. Una flecha estaba incrustada en su hombro derecho, de esta salía un miasma verde. Takeshi agarro la flecha y la saco, junto con la sangre que salió, un liquido verde se podía ver.

Luego de retirar la flecha, comenzó a salir humo blanco de sus heridas, en un primer momento Takeshi retrocedió un poco pero luego volvió junto a ella.
El ya había visto ese humo blanco, era el mismo que salía de sus heridas cuando se comenzaban a curar.

Ahora el solo podía esperar a ver si la chica se recuperaba, luego de mirar una vez mas a la chica Takeshi se dio cuenta de algo que estaba a simple vista, con la conmoción el no se había dado cuenta, la chica estaba desnuda.

En un principio el pensó que ella estaba muerta por el cual no le había dado importancia al que ella este desnuda, sin embargo, ella estaba viva. Era una rara forma el pensar ´muerta: no importa, viva: importa´. Un leve sonrojo apareció en la cara de Takeshi y rápidamente desvió la mirada. Hacia donde desvió la mirada era la pila de tesoros, en ella se podían ver una gran cantidad de cosas.

El se acercó rápidamente a la pila y comenzó a buscar en ella, rápidamente encontró ropa para mujer. Estaba pensando en si ponérsela o solo dejarla arriba de ella, se decidió por lo ultimo y puso la ropa arriba de la chica.

Ahora solo tenía que esperar a que ella despertara.

La chica tenía el pelo color violeta, sus ojos eran del mismo color, tenía la apariencia de una chica de 13 años, desde su estatura hasta su cara. Sus orejas eran un poco mas alargada de lo común, a lo único que Takeshi podía asociar a la chica era a una ´Elfa´.  Luego, sus senos eran ´normales´, no eran ni demasiado pequeños ni demasiados grandes, con la estatura de la chica era de extrañar.

Sin nada que hacer, Takeshi empezó a divagar en sus pensamientos y recuerdos que ahora parecían lejanos comenzaron a inundar su cabeza…


****

Primera persona Takeshi:


Cuando la vi por primera vez fue cuando tenía 10 años.

La niña que estaba junto a mis padres en la entrada de la puerta tenía su cabello rubio y ojos color rojo, con solo verlo me di cuenta de que era una niña muy peculiar.

Cuando la mire directo a los ojos ella me sonrió, era una sonrisa angelical, era una sonrisa que no escondía ni una pizca de maldad, era una sonrisa llena de luz, pero ¿Por qué era que sentía que había algo detrás de esa sonrisa?

De inmediato le fruncí el ceño, no quería saber nada de ella, mis padres ya me habían avisado que iban a adoptar una niña, no necesitaba una hermana.

De inmediato fui y me encerré en mi habitación, oí a mis padres gritar mi nombre, claramente estaban enojados por mi actitud ¿Pero que querían? ¿Qué la acepte por que ellos me lo decían? ¡Nunca la aceptaría!

En ese momento lo que sentía eran simples celos que sentía un niño al pensar que el amor de sus padres podría ser robado por otra persona.

Luego cada vez que ella intentaba interactuar conmigo yo la ignoraba, no quería escucharla, no quería saber nada de ella.

Paso un mes desde que ella vino a la casa y yo seguía tratándola igual, mis padres cada vez se enojaban mas conmigo, hasta que luego escuche una conversación que ellos tuvieron.

Ahí fui cuando me entere que los padres de Mei habían muerto frente a sus ojos, ella era la hija de un amigo de mi papa. Al parecer ladrones habían entrado en la casa de Mei y cuando sus padres se habían negado a entregar algo, ellos le habían disparado en la cabeza y luego se dieron a la fuga.

En ese día yo me di cuenta de lo cruel que había sido con ella, ella había visto con sus propios ojos la muerte de sus padres, sin embargo, ella sonreía, no, mejor dicho ´ella intentaba sonreír´, lo que había detrás de esa sonrisa era ´tristeza´, pura tristeza.

Pero…ella no quería que otros se den cuenta de eso, realmente yo había sido demasiado cruel, lo que ella buscaba al acercarse a mi era alguien en el que apoyarse y se lo había negado.

Luego a pesar de que sabía lo que tenía que hacer, no me anime a hacerlo, simplemente…seguí ignorándola y así paso otro mes.

Un día mis padres tuvieron que salir por una emergencia y me quede a cargo de ella e hice lo mismo de siempre, ignorarla.

Estaba caminando por la casa sin nada que hacer cuando escuche unos sollozos provenientes de la cocina, rápidamente me acerque y entreabrí la puerta.
Dentro de la cocina estaba esa niña, estaba llorando. Abrí la puerta y en cuanto ella se dio cuenta de que había entrado, ella disimuladamente se limpió sus ojos, luego dirigiendo una sonrisa hacia mi dijo:

“¿Necesitas algo, onni-san?”

“Ah…”

Esa sonrisa de nuevo…esa sonrisa falsa…no lo pude soportar mas y me acerque corriendo a ella y la abrace.

“¿Eh…?”

La niña se sorprendió debido a mi repentino abrazo, en un primer momento intento soltarse, pero yo la abrace mas fuerte.

“¡¿Quieres llorar no?!¡Ya no lo soportas mas!¡¿No es verdad?!”

“N-no, e-eso no es verdad…”

Ella me decía eso sonriendo mientras sus ojos estaban llorosos…

“Dices que no es verdad… ¿Pero por que estas llorando? ¡Ya no hagas mas esa sonrisa falsa!”

Ahí es cuando ella se quebró, incapaz de soportar mis palabras, ella comenzó a llorar en mi pecho. Era un llanto que no se podía comparar con el de antes, por primera vez ella estaba descargando todo lo que estaba molestándola.

Luego de que termine de llorar, le pregunte:

“¿Cómo es tu nombre?”

Aun no sabía el nombre de esta chica, nunca le di importancia a ella, así que nunca supe su nombre. Ella se separó de mi y dirigió su mirada a mis ojos.

“Me llamo Mei.”

“Aunque sea un poco tarde…Bienvenida, Mei.”

Dije eso mientras me rascaba la cabeza, todo esto había sido mas vergonzoso de lo que había pensado.

“¡Si!”

Ella respondió con esa sonrisa angelical, esa sonrisa de luz…pero esta vez no había tristeza detrás de ella, era una sonrisa verdadera.

Luego de eso nos hicimos mas cercanos día a día, llego un punto en el cual pasábamos todo el tiempo juntos. Incluso mis padres estaban muy felices de que me llevara bien con ella, todo estaba marchando bien. Pero…

Una noche mis padres no volvieron, en lugar de eso, oficiales de la policía se presentaron en mi casa. Mis padres habían muerto en un accidente de transito.

Mei se derrumbo, nuevamente había perdido a sus padres. A pesar de que yo estaba muy triste no podía llorar, tenía que contener a Mei. La abrace y le dije:

“No te preocupes, yo estaré siempre contigo, yo te protegeré.”

No eran palabras que la aliviarían en el momento, pero yo estaba contento con que ella lo tenga en cuenta en el futuro.

Fuimos a vivir con mi abuela a partir de ese día, Mei poco a poco se fue recuperando y paso poco tiempo hasta que su sonrisa verdadera había vuelto.

El día que mis padres habían muerto, había hecho una promesa, yo protegería su sonrisa, no dejaría que nadie borre su sonrisa…Sin embargo, no cumplí esa promesa.


****
Tercera persona.


En el rostro de Takeshi se podía notar claramente que estaba afligido, parecía que estaba a punto de llorar. De hecho, el tenía ganas de llorar luego de recordar el pasado, pero las lagrimas no salían.

Para distraerse, Takeshi fue a revisar la pila de tesoros de los trolls, en ella encontró ropa que calzaba perfectamente con el. No lo dudo y se puso la ropa.

El conjunto consistía en:

Un pantalón totalmente negro que contiene un pentagrama de fuego en su bolsillo derecho, una remera negra y botas de cuero negras. Luego era una gabardina con capucha, su interior era rojo mientras que el exterior era negro. La parte de debajo de la gabardina era entreabierta y se podía ver una parte del pantalón. En la parte interior de la gabardina también había un pentagrama de fuego.

También encontró una funda de cuchillo que encajaba perfectamente con su cuchillo. Además, traía un cinturón para ponérselo alrededor de su cintura, sin dudarlo lo agarro y se lo puso.

Se puso la capucha de la gabardina, era perfecta para ocultar su identidad, le venia bien para cuando salga de ese lugar.

Había otras cosas, pero no le servían en este momento a Takeshi.

El estomago de Takeshi resonó y decidió ir a cazar algo. En el tiempo que había estado en el bosque lo que el siempre había comido eran una especie de conejos. No eran en si conejos, ya que cuando te acercabas crecían y se hacían 1 metro mas grande, sin embargo, no eran un obstáculo difícil y el podía acabar con ellos enseguida.

Luego de haber cazado al conejo, lo llevo hacia la fogata, ahí Takeshi se llevó una gran sorpresa.

La chica que anteriormente estaba llena de heridas, estaba apoyando sus codos en el suelo mientras levantaba su cabeza y lo estaba observando.

 ¡Espero que les haya gustado! ¡Dejenme un comentario para ver que les parecio :)!




<---Capitulo anterior                             Lista de capitulos.                      Capitulo siguiente --->
Compartir en Google Plus

Acerca de Paladins HispanoHablantes

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

1 comentarios: