Kemono no Rekishi (獣の歴史) Capítulo 6: El Ave Bermellón

Hola soy TheEliXZ y les traigo aqui el sexto capitulo de Kemono no Rekishi.

                                                                    Capítulo 6
                                                     El Ave Bermellón
Han pasado algunas horas desde que Takeru se llevó a Haru, todos estamos inquietos, Haruka tiene la habilidad de sentir a las personas y saber su ubicación, así que ella está intentando encontrarla, Nana-chan tiene alas, pero son muy pequeñas como para poder volar, espero que Haruka logre encontrarla.
    -¡Onii-chan!
  -Haruka, ¡¿La encontraste?!
  -Probablemente sea ella, no estoy segura ya que está muy lejos.
  -¡¿Dónde está?!
  -Al sur de la ciudad, como a unos seis kilómetros.
  -¡Vamos!
Corremos lo más rápido que podemos hacia esa dirección, pero ahora que lo recuerdo, en esa dirección quedaba la playa en la que me habían secuestrado, estamos yendo a una gran velocidad, ya que todos nosotros tenemos sangre de bestias es común que seamos muy rápidos.
  -¡Ya puedo sentirla con más claridad!, ¡Estoy segura que es Haru-chan!- Dice Haruka mientras corremos.
  -¡Bien sigamos!
  -¡Yuki, mira!- Dice Tsukino señalando con el dedo hacia adelante, se puede alcanzar a ver una sombra con forma de un dragón enorme a la distancia, esa figura se recuerdo haberla visto antes, pero por más que intento no puedo reconocer que es.
Llegamos muy rápido hacia ese lugar, tenía razón, era esa playa en la que yo estaba, esa figura monstruosa que antes se veía se había ocultado en el mar, ahí estaba una casa en muy malas condiciones, entramos ahí, revisamos todo el lugar, esa casa tenía dos pisos, no encontramos nada.
  -Yuki-Oniichan, mira.- Nana-chan me llama y me muestra una escotilla, al abrirla, hay una larga escalera hacia abajo.
  -Bajemos.- Digo sin pensarlo dos veces.
Esta escalera es muy larga, estuvimos bajando durante casi diez minutos, y llegamos, reconocí la habitación al instante, detrás de mi estaba esa cruz en la que estuve colgado. Se empieza a escuchar un fuerte ruido, y una gran puerta delante de nosotros se abre y de ella sale un monstruo con aspecto humano, pero sin rostro, su piel era de color blanco y tenía unas largas alas con plumas negras, en su mano izquierda tenía una larga daga de forma ondulada, su mano derecha estaba libre pero tenía unas largas y afiladas uñas.
  -¿Qué es eso?, ¿Por lo menos es una bestia?
  -Eso es un Ángel caído.- Dice Nana-chan.
  -¿Cómo lo sabes?
  -Mi sangre de bestia es de un Ángel caído.- ¿Qué significa esto?, ¿Los Ángeles caídos son bestias? ¿Siquiera existen?
  -¿Cómo podemos matarlo?
  -No lo sé.- Las manos de Nana-chan temblaban, se veía asustada, su voz estaba temblorosa, la entiendo, yo también me alteraría si viera a un fénix.
  -Tenemos que matarlo, no creo que nos deje pasar.- Dice Tsukino.
  -Sí, Nana-chan, quédate tranquila, no tienes que hacer nada, nosotros nos encargamos.- Ella asintió con la cabeza
  -Lo siento mucho.
  -No te preocupes.- Le sonrío.
En cuanto nos acercamos a la puerta el Ángel caído empezó a moverse, rápidamente apareció detrás de mí y me ataco con su daga, pude esquivarlo a tiempo y solo me hizo un rasguño en mi cara. Tsukino quien estaba detrás de mí lo ataco por la espalda con sus uñas, logro clavarlas en su nuca haciendo que esta choree sangre, pero eso no fue suficiente para matarlo, él se dio la vuelta hacia Tsukino y lo golpee en la espalda con mucha fuerza, fue justo en su columna pude sentir como se rompieron, el seguía vivo pero sus movimientos eran más lentos, Tsukino y yo lo atacábamos por ambos lados, Tsukino con sus uñas cortaba su frente y yo lo golpeaba con mis puños en su espalda, en cuanto a Haruka, ella no se movía, a ella no le gusta pelear.
  -¡Tsukino!, ¡Corta su brazo izquierdo!
  -Bien.-Ella detiene sus ataques seguidos y corta su brazo izquierdo haciendo caer su daga y yo la tomo.
Al tomar su daga, doy un rápido giro y un fuerte grito, corté su cabeza con su propia daga, él se detuvo, al parecer estaba muerto. Luego de derrotarlo cruzamos la puerta, y hay otra una gran pantalla que tenía escrito algo, en la pantalla decía: “Sabia que vendrían, pero no se los dejare fácil, hay 10 puertas en total, en cada una hay una bestia diferente, disfrútenlo.” De repente esto parece un RPG.
La pantalla se apagó y la segunda puerta se abrió, de ahí salió la segunda bestia, su tamaño es de aproximadamente cinco metros, tiene forma de serpiente y espinas que bajan por su parte trasera, sus pequeños ojos rojos dan mucho miedo, tiene unos pequeños brazos y detrás de ellos unas alas como de murciélago, esa bestia se llama Basilisco. No parecía ser más fuerte que el Ángel caído, pero seguramente sea más rápido.
Nos acercamos a él, cuando di un paso él había desaparecido.
  -¡Aahhh!- Escucho un grito de Haruka.
  -¡Haruka!- El Basilisco estaba envolviendo su cuerpo con su larga cola, la cara de Haruka se estaba poniendo de color azul, ella no podía respirar.
Tsukino corrió hacia ella y ataco al basilisco, haciendo que este se fuera rápido, apareció detrás de mí con mucha rapidez, y yo lo ataque con la daga haciéndole un pequeño rasguño, era realmente rápido, mire a mi alrededor y no podía verlo, no, él no estaba, mire arriba de mí y el Basilisco estaba volando, cuando él se percató de que lo encontré, rápidamente se lanzó hacia mi mordiéndome el brazo izquierdo, este se entumeció y ya no podía moverlo.
  -Yuki, posiblemente estés envenenado.- Me dice Tsukino, maldición lo que me faltaba.
  -¡Haruka no veas!- Ella se tapa los ojos y yo me corto el brazo con la daga, no podía pensar en el dolor que sentía, solo pensaba en salvar a Haru, no me importaba para nada mi brazo.
El basilisco había desaparecido de nuevo.
  -Yuki-Oniichan, ¡Cuidado!- Nana-chan se había calmado y le da un golpe al Basilisco que estaba detrás de mí, la fuerza de Nana-chan es impresionante, mando a volar a esa cosa de un golpe.
  -¡Gracias!
Nana-chan empezó a golpear sin parar al Basilisco, ella podía verlo a la perfección sin importar que tan rápido fuera, cuando él se debilito Tsukino y yo empezamos a atacar también, Tsukino con sus uñas y yo con mi daga, me parecía muy difícil golpearlo solo con una mano, el Basilisco ya no se movía, estaba totalmente destrozado, mi brazo izquierdo empezó a regenerarse, les explicare.  Cuando una parte amputada de mi cuerpo se regenera una llama sale y empieza a tomar la forma de la parte faltante regenerándose, esto tarda aproximadamente cinco minutos.
  Llegamos a la tercera puerta, la bestia que sale al abrirse es un monstruo horrendo, tenía tres cabezas, una de león, otra de macho cabrío, que le salía del lomo, y la última de dragón, que nacía en la cola, el nombre de esa bestia era Quimera, yo tengo un gran conocimiento sobre bestias ya que era sobre lo que más investigaba cada vez que subía a la azotea de la escuela.
Su cola o más bien su tercer cabeza, la de dragón, empezó atacando a Tsukino, estaba intentando morderla con sus grandes dientes.
  -Tsukino, ataca su cabeza de dragón, Nana-chan tú la cabeza de cabra y yo a la de león, intentemos quitando sus cabezas.
  -¡Bien!- Responden al mismo tiempo.
Nana-chan empieza a atacar su cabeza de cabra, con la gran fuerza que tiene está teniéndola muy fácil, Tsukino está casi al mismo nivel que la cabeza de dragón y en cuanto a mí, estoy teniendo unas dificultades con la cabeza de león; Nana-chan logro arrancar la primera cabeza y fue a ayudar a Tsukino, tanto la cabeza de león como la de dragón empezaron a lanzar fuego por la boca, yo tenía bastante resistencia hacia el fuego, pero Tsukino no, pude escuchar un grito que provenía de ella, gire mi vista y vi a Tsukino con la mano quemada, en ese momento la ira me invadió, di un fuerte grito y tome la daga con ambas manos, con una gran fuerza empecé a cortar todo el cuerpo de la Quimera, matándola.
  -Tsukino ¿Estás bien?
  -No pasa nada es solo una quemadura.- A ella le estaba doliendo, yo sabía que las Quimeras lanzaban fuego, debí habérselos dicho, tomo su mano y lágrimas caen de mis ojos hacia sus manos, no podía soportar verla sufriendo, a ninguna.
  -Yuki…
  -Yuki-Onii-chan, mira.- Nana-chan señala la mano de Tsukino la cual ya estaba curada.
  -El dolor se fue.- Dice Tsukino.
  -Pero ¿Cómo?- Digo bastante confundido.
  -Onii-chan, creo haber leído en algún lado que las lágrimas de fénix tienen efectos curativos.
  -¡¿De verdad?!
  -Onii-chan, ¿Tienes sangre de fénix y no sabías?
  -Bueno, no importa ¡Sigamos!
Cruzamos hasta la cuarta puerta, en el suelo estaba clavada una Katana con una nota atada al mando que decía: “Es mejor hacer las cosas justas, úsala”, con algunas dudas le doy mi daga a Haruka para que se proteja y tomo la Katana.
Al abrirse la puerta sale algo que me impacto, eso no era una bestia, pero ¿Qué era?, tenía una gran túnica negra que llegaba a tapar sus pies y una capucha que no dejaba ver su rostro, en la túnica habían algunas cruces dibujadas de color blanco, de su espalda salían unas enormes alas, el sostenía una larga espada con ambas manos, ahora entiendo lo de la Katana, pero ¿Qué era eso?
Daba miedo con solo verlo, el aire se empezó a enfriar, cuando giro mi vista Haruka, Tsukino y Nana-chan estaban en el suelo, corro hacia ellas y estaban heladas, no podían levantarse, así que tomo la Katana y empiezo a correr hacia esa cosa, eso no se movía, estaba justo enfrente de él y no se movía, empecé a atacarlo sin parar con la Katana pero no podía tocarlo, su velocidad era tanta que sin darme cuenta se defendía de los ataques con su propia espada, me di cuenta por el sonido.
Luego baja su espada clavándola al suelo y sosteniéndola solo con su mano izquierda, sus manos eran muy flacas y arrugadas, parecían de esqueleto, tenía la piel negra, y el frio aumento, con su mano derecha toco mi pecho, sentí un gran frio en mi cuerpo y no podía moverme, mi corazón empezó a latir cada vez más lento, y luego de eso caigo desmayado en el piso.
                …
  -Onii-chan, ¡Despierta!- Puedo escuchar la voz de Haruka.
  -¡Yuki-Oniichan!- Ahora es la voz de Nana-chan.
  -¡Yuki!- También puedo escuchar la de Tsukino.
Abro mis ojos y las veo a las tres enfrente mío, mi respiración es acelerada, mi cuerpo está muy frio, la cosa de antes no estaba y la puerta delante nuestro estaba abierta.
  -¿Qué paso? ¿Y esa cosa?
  -¿Cuál cosa?- Dice Haruka.
  -Esa cosa con alas que salió de la puerta.
  -No salió nada de la puerta.- ¡¿Qué?!
  -Cuando desperté estabas dando golpes al aire y te desmayaste.- Dice Tsukino.
  -¿Al aire? Pero…- Esa cosa realmente dio miedo, ¿Qué habrá sido?
Cruzamos hasta la quinta puerta, esta se abre, no, la quinta, sexta, séptima y octava puerta se abrieron, ¿Qué es esto? ¿Se quedó sin bestias?, cuando estas se abrieron salen de ahí miles de goblins, eran pequeños y se encorvaban, su piel era de un color verdoso, tenían grandes orejas y nariz, su cara era alargada, tenían manos grandes y tres dedos, algunos llevaban dagas parecidas a la nuestra pero más pequeñas.
  -¡Corran y maten a los que puedan!- Haruka toma fuertemente la daga que le di y yo mi Katana, ella estaba preparada para pelear.
Empezamos a correr y mientras atacamos a todos, Tsukino saca sus nueve colas, esta vez no son pequeñas como antes, sino que son bastante grandes, diría que unos 3 metros cada una, con sus colas empieza a atacar y aumenta el número de goblins que matamos, Haruka haciendo su mayor esfuerzo mata a todos los que se cruza con su daga, Nana-chan con sus fuertes puños manda a volar como a diez por cada golpe, yo con la Katana mato a todos los que cruzo.
                …

Llegamos a la novena puerta, todos los goblins estaban muertos, eso fue relativamente fácil, al abrirse la novena puerta vemos una especie de laboratorio, había varias repisas con frascos y varios de ellos estaban llenos de sangre, Haru, ahí en una camilla estaba Haru, se veía muy pálida y su brazo derecho tenía mucha sangre, corremos hacia ella, y la novena puerta se abre y de ahí sale Takeru.
  -¡Que le hiciste!- Le grito.
  -Solo use un poco de su sangre.
  -¡Te matare!- Corro hacia él y algo me golpea.
  -No te apresures tanto, dije que eran diez puertas aún falta una, ah y una pregunta ¿Te divertiste con el Shinigam?
  -¡¿Shinigami?! ¡¿Esa cosa era un Shinigami?!
  -Sabes yo fui quien comprobó la existencia de bestias y además pude descubrir la existencia de dioses, no uno, sino que varios dioses existen en el mundo, y esa era una prueba física de que los dioses existen, cuando examine el fósil con alas que encontré, supe de inmediato que era un Shinigami, cuando lo reanime él podía comunicarse con los dioses y me contaba todo lo que hablaban, ¡Los dioses existen!
  -Eso no me interesa, ¡Por qué quieres a Haru!
  -Examinando tipos de sangre pude ver que ella tiene una sangre similar a la del Shinigami así que pensé que mezclando mi sangre, la suya y la de Leviatán, sería un ser invencible, y lo logre, solo observa.- La habitación comienza a elevarse, el techo se abre y pronto estamos frente a la playa.
  -Yuki, ¡Mira!- Dice Tsukino.
Frente a mi esta esa figura, esa figura monstruosa, de gran tamaño, con forma de dragón, era de color azul y tenía unas aletas muy grandes que pasaban por su espalda, a sus lados tenía una especie de alas gigantescas, era enorme, su cabeza tenía algo como cuernos y sus grandes ojos resplandecían de color rojo, su boca era gigantesca podría comerse todo el laboratorio si quisiera.
  -Este es el gran Leviatán la bestia marina más poderosa.- Dice Takeru.
Takeru toma uno delos frascos con sangre y con una jeringa se la inyecta a su brazo, luego hace una seña y la cabeza de Leviatán se acercó y devoro a Takeru.
  -¡¿Qué haces?!
  -¡Esta es la más grande evolución!- Leviatán se lo trago, pero de encima de la su cabeza sale una figura humana, era Takeru, realmente se fusiono con esa bestia.
  -¡Leviatán mátalos a todos, sin excepción!- Dice Takeru mientras ríe.

Leviatán con su cola nos ataca a todos enviándonos bastante atrás, Tsukino, Haruka y Nana-chan estaban en el suelo, Haruka cayó enfrente de mí y quedo cubierta con la sangre de los frascos, nieve, está empezando a nevar, es ridículo estamos en verano. Esta escena me parece muy familiar.
  -Yu-kun.- Haru despertó.
  -¡Haru! ¡Tranquila ya saldremos de aquí!- Cargo a Haru en mis brazos como una princesa y corro lo más rápido que pueda.
  -Es inútil.- Luego de eso Takeru dice algo muy despacio y no puedo oírlo.
Mientras corría Leviatán apareció justo frente a mí abriendo su enorme boca, “Nos comerá” pensé.
  -Yu-kun.- Haru me llama y luego mueve lentamente sus labios y suelta una lagrima, de ellos no sale ninguna palabra, por alguna razón entendí a la perfección lo que dijo, ella dijo: “Gracias por todo, te amo”.
  -¡¡HARU!!- Cierro mis ojos un momento haciendo que las incontables lagrimas empiecen a salir y al abrirlos mis brazos se habían ido junto con Haru, Leviatán la devoro justo en frente de mí.
Caigo al suelo y no puedo levantarme, la ira y la tristeza me invaden en el interior, siento en gran dolor, pero no por mis brazos, dolía dentro de mi pecho.
Yo estaba furioso, pero hay algo que no sabía en ese momento ¿Quién era yo?, ¿Mi nombre? ¿Cuál es mi nombre?, pronto las llamas invadieron todo el lugar y detrás de mis hombros salieron alas cubiertas de fuego, rápidamente mis brazos se regeneraron y mi piel se puso dura como el metal, mis ojos ardían, ambos eran de color rojo. Cierto, ya recuerdo, mi nombre es Suzaku, yo soy “El ave Bermellón”


Compartir en Google Plus

Acerca de TheEli-XZ

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

2 comentarios:

  1. esta bien pero las escenas de lucha no me gustaron muxo no las pude imaginara bien

    ResponderEliminar
  2. genial buen capitulo , espero con proximo

    ResponderEliminar