Sheiguer 01 - Mi problematica vida

Anuncio

Se que ya habia escrito este capitulo, pero no me sentía conforme asi que lo volví a redactar en primera persona. Que bajo la opinión de varios a quedado mejor y que las publicaciones serán tardadas. Bueno espero que les guste



¡ALERTA!


Ten cuidado

Si estás leyendo esto quiere decir que has encontrado mis escritos. Antes que todo tengo la obligación de advertirte que el contenido de estas páginas cambiará tu vida y si por casualidad también eres un espiritista, tienes el derecho de saber lo que nos están ocultando. Pero depende de ti lo que hagas después con esto

Así que ponte en guardia, mantén tu espíritu a tu lado en todo momento, porque quizá no vuelvas a confiar en nadie

Por seguridad he dividido esta historia en varias etapas, de esta forma podré medir lo comprometido que estás.

[! Si, si, ya deja de fastidiarme, Draigon¡]

Mi compañero me está presionando para que me deje de advertencias y que empiece a redactar la historia.

_____ & _____

Bueno, supongo que debo decir que todo comenzó en mi ciudad Streiter City, la ciudad con mayor índice de espiritistas de nuestro mundo

La joven generación de espiritistas se encontraba disfrutando los últimos días de las vacaciones de verano, porque se acercaba el regreso a clases. Pero yo, Naiden Esferien, no me encontraba de humor por ese tema.

Si de verdad un espiritista lo está leyendo, la razón le va a dar un ataque  de risa, soy un espiritista sin un Sheiguer. ¿Crees que bromeo? Pues me gustaría. En las personas como yo, sus espíritus despiertan antes de la pubertad, tener quince años y que tu espíritu no haya emergido solo  genera burlas, con el acompañamiento de la humillación que te persigue en todo momento

De verdad, cuando me encontraba en la secundaria, era el que  concentraban la mayoría de burlas por parte de mis compañeros. Pero la diferencia de la secundaria y la preparatoria era como el cielo y la tierra y principalmente, prefería la caída

Bueno, iré directamente al día en que todo comenzó. Me encontraba a unas dos semanas antes del comienzo de clases en la cuenca de un río que se encontraba cerca de los suburbios en donde vivía. Me encontraba reposando en el césped. A unos cinco centímetros arriba se hallaba la calle donde transitaban los vehículos, los comunes como son los autos hasta de carga como los camiones. Aunque en el día rara vez se les veían porque los adultos trabajaban en el centro de la ciudad, así que los vehículos que pasaban con más continuidad eran los camiones que traían cargas para las tiendas de los suburbios. Eso hacía que fuera el mejor lugar para despejar mi mente de todos los problemas que me seguían

Me pasaba horas en este lugar observando el cielo con mi mente perdiéndose entre sus nubes. Ese día me la había pasado la mayor parte del tiempo descansando en ese lugar que ni mi di cuenta de lo rápido que había pasado el tiempo. No me dí cuenta que su color celeste se había puesto anaranjado para el crepúsculo, para ser sincero creo que me quedé dormido

Había empezado a estirar los brazos y piernas cuando sentí unas pisadas en el césped. Cuando me volteé a ver resultaba ser mi amiga Yumi de mi misma edad de cabello castaño y una piel blanca con unos ojos castaños. Se encontraba observándome con una expresión de preocupada que tenía sentido porque había  desaparecido desde la mañana 

-                   Así que era aquí donde te escondías- dijo Yumi
-                   Déjame en paz- le respondí- Si viniste aquí para hablar de la preparatoria, vete. Volviendo a recostarme en el césped sin dirigirle la mirada

Pero al parecer no  había tomado muy bien mi elección de palabras porque lo siguiente que sentí no fueron mis problemas personales sino un buen coscorrón en la cabeza

-                   ¡Tuve la amabilidad de buscarte porque me encontraba preocupada y tú me recibes con esa respuesta!- dijo enredando su brazo derecho en mi cuello girando su puño izquierdo con gran velocidad que me empezaba a quemar la cabeza- Haré que tu cabeza quede roja como tu cabello

Se habrán dado cuenta que la personalidad de Yumi puede ser violenta, que combinada con la mía da el resultado a una amistad problemática.

Pero no me quejo por eso, ya que es la única persona en mi vida que he considerado mi amiga

Cuando terminamos con nuestra pequeña… muestra de amistad nos sentamos observando las aguas cristalinas del río que parecían brillar, Yumi me observaba atentamente

-                   ¿Cuándo dejarás la cara de viejo amargado?- preguntó Yumi
-                   ¡Cállate!, alguien que despertó a su espíritu no puede saber lo que se siente cuando no lo está- respondí- Además si fuera algo sin importancia no me afectaría. Pero lamentablemente no es mi caso

Con la terminación de mis palabras Yumi se levantó para ponerse al frente con la expresión de un profesor en un salón de clases con alumnos problemáticos 

-                   Pero tus padres y en especial, tu padre, dijeron que dejes de preocuparte- me replicó Yumi- Dijeron que no tenía importancia
-                   ¡Pues tú qué sabes!- le dije sin poder contener las ganas de gritar, que me levanté de un solo salto- No hables como si lo comprendieras

Me quedé respirando agitadamente porque en ese grito es donde liberé todo los sentimientos. Pero la sonrisa en el rostro de Yumi me hizo pensar que lo había planeado 

-                   ¿Mejor?- me dijo Yumi con una sonrisa que marcada su satisfacción
-                   Si- le respondí- Gracias
-                   Ni lo menciones. Ahora volvamos a casa, se acerca la hora de cenar- dijo Yumi. Marchémonos juntos a casa

Si se preguntan que acaba de pasar, pues acaban de ver a una verdadera amiga ayudar a su amigo a la forma moderna.


Estábamos volviendo a nuestro hogar que se hallaba a unas cuentas calles cuando el cielo se puso oscuro antes que nos diéramos cuenta y las luces de la ciudad resplandecieron opacando las brillantes estrellas del cielo.    

En el camino nos encontrábamos con personas de diferentes edades paseando por los alrededores, como niños jugando en las calles y jóvenes de mi edad hablando entre sí. Incluso vi a un niño espiritista jugando a las escondidas con su espíritu que parecía un tigre de véngala con un pelaje de azulejo, pero eso no le quitaba el buen olfato porque lo encontró enseguida detrás de un árbol.

Aún con la apariencia de un feroz tigre ronroneaba como gato cuando su espiritista la acariciaba la cabeza, si algo aprendimos todos estos años de convivencia, es no juzgar a los espíritus por sus apariencias, permitiéndonos formar amistades con estos seres.

Pero al ver a esos dos me hizo pensar una cosa en particular. Si algún día mi espíritu despertara, como nos llevaríamos, era una idea que duró mucho, o mejor dicho no pude pensarlo mucho porque Yumi me agarró de la ropa, llevándome lejos del lugar

-                     Nos pienses en tu espíritu- gruñó Yumi
-                     No…respiro- dije por la falta de aire

Al cruzar la última calle hacia el norte, llegamos a mi casa. Está formada por dos niveles, cuatro dormitorios, sin garaje y de simple vista elegante en su exterior, junto con un pórtico cubierto, que adorna la entrada de la casa y las paredes hechas de piedra bien pulida.

Te estarás preguntando ¿Qué clase de familia pueden tener una casa así? Pues dentro de poco lo sabrán

En el momento que abrí la puerta de la casa, sentí una aroma a torta quemada que emanaba de la cocina al final del corredor, ni siquiera se veía el humo ni se sentía el calor en el ambiente

-                   ¿Qué es este olor?- pregunté- ¿Tu madre volvió a explotar otra torta en el horno?
-                   Conociéndola es lo más probable- admitió -  Ya sabes cómo es ella con la cocina. Le encanta inventar cosas nuevas que siempre terminan fallando o se convierten en veneno para ratas

Posteriormente nos dirigimos a la cocina con total calma para ver lo que le había salido esta vez y desafortunadamente encontramos en la hornalla una olla hirviente. No me atreveré a describir lo que era, pero puedo decirles que no resultaba normal ver burbujas verdes

-                   Ya lo trajiste- dijo una mujer en una esquina de la cocina. Era una mujer de cabello castaño llevando puesto un delantal de cocina blanco manchado. No bastaría decir que la del delantal era madre de Yumi. Su nombre es Ginumi- Llegan justamente para probar mi nueva receta ¿Quieres saber qué es?

No me atreví a adivinar.

-                    Eh… Yumi… ¿No querías hablar conmigo en mi cuarto?- dije deseando evitar la pregunta
-                   ¿En serio? ¿Qué cosa?- preguntó Ginumi
Trataba de imaginar una razón creíble, pero no se me venía nada a la mente
-                   Ah… Si…teníamos que hablar de… limpieza

El rostro de Ginumi se puso confuso y no la culpaba, yo solo pensaba ¿En serio, es lo mejor que se te pudo ocurrir?

[Oh, vamos, sé que escuché una risita tuya]

Ya arruinado el momento, era un milagro para nosotros que la madre de Yumi fuera impresionantemente… ¡ingenua!. En serio, no saben la cantidad de veces que en su ingenuidad se creyó todas nuestras escusas para evitar que ingiriéramos sus experimentos.

Sin embargo, cuando llegamos a mi habitación en el segundo piso, tuvimos de verdad una charla, pero no de limpieza.

Mi habitación no era muy grande cabía como máximo tres personas. No tenía decoraciones en las paredes, solo tenía un escritorio, una cama para una persona recostada en la pared, una televisión sobre mi cómoda de ropa y un armario para los abrigos, si soy sincero con eso me bastaba

-                   Ocho años viviendo juntos y sus habilidades de experimentación son nefastas- rezongué tirándome de golpe en la cama
-                   De verdad es un milagro que sigamos vivos- dijo suspirando-  ¿Por cierto, tu madre no habrá sentido ese olor?
-                   Mientras siga encerrada en el estudio, no creo que lo note- aseguré
-                   ¿Pero si hay un incendio?- cuestionó
-                   Si no afecta su estudio, dudo que lo note. . Cuando decía eso de mi madre, era verdad. Al mudarse la familia de Yumi con nosotros hace ocho años, se encerró por completo en su estudio al final del corredor del segundo piso. Recuerdo que cuando era niño mi madre era la única que me cuidaba, cuando la familia de Yumi se vino a vivir con nosotros, Ginumi se encargó de los asuntos de la casa, permitiéndole encerrarse por más tiempo. Si preguntan ¿Qué está estudiando?  Pues no lo sé, pero incluso el padre de mi amiga aceptó viajar por el mundo para recolectar información que le ayudarla. Cuando de niño me picó la curiosidad entendí el dicho ¨La curiosidad mató al gato¨. Porque me castigo antes de saber que era y resultaba así en cada fisgoneo

Así que en versión resumida, mis padres no están, la madre de Yumi intenta matarnos y tengo problemas sociales. Que podría ser peor

[Si, sé que las cosas se pusieron peor, te agradezco por recordármelo]

No obstante decidió Yumi prender la televisión de mi cuarto, para tratar de quitar la tensión que sentimos, que se había generado en el ambiente. Sin embargo al encenderla se encontraba trasmitiendo las noticias en el canal abierto en una conversación del consejo de seguridad publica

Esta noche hubo una conferencia con el consejo de seguridad pública, sobre los recientes destrozos que ocurridos en el centro. Se informó de explosiones y de partes destrozadas de veredas, calles, autos y hasta edificios en distintas partes de la ciudad. Algunos testigos han afirmado escuchar extraños sonidos antes que todo sucediera. El concejal ha afirmado que había problemas con los cableados de la ciudad por un incremento de energía que generó unas detonaciones que estaban destruyendo partes de la ciudad. Pero nos han afirmado que se solucionarán en breve.

Esto es lo que el concejal Dairo Enferient ha dicho a toda la prensa.
Y esperaremos que estos problemas se soluciones pronto

Y ya habrán adivinado, soy el hijo del concejal  Dairo Enferient. Uno de los seis líderes del mundo espiritista eso les dará una idea general de mi situación.

Pero créanme que lo que digo de ellos no es porque los odie, al contrario, los quiero demasiado, aunque mi madre se la pase estudiando, siempre lo dejó todo cuando me pasa algo o tengo alguna molestia y mi padre, que se imaginarán lo ocupado que  esta, no me dedica mucho tiempo, pero cuando lo tiene siempre intenta pasarlo conmigo. Incluso me dicen constantemente que dejara de darle importancia a mis problemas, así que les digo por mi opinión personal, son buenos padres


Quizás piensan que soy demasiado terco, pero en realidad soy muy responsable y exigente conmigo mismo. Este es otro punto que mis padres me repiten demasiado: solamente quieren verme feliz.

Apagó la televisión diciéndome

-                   Se supone que no debía pasar esto- dijo disculpándose
-                   Por favor vete- dije intentando mantener un tono tranquilo
-                   ¿Pero?
-                   Por favor, vete- repliqué con mismo tono de voz

Sin presentar oposición se marchó de mi alcoba. Sabía bien que no eran sus intenciones, pero ya no quería hablar más del tema por hoy, así que apagué las luces de mi cuarto y sin llegar a quitarme la ropa me fui a la cama. Sin pensar que tendría la noche más loca de mi vida.
Compartir en Google Plus

Acerca de Luciano Furest

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario