Capitulo 6 El Punto Muerto.



Buenas lectores, les debo una disculpa por no haber subido capitulo la semana pasada, pero aquí les entrego el capitulo 6 de mi novela.
Por fin continua la historia donde quedo en el capitulo 3 y siempre recordandoles que pongan mucha atención a las fechas para no confundirse.
Sin más que decir les dejo con el capitulo y nos vemos en 2 semanas.


Capítulo vI

‘‘Reencuentro’’


E
n un momento determinado de nuestra vida todos estamos destinados a tomar una decisión difícil, una decisión que nos cambiara nuestra vida para bien o para mal ¿Por qué nos vemos obligados a decidir? La necesidad que tenemos los seres humanos por destacarnos del resto nos hace inferiores a todas las especies que existen en el mundo ¿Por qué no simplemente tratamos de trabajar en equipo como uno solo? Si no perdiéramos nuestro tiempo tratando de probarle a los demás que somos superiores podríamos ocupar ese tiempo para apoyarnos entre sí, tratando de evolucionar cada vez más.


Alemania, escondite de la organización.
20 de diciembre del 2026, 11:00 am.

Han pasado varios días desde que el vaticano ha sido tomado por el jugador cuatro y gracias al ataque realizado por la organización ha logrado sembrar en las personas terror y en ciertas personas desesperación; esto le ha otorgado más seguidores.

Desde el ataque al vaticano Ian ha estado muy distraído, no podía dejar de pensar en Marianne y en su milagrosa supervivencia. Viaja al escondite donde estaba siendo tratada la chica lo más rápido que le es posible.


Después de llegar a la organización el acompañante de Sidragaso entra rápidamente sin decir ni una sola palabra, dirigiéndose directamente a la habitación donde se encontraba Marianne, la cual se encuentra en una situación muy crítica jugándose la vida; a pesar de que estaba siendo tratada por los mejores doctores no había ningún indicio de recuperación por parte de ella. Su cuerpo sin brazos y piernas había sido colocado en una pequeña capsula; la habitación estaba siendo custodiada por la élite  de la organización para evitar de este modo algún contratiempo.


21 de diciembre del 2026, 10:00 am

Ha pasado un día desde la llegada de Ian. Marianne aún no ha recobrado la conciencia parecía que jamás despertaría de su larga siesta, el jugador cuatro estaba preocupado, irónicamente él fue responsable de la situación en la que se encuentra la chica, pero en ese momento se dejó llevar por su instinto psicópata.

Ha pasado todo el día al lado de la capsula esperando una señal que lo pudiera tranquilizar, después de todo jamás imagino cuanta falta le haría verla sonreír.

Analizando la situación, uno de los doctores de la organización se acerca a Ian y haciendo una pequeña reverencia comienza a hablar.

Señor, sé que no le gustara lo que tengo que decir, pero con todo respeto le sugiero desconectar a la señorita Marianne, dejarla morir en paz seria lo correcto, ya han pasado varios días y sus signos vitales no mejoran, además aunque logre despertar debemos tomar en cuenta que no tiene sus extremidades, esa no sería vida para ella.

Ian molesto por las palabras del doctor lo toma por el cuello de la camisa.

No te atrevas a volver a mencionarlo, sé que ella despertara y le pagare todo lo que ella hizo por mí, no la abandonare en un momento como este. ¿Crees que no pensé todo lo que me has dicho? Pero… pero no puedo dejarla ir, algo dentro de mí se aferra a ella.

Arrojándolo fuertemente contra el piso le lanza una patada que deja sin aire al doctor por varios minutos; Ian decide dejar la habitación pero antes de marcharse sonríe con total tranquilidad e usa su anillo.

Cuando recuperes el aliento toma un arma y vuélate los sesos, no mereces vivir.

El anillo de Ian comenzó  a brillar haciendo efecto en el doctor y minutos después se escuchó un disparo proveniente de la habitación.



Comenzaba a hacer frió en las afueras del escondite e Ian se había marchado a su habitación para descansar un poco.

Al entrar a su recamara vio una silueta que se movía de un lado a otro como si buscara algo. Sacando cuidadosamente su arma para no alertar, apunta a lo que fuera que estuviera en la habitación; varios disparos hacen eco por toda la habitación.

Sin hacer el mayor esfuerzo la sombra esquiva las balas y aparece a espaldas de Ian, se escucha hablar a una persona con voz serena, al voltear lo identifica, se trataba del jugador número uno que aun tenia puesto la capucha y la máscara.

Tranquilízate Ian casi me logras dar con esa arma.

Sin entender como había logrado aparecer detrás de él y esquivar las balas pregunta nervioso mientras se aleja del enmascarado.

¿Por qué estás aquí?  Y ¿Cómo has logrado moverte a esa velocidad?

Quitándose la máscara le contesto mientras su rostro no demostraba ninguna emoción.

No es necesario responderte lo segundo, sin embargo he venido para tratar de ayudarte.

Había logrado obtener la atención de Ian, pero era demasiado orgulloso como para hacerlo notar.

¿En que podrías ayudarme tú? No necesito nada de ti, además fue muy estúpido de tu parte haber entrado a este lugar sin apoyo, en este escondite tengo más de mil subordinados que no dudarían en matarte si se los orde…

Antes de que terminara de hablar fue golpeado por Beowulf repetidas veces antes de ser lanzado a un rincón de la habitación, Ian estaba completamente inmovilizado por los golpes. Beowulf lo levanto rápidamente y de la nada un resplandor apareció en la mano izquierda del jugador uno, el cual revelo su espada, una hoja plateada resplandeciente, una empuñadura dorada y un guardamano en forma de dos alas; apuntándolo con ella logra obtener su atención.

No deberías amenazar a una persona que solo quiere ayudarte ¿no lo crees?

Con una sonrisa en el rostro contesta Ian mientras trataba de mover su cuerpo, necesitaba escapar e ir por refuerzos.

Haberme golpeado de esa forma cuando yo estaba con la guardia baja fue cobarde, ahora no tendré piedad contigo ¡Suelta la espada, te lo ordeno!

El anillo de Ian comenzó a brillar haciendo que Beowulf  soltara una risa.

¿Crees que tu lamentable anillo podrá hacerme algo? Antes de usar tus poderes conmigo deberías haber investigado un poco más.

Estaba completamente asustado al ver que su anillo no surgía efecto contra el encapuchado.

¿Por qué no funciona mi anillo en ti? —su cuerpo comenzó a temblar.

Tirándolo al piso le contesta sin soltar la espada.

Tu anillo es el más débil de los cinco, tu poder es muy limitado y no funcionara contra las personas que posean anillos demoníacos. —Beowulf poseía una mirada fría, despiadada y un poco aterradora que ponía en claro que no dudaría en asesinarlo si ese fuera su objetivo.

¡Imposible! ¿Cómo te atreves a decir esas estupideces? Mi anillo me ha colocado en una posición ventajosa para ganar el juego, miles de personas aclaman mi nombre es obvio que cuando comience el juego no habrá nadie que pueda ganarme.

Tu anillo talvez te haya dado miles de seguidores que no dudarían en dar su vida por ti, sin embargo eso no te ayudara a ganarle al dragón de siete cabezas.

Conmocionado Ian logra moverse de nuevo y con dificultad se levanta del piso guardando la distancia.

¿De qué dragón hablas?

Tu poder no será nada comparado con lo que está preparando el dragón y si eres tan ingenuo para pensar que los demás jugadores esperaran a que transcurra un año para iniciar con su ataque, entonces debería asesinarte en este mismo instante.

Con una pequeña sonrisa en el rostro de Ian saca su arma y apunta a Beowulf mientras le contesta.
¿Tú también te has dado cuenta de la transmisión y del aviso dado por Dimitri? Beowulf guarda silencio. ¡Contesta maldito! ¿Por qué crees que atacaran antes de haber pasado el año?

Repentinamente Beowulf desaparece de la vista de Ian y aparece justo detrás de él, aprovechando la oportunidad lo golpea por la espalda haciendo que tire el arma al piso. El encapuchado usa la espada para partir en dos el arma.

—No tengo porque contestarte. He venido para sacarte de tu angustia, sé que Marianne estará muerta en pocos días así que te he venido a dar cierta información que te será de mucha utilidad.

Mirándolo con rabia Ian comprendió que en estos momentos no era rival para el encapuchado y tomando asiento a la orilla de su cama  le pregunta.

¿Información? ¿Cómo puede esta información ayudar a Marianne?

Colocándose de nuevo la máscara le lanza un mapa con indicaciones específicas a seguir.

Si quieres que sobreviva deberías ir a este lugar en él se encuentra la cura para la chica, sin embargo no te aseguro que salgas con vida de ese lugar.

¿Por qué me ayudas y que hay en este lugar? ¿Es una trampa? —Ian miraba detenidamente el mapa.

Una luz tan brillante como el propio sol apareció de la nada en la habitación haciendo que Ian cerrara los ojos rápidamente. Se escuchó la voz de Beowulf desvanecerse lentamente.

Nuestra lucha no es contra la sangre y la carne, sino contra principados, contra los poderes de las bestias del mundo de tinieblas, contra los demonios que tratan de tomar el trono en la región celeste.

¿Qué quieres decir con eso? ¡Explícate!

La luz desaparece, la habitación queda en completo silencio, la aparición del encapuchado había dejado muchas dudas en Ian, sin embargo no podía dejar pasar esta oportunidad para salvar a su amada y sin pensarlo tanto se dirige hacia donde estaba señalado en el mapa; si esto es una trampa entonces moriría, pero no tendrá ningún remordimiento al hacer lo posible por reparar su error con Marianne.



Isla desconocida.
20 de diciembre del 2026, 2:00 pm.

En la pequeña cabaña que había en la isla se encontraba reposando el anciano Henzai Zuru cuando sin previo aviso abren la puerta alertando al anciano; era Dimitri que por fin había logrado bajar de la montaña, parecía muy cansado, rápidamente le fue ofreció algo de beber mientras reposaba.

— ¿Has logrado lo que querías? —el anciano lo mira detenidamente esperando una respuesta satisfactoria.

Con una sonrisa en el rostro y mirándolo detenidamente le contesta Dimitri.

—Así es anciano, ahora tengo una razón irrefutable para seguir en este juego, debo de agradecerte por esto.

Sonriendo cálidamente le contesta el anciano mientras sale de la cabaña.

—No debes agradecerme por nada chico, yo solo te di un arma para sobrevivir a la llegada del dragón.

— ¿Dragón, podrías explicarte?

Sin recibir ninguna explicación por parte del anciano Dimitri decide seguirlo fuera de la cabaña.

La playa estaba muy callada, no había señales de ninguna ola, no soplaba el viento, todo estaba muy pacifico.

¿Todo está muy calmado no lo crees Dimitri?

Habiendo logrado alcanzar al anciano contesta.

—Siempre huyes cuando necesito respuestas, te gusta ser perseguido.

Mirando a Dimitri el anciano contesta mientras sonreía.

—No te enojes chico deberías estar feliz, el arma más poderosa para un hombre que ha perdido todo en la vida son sus recuerdos; después de todo los recuerdos te dan esperanzas y coraje para seguir adelante, ahora tienes porque luchar.

Después de escuchar las palabras del anciano, Dimitri se sentó en la arena y sin poder refutar lo escuchado guardó silencio. El anciano miraba hacia el pacifico océano.

— ¿Qué harás ahora que has podido recuperar tus recuerdos?

—Creo que iré a buscar a una persona en particular, talvez no me recuerde pero me bastara con saber que se encuentra bien.

La voz molesta de Belzebuth se escucha.

—Nada de eso maldito ¿has olvidado lo que te ordeno mi padre? Es momento de que nos pongamos en marcha para buscar los tesoros restantes.

Por un instante Dimitri lo había olvidado y de un salto se pone en pie.

—Tienes razón Belzebuth lo había olvidado, pero eso puede esperar, necesito ir a buscar a alguien.

—El demonio tiene razón Dimitri, es importante que encuentres los tesoros restantes antes que la organización.

Completamente sorprendidos Belzebuth y Dimitri se quedan sin palabras. El anciano deja salir una sonrisa.

—Supongo que ambos se preguntan porque logre escuchar al demonio que está dentro de tu anillo.

Belzebuth comenzó a reírse de la nada y rápidamente contesto al anciano.

—Ahora entiendo todo maldito anciano, que tonto de mi parte al no darme cuenta antes.

Dimitri aun no entendía nada de lo que estaba sucediendo, continuaba sin decir ni una sola palabra; sin previo aviso el anillo de Dimitri comenzó a brillar y de él salió Belzebuth asustando al chico.

— ¿Qué demonios haces? Moriré si te sales del anillo ¿acaso lo has olvidado?

Belzebuth miro fijamente al anciano mientras ignoraba Dimitri.

—Después de todo te dignaste a aparecer maldito viejo, creí que esta vez dejarías que mi padre hiciera lo que quisiera.

El anciano le sonrió a Belzebuth mientras caminaba hacia el norte de la isla.

—No me meteré en los asuntos de tu padre esta vez, sin embargo tengo derecho de dar un pequeño consejo a las personas adecuadas.

Alejándose de Dimitri y Belzebuth deja completamente solos a los jugadores cero.

— ¿Qué ha pasado aquí?

El demonio estaba pensativo, al escuchar la pregunta de Dimitri comenzó a caminar directo a la cabaña.

—Te preguntaras ¿Porque estoy fuera del anillo y tú aun sigues con vida? —Belzebuth evitaba mirarlo a la cara.

—Esa es una de las muchas preguntas que tengo. —Dimitri siguió al demonio.

—Creo que te responderé muchas de tus preguntas diciéndote quien es en realidad este anciano. —El demonio desacelero su paso —Henzai Zuru es solo un nombre de muchos que los humanos le han dado, algunos lo llaman "El dador de vida", "El alfa y omega", "El rey de reyes" entre muchos más, a pesar de todos esos nombres en el infierno es repudiado por haberse entrometido en varias ocasiones, en donde era clara la extinción de los humanos.

Después de escuchar las palabras del demonio Dimitri se detiene repentinamente por la impresión causada.

—Estas diciendo que el anciano es…

El demonio comenzó a reírse.

—Tenía la impresión que reaccionarias de esa manera al escuchar la identidad del anciano.

— ¿Por qué me está ayudando? Tengo la sangre de un demonio corriendo por mis venas.

Mirando al cielo el demonio suspiro profundo antes de contestar.

—Siempre he admirado a ese que tu llamas Dios, aunque todos en el infierno lo repudien yo he estado observándolo cuidadosamente por muchos siglos y lentamente se fue ganando mi admiración. A pesar de ser un Dios misericordioso, también es castigador; jamás ha tenido favoritismo con nadie y siempre castiga sin piedad al que lo merece y ayuda al que lo necesita.

—Jamás imaginaria que un demonio lo admiraría.

—Tienes razón ningún demonio lo admiraría, todos están tan centrados en el odio hacia él que no se dan cuenta que es imparcial a la hora de castigar, enojado puede ser más cruel que mi padre.

Dimitri siguió caminando hacia la cabaña a la par de su demonio acompañante.

—Entiendo todo lo que me has dicho, pero aun no entiendo ¿Cómo has logrado salir del anillo sin que yo muriera?

—Pensé que era algo obvio, el anillo me usa como fuente de poder para mantenerte vivo, sin embargo en este lugar no es necesario estar vivo. —La sonrisa en el rostro de Belzebuth se hizo evidente.

— ¿¡Eso quiere decir que estamos en el cielo!? —Dimitri estaba pálido. ¿Enserio ha muerto nuevamente? ¿Qué pasara con Nathalia?

—Algo parecido, por todo el mundo se encuentran ciertas islas que tienen conexión con el cielo, se les podría decir que son una puerta secreta hacia el reino celestial, en pocas palabras esta isla es una pequeña parte del cielo.

—Y al ser parte del cielo, no necesito seguir vivo para estar en esta isla ¿Me equivoco?

— ¡Estas en lo correcto chico, en este momento estamos en tierra santa! Ahora deberíamos ir donde el anciano, necesitas descansar antes de seguir nuestro camino en busca de los tesoros divinos.




Bosque de Hoia Baciu. Rumania.
21 de diciembre del 2026, 10:00 am.

Ha pasado un día desde que Ian fue visitado por el jugador número uno, después de recibir un extraño mapa que contenía una dirección del paradero de una medicina lo suficientemente capaz para salvar a Marianne se puso en marcha lo más pronto que le fue posible.


Después de caminar por varias horas Ian encuentra una cueva oculta entre los árboles tal como lo mencionaba el mapa; parecía estar sola y aprovechando la oportunidad entra para descansar un poco del viaje sin bajar por ningún segundo la guardia.

Al entrar escucha ruidos extraños que provenían del fondo de la cueva, tenía claro que podría ser peligroso, sin embargo la curiosidad de Ian fue demasiada e inmediatamente se adentra para averiguar qué era lo que producía aquel sonido.

Con un tono burlón Sidragaso comienza a hablar.

— ¿Por qué hemos venido a este lugar tan horrible? Podrías tener a la mujer que quisieras con tan solo pedirlo, estas desperdiciando tu tiempo en esa estúpida mujer.

Las palabras del demonio habían hecho enfadar a Ian que sin pensarlo le responde al demonio en voz baja para evitar ser escuchado por lo que estaba al fondo de la cueva.

—Solo trato de pagarle el favor que ella hizo por mí, si no fuera por ella hubiera muerto. Dio su vida por mí aun sabiendo que era un capricho.

—Los humanos son tan estúpidos. —Riéndose por las palabras de Ian termino la conversación.


Mientras seguía caminando por la cueva observaron una pequeña luz al fondo que conforme avanzaban se hacía cada vez más grande; el jugador cuatro corre hacia ella ¿será una salida? seguramente creía que era el final de la cueva y podría por fin salir de esa oscura y húmeda cueva, que quizás ese sonido provenía del exterior. Cuando llega a la luz logra distinguir un laboratorio y en un acto de auto reflejo se oculta entre rocas.



Phillips había estado muy ocupado desde la visita de Beowulf, por fin había logrado estabilizar su ADN y ahora estaba tratando de crearlo en masa, lo suficiente como para lograr salvar las vidas de todas las personas inocentes. Como era costumbre, Anthony siempre se marchaba por las mañanas y no regresaba hasta el atardecer dejando a Phillips solo en el laboratorio; para satisfacción del doctor, Anthony después del logro obtenido con el virus nunca se volvió a entrometer en los asuntos del laboratorio, sin embargo el rápido desinterés por el laboratorio y las salidas sospechosas lo ponían en duda acerca de la importancia que estaba siendo dada por la medicina regenerativa.

El doctor había tomado un pequeño descanso; mientras comía se escuchó un sonido que provenía del interior de la cueva y tratando de proteger su creación toma un arma y una lámpara que se encontraban sobre una mesa metálica; camina cautelosamente hacia donde se había escuchado el sonido.

Después de llegar al lugar y no encontrar a nadie comienza a disparar tratando de esta manera asustar al que estuviera merodeando por la cueva.

Levantándose rápidamente para evitar que siguiera disparando Ian sale de su escondite.

— ¡Tranquilízate Phillips! Solo he venido para hablar, no tratare de atacarte.

Dejando de disparar y enfocándolo con la lámpara  Phillips se preguntaba quién era ese joven rubio frente a él.

— ¿Cómo sé que no atacaras y porque sabes mi nombre?

Deja salir un pequeño suspiro antes de contestar al doctor.

—Debo admitir que no esperaba encontrarte en este lugar, pero ahora que te he escuchado preguntarme quien soy solo me das la impresión que eres más patético que Dimitri.

— ¿Más patético que Dimitri? ¿Te refieres a ese pobre diablo que no logró pasar la puerta? ¿Tú eres uno de los jugadores?

—Mi nombre es Ian, soy el jugador número cuatro. —Otro suspiro salió de Ian —Tal parece que no estas al tanto de nada con respecto a nosotros, eso me da la esperanza de que no me causaras problemas en el futuro. —Mira detenidamente a Phillips. —Efectivamente Dimitri no logró cruzar la puerta con nosotros, sin embargo ese maldito de Satanás tiene un favoritismo con ese idiota y le abrió otra puerta para que se integrara al juego.

—Eso no es nada justo, pero viniendo de Satanás no esperaba que fuera justo este juego; a propósito mi nombre es…

Caminando hacia el laboratorio sin preocupación alguna mientras le daba la espalda lo interrumpe Ian.

—Se quién eres, sé que número de jugador eres, también se quién es tu demonio acompañante no es necesario que me lo digas, he investigado todo acerca de ustedes tres, sin embargo el único que no calcule en mis planes fue Dimitri.

Ambos jugadores se habían sentado en una mesa del laboratorio mientras hablaban, sin embargo todas esas máquinas de última generación y ese líquido azul que estaba dentro de esos cilindros parecían llamar la atención de Ian.

Phillips intrigado por la presencia inesperada del jugador cuatro, interroga al joven rubio.

— ¿Porque estás aquí? ¿Cómo has podido encontrar la cueva?

Sacando de su bolsa el mapa lo muestra a Phillips para tratar de explicarle.

—Ayer fui visitado por el jugador número uno y me comento de algo que podría encontrar en este lugar, algo que sería capaz de salvar a una de mis subordinadas.

Sin mostrar ninguna expresión en su rostro, Phillips continúa viendo el mapa.

—Nunca espere que Beowulf  te contara acerca de este lugar y más aún que te revelara algo así. —Levantándose de su asiento se dirige hacia donde estaban los cilindros llenos de líquido azul. Dime, ¿Por qué has arriesgado tu vida al venir a este lugar por una simple subordinada?

No podía responder la pregunta con facilidad, aun no entendía porque arriesgaba tanto por ella, simplemente guardo silencio mientras bajaba la mirada; después de ver la expresión en el rostro de Ian, sonrió y le entrego la medicina regenerativa.

—Eso creí, toma esto e inyéctaselo lo más rápido como te sea posible.

Era algo que Ian no esperaba, fue mucho más fácil de lo que imaginaba. Ahora podría despertar a Marianne y así limpiar su conciencia.

Antes de marcharse Ian le mostró un vídeo como gesto de agradecimiento por no crear una pelea innecesaria.

—Gracias por entregarme esto Phillips y como pago por ayudarme dejare que veas este vídeo, es una transmisión que fue emitida a nivel mundial donde Dimitri amenaza al mundo.

Phillips lo mira detenidamente hasta el final.

— ¿Por qué me muestras esto? Yo he estado preparado desde que comenzó el juego, siempre estuve consiente de que alguien traicionaría el acuerdo que hicimos. Sé que alguno de ustedes podría atacar de improvisto para de esta forma poder tomar ventaja en el juego.

—Así que tú también crees que alguien atacara antes de haberse cumplido el año, debo mejorar un poco más mis habilidades para pelear o seré el primero en morir, sin embargo te he mostrado este vídeo porque al parecer Dimitri no está jugando y no lo culpo, después de todo a obtenido el poder de uno de los tesoros divinos.

Con una sonrisa en el rostro Phillips le da la espalda mientras continua con las actividades que hacía antes de ser visitado por el joven.

—No te preocupes por Dimitri, no sé qué sea eso que tu llamaste tesoro divino pero no dejare que gane este juego; ahora si me disculpas seguiré con esto ya es hora de que te marches.

Con Marianne en grave estado no podía perder más tiempo y rápidamente salió de la cueva, pero antes que Ian desapareciera entre la oscuridad de la cueva Phillips preguntó.

— ¿Temes morir nuevamente?

Se detuvo tras escuchar esa extraña pregunta y antes de que pudiera decir algo, Phillips continúo.

—No somos tan diferentes Ian. Lárgate ahora que me estorbas.

Sin decir más, sigue adelante, no podía perder más tiempo.



Isla celestial.
22 de diciembre del 2026, 6:00 am.

Después de haber descansado Dimitri se prepara para marcharse en busca de los tesoros, sin embargo antes de partir se adentra al bosque donde lo esperaba el anciano.

La isla poseía un clima tropical, mientras más se adentraba al centro de ella la temperatura descendía rápidamente, los arboles eran cada vez más frondosos, a pesar de ser una isla era sorprendente encontrar un bosque en ella, aunque tratándose de una entrada al cielo no había mucho que discutir. El anciano se encontraba frente a un árbol gigante el cual tenía tallado en la corteza una palabra que le fue imposible entender a Dimitri.

Así que ya es hora de tu partida, te deseo suerte hijo mío.

Haciendo una reverencia, Dimitri aprovecha la oportunidad de estar frente a Dios e intenta resolver aquella pregunta que se ha guardado desde que era pequeño. Aquella pregunta que durante años jamás logró explicarse.

Disculpa que sea imprudente al hacer esta pregunta, pero no estaré feliz conmigo hasta que me contestes.

Mirándolo fijamente a los ojos, Dios se acerca al chico y le coloca su mano en el hombro.

Tu vida fue difícil y llena de tragedias, lo sé muy bien, pero jamás decidí que estuvieras solo, yo no puedo interferir en las vidas de mis hijos, son ustedes mismos quienes eligen como vivir y hacia qué dirección seguir.

Quitándole bruscamente la mano de su hombro, Dimitri le responde exaltado.

¿Tú no decidiste? Dime una cosa más, si en realidad tú no decides por los demás ¿Por qué te haces llamar Dios? Desde pequeño siempre trate de cuidar a mi hermano y soporte a mi madre ¿para qué? Para que tú te quedaras de brazos cruzados mientras veías como me inyectaban la sangre de este maldito demonio. Pudiste ahorrarme este maldito sufrimiento.

Suspirando después de escuchar las quejas de Dimitri le da la espalda, el viento sopla fuertemente hacia el sur haciendo que los arboles botaran hojas, dando una pequeña pausa a la conversación. Dimitri comenzaba a desesperarse esperando la respuesta de Dios; estaba a punto de continuar cuando escucho la voz del anciano una vez más.

En verdad siento todo lo que te ha ocurrido, pero hasta Dios necesita sacrificar a uno de sus hijos para salvar a millones más, vi en ti un potencial que necesitaba despertar; deje que la vida siguiera su flujo, necesitaba que te volvieras más fuerte, que despertaras y te dieras cuenta que la vida no es un cuento de hadas. Ahora por fin estás listo para lo que está por venir.

Los ojos de Dimitri comenzaron a emitir una pequeña luz, la furia estaba apoderándose de él nuevamente. La cruz en su cuello al igual que sus ojos emitía destellos; estaba despertando el poder del cáliz nuevamente.

¿Así que solo me usaste para tus sucios propósitos? ¿Fui un simple peón que dejaste devorar?

Antes que Dimitri lograra despertar el poder del cáliz apareció de entre los arboles el jugador uno que en un rápido destello hizo aparecer en la mano derecha su tesoro divino entregado por Dios y presionando su cuello con la espada logra tranquilizarlo.

¿Qué tratas de hacer idiota? No debes usar tu poder en este lugar, recuerda quien está frente a ti.
Ignorando por completo al encapuchado que aún mantenía la espada en su cuello, continúo hablando con Dios.

— ¿Tienes guardaespaldas? ¡Cobarde! No debería sorprenderme después de todo, tu vida es más importante que la mía.

Dios se acerca a los jóvenes y delicadamente aleja la espada del cuello de Dimitri, que tomando por sorpresa a ambos jugadores abraza al chico, haciendo retroceder a Beowulf unos pasos.

Enserio lo lamento hijo mío, siempre supe que te vengarías conmigo y no haré que nadie se entrometa si ese es tu deseo. ¿Deseas matarme en este instante?

Beowulf estaba asustado por la decisión que tomaría Dimitri y trata de alejarlo, pero antes que intentara algo es detenido por Dios.

Quédate en tu lugar y no te entrometas, él tiene derecho de hacer lo que desee, después de todo yo hice de su vida un infierno por mis caprichos.

Dimitri estaba confundido, no tenía idea de que hacer en estos momentos; dejo caer una lágrima. Aquel brillo en sus ojos había desaparecido, al igual que el destello en la cruz invertida que colgaba en su cuello.

¿Por qué me hiciste sufrir de esta manera? Después de que me inyectaran la sangre del demonio me quede completamente solo, me aleje de mi hermano y de Nathalia me condenaste a un infierno.
Abrazándolo con fuerza, tratando de esta manera hacerlo sentir seguro, le responde con un tono de voz cálido.

Hijo mío, si decides seguir mi plan tal y como lo pensé desde el día en que naciste te prometo que no será en vano tu sufrimiento, tienes el potencial para terminar con este juego macabro que ha creado el rey del inframundo.

Dejo salir un pequeño suspiro y con lágrimas en el rostro Dimitri lo abrazo, a pesar de todo lo que había sufrido en su vida, confiaría una vez más en Dios.

Si llegara a seguir tu plan volveré a estar solo, no cambiaría nada, además no podría ganar yo solo este juego.

Tienes razón hijo mío, pero yo jamás he dicho que jugaras solo.

Confundido por las palabras de Dios se suelta y retrocede unos pasos, mientras lo mira directamente a los ojos.

¿No jugare solo? ¿Qué me tratas de decir?

Dándole la espalda mientras retornaba a la cabaña el anciano le responde.

Te he dado desde que eras pequeño algo de que sujetarte para que tu sufrimiento no sea tan insoportable, te di esperanza y amor. Ahora para este juego estos sentimientos que te mantenían vivo se volverán tus mayores armas.

Así que seguiré estando solo.

El anciano voltea mostrándole una sonrisa.

¿No crees que sería más divertido si tu descubrieras durante el transcurso del juego quienes son tus aliados y quienes tus enemigos?

Escuchar aquellas palabras solo hacía enojar a Dimitri, sin embargo había decidido confiar en los planes de Dios, así que no diría nada al respecto.

El encapuchado se acerca rápidamente al anciano y sin ser escuchado por Dimitri le susurra al oído, tras recibir una respuesta hace una pequeña reverencia con la cabeza y tras un destello de su espada desaparece de la vista del joven ojos rojos.



Tras caminar por varios minutos regresaron nuevamente a la cabaña. Dimitri estaba listo para marcharse mientras que el anciano tomando una actitud más seria dirige sus palabras hacia el jugador cero y su demonio acompañante.

¿Conocen cuáles son los tesoros divinos?

Belzebuth que aún seguía fuera del anillo deja salir una carcajada.

Los tesoros divinos son tres poderosas armas que todos los demonios desean poseer, sin embargo no se nos tiene permitido utilizarlos. Todos en el infierno tienen entendido que están escondidas en la tierra y que su poder es tan destructivo que si las tres se juntaran podrían destruir el mundo en cuestión de segundos y sin mayor esfuerzo; lamentablemente es lo único que se sobre los tesoros, en el infierno está prohibido hablar sobre este tema.

Dios continúa.

Efectivamente, su poder es inimaginable, después de todo, esas armas fueron creadas por nosotros antes que la vida comenzara a fluir en la tierra. Los tesoros divinos contienen el poder infernal y celestial, eso quiere decir que si algún humano con malas intenciones las obtiene podría desatar el mal en la tierra.

Sin entender por completo, Dimitri se levanta de su asiento y dirigiéndose al anciano le pregunta exaltado.

Si son tan peligrosos ¿porque las crearon?

Tratando de evitar mirarlo a los ojos le respondió.

Los tesoros fueron creadas como gesto de alianza entre el cielo y el infierno.

Aun no entiendo el motivo por el cual los crearon. —Dimitri esperaba una respuesta más extensa y especifica.

El anciano observó el deseo de conocimiento del joven e intentando revelar todo acerca del tema.

Para que Satanás aceptara el tratado de paz entre el cielo e infierno y mantuviera su palabra de no atacar la tierra que estaba a pocos años de nacer vida en ella me obligo a crear los tesoros divinos. Tenía claro que todo esto era una trampa para declarar nuevamente la guerra a los habitantes del cielo. —dejo salir un suspiro antes de ser interrumpido por Dimitri.

—Si era claro que era una trampa. ¿Por qué aceptaste?

—Lucifer fue mi ángel favorito hasta que me traiciono siglos atrás y desatara la guerra del génesis. Como todo un padre que soy, mantuve las esperanzas que un día regresaría a mí pidiendo perdón y sin pensarlo cree junto a él los tesoros divinos.  Creí que aún había parte de mi hermoso ángel misericordioso dentro de aquel ser maligno.

Después de escuchar la explicación, Belzebuth lo interrumpe.

Si ustedes fueron los creadores de estas armas. ¿Por qué mi padre teme tanto a ellas? ¿Pensé que habías dicho que él desea poseerlas para sus propósitos?

El anciano seguía evitando las miradas del jugador y su demonio.

—El poder que generan juntas es tan poderoso que podría incluso acabar con nosotros en un segundo. Satanás envió a Dimitri a buscar los tesoros porque es el único jugador puro de corazón que no desea el poder, haciéndolo el sujeto perfecto para los planes de tu padre. Una vez los tesoros estén en poder de Dimitri, será muy fácil para Satanás arrebatárselos de las manos. Él entiende perfectamente que jamás usaría los tesoros en su contra.

Dimitri estaba molesto al escuchar que solo está siendo usado por Satanás, se dirige de inmediato hacia la salida de la cabaña azotando fuertemente la puerta. El anciano y Belzebuth  van tras él rápidamente.

Habían logrado alcanzar al joven, estaba sentado en la arena mientras observaba aquel mar tan pacifico.

Discúlpame por decirte todo esto, pero si te he confiado esto es porque tengo fe en ti y sé que podrás detener este juego tan macabro. —Dios intenta animarlo.

Mirando al anciano directamente a los ojos Dimitri no muestra expresión alguna.

Seguiré tu plan al pie de la letra sin arrepentirme, pero necesito que me des más información sobre los tesoros; dime todo lo que tengo que conocer sobre ellos.

La cara del anciano se observa más aliviada y sonriendo coloca la mano en el hombro de Dimitri mientras el demonio exaltado y con voz de autoridad se dirige a ambos.

¡Espero que sepan lo que están haciendo mi padre no es tan fácil de burlar!  ¡Les ayudare a estropear los planes del rey demonio a cambio de liberarme del infierno!

Había entrado por fin al anillo, pero las últimas palabras de Belzebuth habían dejado sin palabras a ambos, ninguno de los dos se esperaba la petición del demonio. El lugar había quedado en silencio por unos instantes y habiéndolo pensado cuidadosamente Dios le responde.

Tenemos un trato Belzebuth, pero si no logras hacer que Dimitri gane el juego te enviare directo al limbo.

Se escucha una risa proveniente del anillo.

¡Tenemos un trato maldito anciano!

Era muy extraño para el chico, hasta este día jamás hubiera pensado que un demonio podría hacer tratos con Dios. Fueron unos días muy extraños para él y de la nada una puerta dorada se eleva de entre la arena; el anciano inmediatamente se acerca a la puerta.

Esta puerta te llevara de nuevo a la civilización, esto te ahorrara mucho tiempo de viaje.

Antes de irme debes decirme todo lo que sabes sobre los tesoros.

No lo he olvidado, sin embargo quiero que me prometas que no importa que suceda en el transcurso del juego tú te mantendrás firme a tus creencias.

¿Por qué dices eso en este momento?

Mirando hacia al cielo el anciano suspira, pareciese que fuera difícil continuar.

Hace muchos siglos atrás perdí a mi mejor ángel, alguien que jamás creí que se obsesionara por el poder. Hasta estos días no puedo dejar de pensar que ha sido mi culpa, si no lo hubiera consentido tanto, si no le hubiera dado tanto poder él jamás se hubiera transformado en el demonio que conocen todos. Debes recordar siempre la razón por la cual peleas, y por quien peleas.

El joven de ojos rojos le entrega una sonrisa burlona al anciano.

No te atrevas a compararme con Satanás.

—Ya es hora de que te diga lo que se de los tesoros divinos. —el anciano le regresa la sonrisa.

Ya era hora de que lo digieras pensé que me quedaría en la isla por años esperando a que hablaras sobre el tema.

Una risa salió del anciano, aquellas faltas de respeto le parecían hilarantes. Habían pasado siglos desde la última persona que se comportó tan irrespetuoso con él.

Existen tres tesoros esparcidos por todo el mundo de las cuales dos de ellos ya han sido encontradas.

¿Alguien más posee otra reliquia? Pensé que era el único, ahora será más difícil ganar el juego.
Callando al chico con la mirada continúa hablando.

El cáliz dorado, la espada del rey y la corona espectral, todas ellas conforman los tesoros divinos. El poder de todas ellas es inimaginable pero muy difícil de utilizar por separados.

¿Estás diciendo que el cáliz será imposible de controlar?

Jamás he dicho que no se pudiera controlar, pero para que lo logres necesitas la corona espectral.
Dimitri comienza a sonreír despreocupadamente mientras le da la espalda al anciano.

Es por eso que quieres que recolecte el tesoro faltante, para que pueda controlar el inmenso poder del cáliz.

Correcto, la espada del rey ya ha sido tomada por alguien más y el único tesoro que esta sin ser encontrado es la corona espectral.

Eso lo entiendo, pero ¿Qué es lo que hace con exactitud la corona?
El anciano dejo salir una risa.

Esperaba que me preguntaras; El cáliz dorado le da a cualquiera que lo use un poder inimaginable capaz de aterrorizar al mundo; la espada del rey le da a su poseedor el poder de controlar el espacio y tiempo; las dos reliquias son muy poderosas y muy útiles en la batalla, sin embargo ambas tienen un alto precio que tienes que pagar al ser usadas por separado.

¿Un alto precio? Tenía la sospecha que algo tan bueno no sería gratis…

Sin embargo, la corona espectral tiene el poder de protegerte de esos riesgos; aquel que posea la corona podrá controlar las reliquias a voluntad, ignorando los efectos secundarios de los mismos.

Mirando nuevamente al anciano lo mira directo a los ojos con incredulidad.

¿La corona realmente podría hacer que pueda controlar el cáliz?

No tendrías ningún problema al usarlo con libertad es por eso que debes apresurarte y encontrar la corona antes que alguien más lo haga.

La puerta dorada se abre repentinamente y una luz ciega a Dimitri mientras una ráfaga de viento lo empuja hacia su interior, sin poder sostenerse, es succionado al interior en cuestión de segundos.




Alemania, escondite de la organización.
22 de diciembre del 2026, 5:00 pm.

Ha trascurrido un día desde que Ian se encontró con el jugador número tres, su viaje lo había llevado hacia un bosque muy extraño y lleno de animales desconocidos, sin embargo esto no lo detuvo. Todo esto habrá valido la pena después de ver despertar a Marianne y salvarla de su horrible destino que él había ayudado a forjar.


El líder de la organización tras un largo viaje logra llegar al escondite y sin perder el tiempo se dirige rápidamente a la habitación donde tienen a la chica. Entra de inmediato y ordena rápidamente colocarla fuera de la capsula; temiendo que fueran asesinados por él si no cumplían con sus órdenes toman a Marianne de inmediato.

Es colocada en una camilla; los signos vitales empiezan a caer rápidamente, es cuestión de segundos para que ella muera, la capsula era lo único que la mantenía con vida; uno de los doctores que estaba en la habitación le grita a Ian al observar que estaba a punto de morir la chica.

¡Maldito regrésala a la capsula o morirá!

Las demás personas que estaban en la habitación se alejaron de él, mientras que Ian observaba como el doctor estaba sacando un arma entre su ropa.

El joven rubio parecía no tomarle importancia las acciones del sujeto; estaba preparándose para inyectar a la chica.

¿Me quiere matar doctor? No le recomendaría sacar esa arma.

Tengo todo el derecho de matarte maldito, como se atreve a seguir sacrificando más vidas por sus caprichos. No mereces vivir en este mundo. —Su cuerpo temblaba, una gota de sudor cayo de su frente.

Todo estaba preparado y antes de que inyectara a la chica, Ian miro fijamente al doctor y con una enorme sonrisa en el rostro tomó su arma, la cual siempre lleva con él y le disparo repetidas veces al doctor antes que pudiera reaccionar. Murió de inmediato.

No necesite usar el poder del anillo contra él, murió como vivió, patéticamente.

Después de encargarse de la molestia, prosiguió a inyectar a Marianne, todas las personas estaban observando detenidamente el resultado de aquel líquido que le fue inyectado, esperando un milagro para evitar la muerte de la chica.

Segundos después de ser inyectada por Ian su cuerpo comienza a brillar de un color azul intenso, lentamente sus brazos y piernas comienzan a crecer mientras que sus signos vitales comienzan estabilizarse, todas las personas que estaban en la habitación estaban sin palabras, era un milagro, jamás hubieran creído que alguna medicina existente en este mundo podría hacer que se regeneraran las partes del cuerpo.

 En un par de minutos las partes del cuerpo de la chica habían dejado de crecer y sus signos vitales estaban estabilizados, rápidamente es llevada a la habitación de Ian donde podría descansar hasta que se recuperara.


24 de diciembre del 2026, 5:30 am.

Han pasado casi dos días desde que Marianne fue salvada por la vacuna y sus signos vitales volvieron a la normalidad, el jefe de la organización no ha dormido desde entonces esperando el despertar de la chica.

Se escuchan pasos acercándose a la habitación, era uno de sus subordinados. Dirigiéndose a Ian hace una reverencia mientras trata de hacer el menor ruido posible para no molestar a la chica.

Mi señor tenemos noticias sobre uno de los tesoros.

Ian se levanta de su asiento y tomando al hombre por el brazo lo saca de la habitación para poder hablar con libertad sin molestar a Marianne.

¿Qué es lo que has dicho? ¿Enserio lo han encontrado?

Con el mayor respeto posible vuelve a hacer una reverencia.

Hemos escuchado la historia de una corona que fue entregada por Dios a un antiguo rey el cual antes de morir la oculta por temor a que manos indignas pusieran sus manos en ella; es una historia que fue contada de generación en generación a través de los siglos. Según lo investigado todo esto proviene de Jerusalén. Sé que esto no es mucha información, pero la señorita Marianne nos ordenó informar cualquier pista que encontremos acerca los tesoros faltantes.

Esto podría ser bueno, talvez solo sea una historia no comprobada pero si encontrar uno de los tesoros es la única manera para poder enfrentar cara a cara a Dimitri, entonces no podría desperdiciar ninguna información; de inmediato ordeno preparar un avión con destino a Jerusalén.


8:15 am.

Ya habiendo planificado la salida hacia Jerusalén, Ian entró una vez más a la habitación donde reposaba la chica para despedirse. La miro detenidamente intentando explicarse como Marianne había logrado penetrar todas sus defensas, había llegado a una parte dentro de su ser donde nadie jamás había entrado, su corazón. La beso en los labios antes de partir, y susurrando al oído de la chica como si lo escuchara le entrega las palabras más sinceras jamás dichas por él.

Lamento que no pueda estar aquí cuando despiertes, pero prometo que cuando regrese seré yo quien te proteja. Tú no sangraras a menos que yo sangre, seré tu guardaespaldas y todo lo que quieras que sea.

Marchándose de la habitación mira por última vez a la chica antes de salir en búsqueda de la corona. Esperando regresar con uno de los tesoros en su poder se dirige a toda prisa hacia Jerusalén.



Israel, ciudad de Jerusalén.
22 de diciembre del 2026. 1:00 pm.  

Han pasado horas desde que Dimitri fue succionado por la puerta; se encuentra tirado en una ciudad extraña, jamás había estado en ese lugar, hacía mucho calor y su ropa no era la adecuada, su vestimenta llama mucho la atención. Tratando de pasar inadvertido se acerca a un hombre que al parecer era residente del lugar y le pide su ropa a cambio de la suya; mirando a Dimitri detenidamente acepta por temor al ver esos ojos rojos y el cabello blanco.



Habiéndose cambiado de ropa siguió caminando en busca de alguna pista que lo llevara a la corona espectral. Belzebuth rompe el silencio.

Oye chico por fin recuerdo que lugar es este, al parecer fuimos enviados a la vieja ciudad de Jerusalén.

Ahora que lo mencionas creo que tienes razón, pero esto no nos dice nada acerca de la corona ¿Dónde empezaremos a buscar?

Con un tono molesto le contesta el demonio.

¡Idiota! Jerusalén está lleno de pistas, pero al ser enviados tan cerca de ese lugar creo que deberíamos ir primero ahí.

¿A qué lugar te refieres?

¿No es obvio? ¡Iremos a la iglesia del santo sepulcro! —La risa del demonio hizo eco en la mente del joven. —Los nombres que le dan los humanos a las cosas son graciosos, nosotros tenemos un nombre más adecuado para ese lugar.

Por fin tenían una pequeña pista, la corona podría estar cerca, la puerta no los enviaría a este lugar si no quisiera que fueran.

Dimitri estaba dirigiéndose a la iglesia cuando observo a un hombre encapuchado entrar a una casa; esas capuchas eran reconocidas por el joven, eran las mismas que usaban los tipos malos en Tokio.
No pierde el tiempo y se acerca cautelosamente a la casa e intenta escuchar las voces que se encontraban dentro.

¿Debemos informar al señor Ian acerca de este pequeño relato?

Claro que es necesario, recuerda lo que nos dijo la señorita Marianne; en estos momentos toda la información es necesario.

Entendido jefe, en este momento me comunicare con los del cuartel en Alemania.

El joven de ojos rojos escuchaba cada palabra dicha por los hombres y repentinamente se escucha un golpe.

¡Estúpido infeliz! ¿Qué estas tratando de hacer? No es seguro mandar información por ningún medio electrónico, recuerda que el tipo de la capucha azul logro manipular todas las estaciones de radio y televisión del mundo. No podemos arriesgarnos bajo ningún motivo.

¿Crees que pueda interceptar nuestras llamadas o correos? ¿No están siendo un poco paranoicos?

— ¿Paranoicos? Recuerda que el encapuchado azul es el que asesino a nuestros camaradas en Japón y es el dueño del cáliz, hizo desaparecer un país en pocos segundos. ¿Crees que somos paranoicos?

Lo siento, creo que lo había olvidado. —inclino su cabeza e intento ocultar la vergüenza que sentía en ese momento.

—Cuida tus palabras, que el amo Ian no te hubiera perdonado. Ahora ve a la guarida en Alemania, un helicóptero te esperará en el mismo lugar de siempre.

Escuchando los pasos que se acercaban a la puerta, Dimitri corrió a esconderse mientras trataba de explicarse que era todo eso que hablaron sobre las transmisiones; siguió escondido hasta que por fin se alejó aquel hombre.

¿Qué esperas Dimitri? Ve a interrogarlo antes que se marche.

Olvidándose por unos segundos de las acusaciones que había escuchado, corre rápidamente tras él y evitando llamar la atención de las demás personas lo toma por la espalda y lo arrastra a la fuerza a un pequeño callejón; el hombre reacciona al ataque de Dimitri  y sacando un arma de su ropa apunta al joven ojos rojos.

Dimitri no poseía armas y sin tener opción levanta las manos  y se acerca lentamente al hombre mientras comienza a reír.

¿Enserio quieres dispararme, no sabes quién soy yo?

El miembro de la organización estaba a punto de disparar, no le importaba quien fuera, asesinaría a cualquiera que se entrometiera en su misión.

¿Aun no sabes quién soy, maldito? ¡Soy Dimitri Crow la peor amenaza de tu organización!

Comenzó a reírse Belzebuth, la actuación de Dimitri lo había emocionado.

¡Excelente, sigue con esa actitud te ayudare a hacer todo esto un poco más emocionante!

Las llamas comenzaron a cubrir el cuerpo de Dimitri y con una sonrisa aterradora en el rostro del chico siguió caminando hacia el hombre; el miembro de la organización estaba tan asustado que tiro su arma al piso y trato de correr, sin embargo era un callejón sin salida.

¡Por favor no quiero morir, hare cualquier cosa que me pidas!

Las llamas aumentaban cada vez más y Dimitri comenzó a reír frenéticamente mientras se acercó al hombre en segundos y en un movimiento difícil de seguir con la vista, lo tomó por el cuello.

¿Mi mano te está quemando? Te soltare si me dices cual es la información que le entregaras a tu jefe.

El joven estaba quemando el cuello del miembro de la organización, dificultándole de esta forma hablar.

¡Lo haré! ¡Lo haré! Suéltame por favor.

Las llamas del cuerpo de Dimitri comenzaron a desaparecer lentamente mientras lo soltaba, haciendo que el hombre cayera al piso. Belzebuth estaba disfrutando la actuación.

Fue excelente chico, hice que el cáliz nos regalara un poco de su poder evitando despertar a tu demonio, aunque no logre calcular la fuerza que tendría; este hombre morirá en segundos.

Viendo retorcerse de dolor al hombre, Dimitri le coloca la mano en el cuello y el anillo repentinamente comenzó a brillar haciendo que la quemadura desapareciera. Belzebuth sorprendido por lo que había hecho el chico, le pregunta sin creerse lo que había presenciado.

¿Cómo pudiste revertir la quemadura?

El hombre se trataba de poner en pie, Dimitri le suelta un golpe que lo hizo caer nuevamente, lo miraba con ojos atemorizantes.

¿Quién demonios te dijo que podías levantarte? Ahora dime todo lo que sepas sobre los tesoros o esta vez no me contendré y te haré sentir un sufrimiento inigualable.

El miembro de la organización estaba temblando de miedo y para evitar ser asesinado por Dimitri comenzó a hablar.

La señorita Marianne antes de que la organización tomara el poder sobre el Vaticano nos ordenó buscar cualquier tipo de pistas acerca de los tesoros y hace un par de días encontré un pequeño relato que hablaba de una corona entregada por Dios a un antiguo rey.

Dimitri lo levanto con una mano tomándolo por el cuello mientras lo comenzó a golpear en repetidas veces; con una sonrisa en el rostro veía como el hombre era incapaz de defenderse.

¿Crees que me importa lo que les ordeno hacer esa perra? Sé directo y dime todo lo que han investigado acerca de la corona.

Tratando de hablar lo más claro posible intentando no ser golpeado nuevamente por Dimitri le narró la historia que había escuchado.

Cuenta la historia que Dios bajo a la tierra para entregarle a un antiguo rey una corona que le concedió control absoluto sobre los humanos, este por temor a que cayera en manos indignas la oculto de los humanos avariciosos en algún lugar de Jerusalén, durante siglos la buscaron, pero nadie jamás la ha encontrado, convirtiéndose así en una simple historia de fantasía; eso fue lo único que escuche, lo juro.

Arrojándolo sobre la pared Dimitri lo mira directamente a los ojos mientras le lanza un golpe más justo en el rostro.

Entonces si se encuentra en Jerusalén ¿Eso es todo lo que sabes?

Tratando de recuperar el aliento mientras escupía sangre le contesto lo más rápido que le fue posible, evitando enojar más a su agresor.

—Otro fragmento de una leyenda similar menciona que una vez que la corona caiga nuevamente en manos mortales alertara al infierno y aquella bestia narrada en los sagrados escritos despertara de su letargo.

Belzebuth se había sorprendido al escucharlo.

¿Bestia? Jamás en mis años de vida en el infierno escuche sobre ello.

Suspirando profundamente Dimitri levanta al hombre e inmediatamente le ordena ir con Ian como se lo habían ordenado. Hizo jurar que jamás hablaría acerca de su encuentro.

No lo haré señor, jamás lo delatare. Alzando su mano le entrega a Dimitri un pequeño comunicador Estoy agradecido por haberme perdonado la vida, acepte esto como prueba de mi agradecimiento, así lograre informarle acerca de los planes de la organización.

— ¿Por qué me lo entregas?

—Me uní a la organización por el deseo de un mundo mejor, pero esto es todo lo contrario, desde que Ian tiene el poder nada es igual, no creo que nada cambie para bien. Y al verte perdonarme la vida, sé que aún existe gente bondadosa, gente que puede hacer un cambio en el mundo.

Con una sonrisa en el rostro, Dimitri lo acepta y se aleja rápidamente del callejón desapareciendo entre la multitud y dejando solo al hombre.



El jugador cero y su demonio acompañante continuaban caminando por las calles de Jerusalén, intentaban buscar su lugar destino; Belzebuth comenzó a hablar con el chico.

No confió en él, deberíamos tirar ese comunicador lo más rápido posible.

No me interesa si es una trampa, si en verdad lo fuera no me importaría, Ian querrá venir a buscarme gracias a esto, entonces esta vez no se escapara tan fácilmente. Aun necesito conocer cómo fue posible su escape en Japón.

El demonio comenzó a reír por las palabras del chico.

Has cambiado desde que te conocí, me empiezas a caer bien chico.

Basta de sentimentalismos, es hora de visitar la iglesia. —Dimitri aceleró el paso.

Ha llegado a la iglesia después de treinta minutos y había mucha gente dentro de ella al parecer la mayoría eran turistas, era imposible para él moverse con libertad sin llamar la atención así que camino por todo el lugar haciéndose pasar por visitante para tratar de encontrar pistas que lo condujeran hacia la corona.

Pasaron por una pared de apariencia extraña el anillo de Dimitri comenzó a brillar con gran intensidad y evitando llamar la atención cubre su anillo con la mano, todas las personas que estaban cerca del lugar habían visto esa gran luz que emitió su anillo; Dimitri salió del lugar inmediatamente antes que alguien comenzara a hacerse preguntas extrañas.

¿Por qué el anillo estaba brillando de esa manera? —El joven estaba confundido.

No tengo la menor idea, debemos volver creo que encontramos una pista.

En este momento no podemos regresar, esperaremos a que se tranquilice la situación.

Sin dinero, ni joyas no tuvo más remedio que ocultarse en un callejón por todo el día hasta que anocheciera, necesitaba regresar al lugar lo más rápido posible antes que Ian apareciera.

Una voz se escucha entre las sombras del callejón.

Hola Dimitri, ha pasado tanto tiempo.

Voltea rápidamente observando de esta manera al jugador número uno que aún mantenía su máscara puesta; Se coloca en guardia preparándose para lo que fuera.

    ¿Qué haces tú aquí? ¿Vienes a desquitarte por lo que sucedió en la isla?

Se escucha una pequeña risa por parte del encapuchado.

No te preocupes Dimitri no he venido a pelear solo te he venido a hacer un propuesta que sé muy bien no rechazaras.

¿Una propuesta? Quítate la máscara primero y muestra tu rostro cobarde.

No sería muy inteligente de mi parte mostrarte mi rostro después de todo seremos rivales más adelante en el juego.

¿Cómo quieres que confié en ti si no me muestras tu rostro? Al menos recuérdame tu nombre.
Apareciendo detrás de Dimitri  le contesta.

Solo dime cuervo; disculpa que no pueda mostrarte mi rostro, simplemente en este momento no sería adecuado, sin embargo creo que es necesario que veas una vez más a Nathalia.

Tomándolo desprevenido logra capturarlo y de inmediato lo golpea contra la pared; el odio en el rostro de Dimitri era evidente.

¿Cómo sabes de ella?

Desapareciendo de las manos del chico, el encapuchado vuelve a aparecer un par de pasos lejos de él y un destello de luz en su mano izquierda hace aparecer una espada que es inmediatamente apuntada hacia el jugador cero.

Jamás pensé que tu fueras el dueño de la espada del rey, cuando te vi la otra vez no creí que me estuvieras apuntando con una reliquia, sin embargo ¿crees que puedes luchar en contra de mi cáliz?
Hace desaparecer su espada.

Tu cáliz no es más fuerte que mi espada, tu reliquia te da poder ilimitado, pero no puedes controlarlo a voluntad haciendo inservible tanto poder; mi espada supera a tu cáliz por esa sencilla razón.

Dimitri comenzó a cubrirse de llamas mientras se acercaba lentamente al encapuchado.

¿Quieres que te demuestre la diferencia entre nuestras reliquias?

La espada volvió a aparecer en las manos de Beowulf y corriendo rápidamente hacia el poseedor del cáliz trata de evitar que la transformación en demonio se completara, sin que el chico pudiera ver sus movimientos el encapuchado corto el collar que poseía el poder del cáliz haciendo que las llamas desaparecieran rápidamente.

¿Cómo has podido llegar hasta mí sin que pudiera verte?

Tomando el collar del suelo Beowulf  le contesta.

Creo que el anciano ya te lo dijo, mi espada controla el espacio y tiempo; gracias a él puedo controlar mi reliquia a la perfección y deteniendo por unos instantes el tiempo fui capaz de acercarme a tu collar sin que pudieras ver todos mis movimientos.

Tenía muy claro su derrota, Dimitri pide perdón por su comportamiento, mientras se pone de rodillas.

¿El gran Dimitri se ha puesto de rodillas? Pensé que tendría un poco más de dignidad el gran destructor de Japón.

Se ha quedado callado, escuchando como continuaba burlándose de él, Beowulf repentinamente deja caer el collar de Dimitri al suelo mientras la espada comenzaba a emitir un gran destello.

¿Por qué me devuelves el cáliz?

Aunque me quedara tu cáliz no me serviría de nada, una reliquia no puede ser robada de esa forma, la única manera para tomar una reliquia que ha sido usada por alguien más, es asesinando a su dueño de lo contrario la reliquia jamás obedecerá y terminara matando al ladrón.

Dimitri toma su collar.

¡No me importa si me quieres asesinar para tomar mi reliquia, pero por favor concédeme mi último deseo; llévame a ver por última vez a Nathalia!

Siempre tuve la intención de llevarte, después de todo ambos se necesitaran para seguir adelante en este juego.

Levantándose rápidamente del piso toma del brazo al encapuchado.

¿Ella está involucrada en el juego?

La luz de la espada se hizo más fuerte y ambos desaparecieron del callejón sin dejar rastro.



Bosque desconocido, laboratorio secreto.
22 de diciembre del 2026, 7:00 pm.

Ha pasado un día desde que Ian visito el laboratorio, Anthony no ha aparecido por más de veinticuatro horas y el doctor empieza a sospechar que fue asesinado por los otros jugadores, sin embargo no era algo que le importara mucho. Su demonio acompañante Astarot empieza a cuestionarlo.

Oye maldito viejo, ¿Por qué sigues con esto? Recuerda que todos ustedes terminaran destruyendo el mundo cuando inicie el juego.

Eso es lo que tratamos de evitar cuando nos aliamos Anthony y yo, al ser un equipo no podrán derrotarnos tan fácilmente y así podremos ganar sin causarles graves daños a la tierra.

¿Que pasara cuando ustedes dos sean los últimos? Debo recordarte que solo uno podrá ganar y ese será el fin de su alianza.

Seré honesto contigo Astarot, me he preparado para esto y cuando el momento del gran final haya llegado le inyectare un antivirus que he creado secretamente mientras trabajaba en la vacuna; este es mi nuevo invento el cual anula los poderes demoníacos haciendo incapaz al cuerpo humano recibir poderes del inframundo.

Se escucha la risa del demonio mientras continua hablando.

Al parecer te he subestimado Phillips, será muy interesante ver la batalla final.

Se escuchan unos pasos acercándose al laboratorio, rápidamente Phillips toma el arma de la mesa y apunta a la puerta esperando que entrara la persona que había irrumpido la cueva. Antes de abrir la puerta se escucha la voz de Anthony.

Baje el arma doctor, soy yo.

Tranquilizándose, deja pasar a Anthony.

Disculpe la demora doctor, he estado ocupado en unos asuntos.

Mirándolo detenidamente, Phillips comienza a interrogarlo.

Sabes Anthony, siempre me he preguntado ¿dónde sacaste el dinero para este laboratorio y porque siempre desapareces?

Mostrando una pequeña sonrisa en su rostro le contesta.

Tiene razón doctor, usted ahora es de mi equipo debo decirle absolutamente todo lo relacionado con mis actividades.

Guardando silencio, el doctor espera escuchar la explicación de Anthony.

Desde pequeño siempre fui un hombre precavido e incluso antes de morir enterré un baúl repleto de dinero en un lugar donde nadie podría encontrar; después de haber asesinado a mis padres, la policía siempre creyó en mi inocencia y que la muerte de mis padres nada más fue una tragedia causada por un ladrón que entro a nuestra casa. Siempre fui precavido y enterré una gran cantidad de dinero esperando siempre lo peor, que alguien se diera cuenta que los asesiné encerrándome en la cárcel y haciéndome perder todo mi dinero.

Asesinar a tus padres es imperdonable, pero reconozco que fue muy astuto de tu parte enterrar el dinero en caso de perderlo todo.

Tenía la impresión que sus valores morales eran impecables doctor y tomaría el asesinato de mis padres como algo grave; no ha cambiado nada después de su muerte.

Mirándolo muy sorprendido Phillips se acerca a él.

¿Qué fue lo que acabas de decir? ¿Nos conocimos en el pasado?

Con una sonrisa burlona Anthony responde.

    ¿No recuerda nada de lo que paso antes de su muerte?

Recuerdo toda mi vida, sin embargo no puedo recordar nada de mi muerte; lo último que recuerdo fue haber estado en mi casa viendo la televisión ¿Dime que sabes tú de mí?

Nada en realidad doctor, es cierto que lo conocí en el pasado, pero fue en el hospital, usted me ayudo cuando me había fracturado la mano.

Phillips le da la espalda mientras continua con su trabajo, parecía estar muy decepcionado.

Aun no has explicado tus salidas diarias.

Tomando asiento Anthony le contesta.

Creí que lo había olvidado doctor, mis salidas diarias son para conseguir a personas que nos donen más dinero, estos meses en el laboratorio me han dejado sin dinero.

Siguiendo con su trabajo Phillips lo mira de reojo.

¿Has conseguido a alguien que este lo suficientemente loco como para patrocinar esta vacuna?

Levantándose de su asiento Anthony se dirigió a su recamara mientras contestaba.

Aún no hay nadie, es mejor que dejes de hacer todo eso; no terminaras a tiempo de producir las suficientes vacunas para todo el mundo.

Mirándolo a los ojos le contesto.

Tal vez no termine a tiempo, pero tratare de salvar a todas las personas que pueda antes que Dimitri actué.

¿Dimitri? Pensé que no había podido pasar la puerta ¿Cómo ha regresado del infierno?

El diablo juega sucio.

Deja salir un gran suspiro mientras le contesta. Anthony estaba a frente a su habitación.

Después de todo aun somos cinco jugadores.

¿No me preguntaras porque creo que Dimitri atacara primero?

Entra a la habitación y antes de cerrar su habitación le contesta en un tono un poco desinteresado.

No me importa si ataca antes de lo acordado, recuerda que nosotros somos dos y no podrá ganarnos fácilmente.

Había dejado nuevamente solo a Phillips en el laboratorio. Comienza a sentir desconfianza de Anthony, tenía un pequeño presentimiento.

¿Qué opinas de él Astarot?

Jamás he confiado en nadie y él no es la excepción, te ha ocultado todo este tiempo que te conocía desde antes que murieras y con respecto a sus salidas diarias… ¡No confió nada en él!



Estados unidos, hospital de Nueva york.
22 de diciembre del 2026, 7:00 pm.

Han sido transportados a uno de los muchos hospitales en Nueva york gracias a la espada de Beowulf; todo en el lugar se ve muy tranquilo, no hay mucho movimiento esta noche.

¿Por qué estamos en este hospital? —Dimitri estaba confundido, pero a la vez tenía la impresión de haber estado en este lugar antes.

Caminando silenciosamente evitando ser vistos por los guardias o los enfermeros llegaron a una habitación.

Llegamos, detrás de esta puerta se encuentra la mujer que has deseado ver después de tanto tiempo.
Los nervios se apoderaron del cuerpo de Dimitri. Detrás de esa puerta estaba la mujer que amo desde niño.

¿Por qué me ayudaste a reunirme con ella?

Ustedes necesitaban verse antes que el juego inicie.

¿Ella también está involucrada en el juego? ¿Es otra jugadora?

Beowulf le da la espalda mientras se aleja.

No es una jugadora, pero es pieza importante en este juego. Regresare por ti mañana no lo olvides.
Desapareciendo del lugar deja solo a Dimitri frente a la puerta de la habitación de Nathalia. Disponiéndose a abrir se escuchan pasos en la habitación. La puerta se abre lentamente dejando ver a la chica. La ventana de la habitación estaba abierta, la luz de luna iluminaba a Nathalia, esto hacia resaltar su belleza. Todos estos años habían hecho maravillas en ella, se ha vuelto muy hermosa desde la última vez que la recuerda y viéndola directamente a los ojos intenta hablar con ella, pero es interrumpido antes que él pudiera mover su boca.

Creí escuchar personas hablar detrás de la puerta ¿Qué necesitas? ¿Porque estás aquí?

Estaba sin poder decir ni una sola palabra y haciendo su mayor esfuerzo por no temblar, toma un poco de valor y le contesta.

Mi nombre es Dimitri Alexander Crow y he venido a visitarte, sé que es muy tarde, pero diferentes sucesos en el transcurso del día han hecho que este aquí.

Mirando detenidamente los ojos rojos y el cabello blanco del chico. La hermosa joven suelta una risa después de verlo nervioso. Parecía no importarle la apariencia de Dimitri en lo más mínimo.

Mi nombre es Nathalia Roselyne Williams es un placer conocerte, puedes pasar, no me caería mal un poco de compañía.

El chico entro a la habitación y aun nervioso tomo asiento, la chica se dirigió a la ventana mientras evitaba hacer contacto visual con Dimitri.

¿Por qué estás aquí? ¿Tú también me conoces?

Se levantó de su asiento y dirigiéndose hacia la donde estaba la chica le contesta. Nathalia sorprendida lo mira detenidamente. La luz de luna hacia ver claramente al chico, a pesar de sus extraños ojos había algo en él que la hacía sentir un sentimiento de calidez.

¿No tienes idea de quién soy yo? ¿No me recuerdas ni un poco?

Nathalia estaba demasiado apenada y alejándose de Dimitri volteo nuevamente hacia la ventana evitando verlo a la cara. El ambiente de la habitación se tornó un poco más tenso y ambos se habían quedado sin palabras después de este acercamiento repentino; la chica seguía viendo por la ventana.

En mis sueños siempre he visto un par de ojos rojos que me observan a cualquier parte que vaya. Al ver tus ojos hace unos segundos sentí algo dentro de mí que me hace pensar que te conozco de toda la vida. Como si algo dentro de mí gritara por salir. ¿Esto es felicidad?

Disculpa por acercarme tan bruscamente hace un momento, pensé que si me veías de cerca podrías recordar quien soy.

Suspirando le responde Nathalia.

Siempre veo las estrellas antes de dormir y susurro tu nombre esperando que esos ojos rojos que veo en mis sueños aparezcan ante mí.

¿Cómo conocías mi nombre antes de esta noche?

En mis sueños escucho repetidas veces tu nombre, es como una melodía para mí, sin embargo por alguna razón cuando trato de pronunciar tu nombre en mis sueños aparecen miles de cuervos que comienzan a atacarme sin razón alguna y cuando están a punto de matarme logro despertar.

Los ojos de la chica comienzan a llorar; Dimitri sin pensarlo la abraza tratando de consolarla mientras le susurra suavemente al oído.

Aunque la vida nos haya separado, nuestros corazones siempre se mantuvieron unidos ¿Qué sientes cuando vez mis ojos rojos, cuando escuchas mi nombre?

Las lágrimas continuaban saliendo de aquellos ojos color café claro; lo abraza fuertemente tratando de ocultar su rostro.

Tristeza y a la vez miedo; siento tristeza por no poder recordarte y miedo por no encontrarte, sin embargo esta noche mis miedos se transformaron en un sentimiento más cálido, por alguna razón al verte frente a la puerta, algo dentro de mi deseo fuertemente saltar a ti y abrazarte, aunque jamás te haya visto creo que te conozco de toda mi vida.

Dimitri trataba de no derramar lágrimas mientras consolaba a la chica.

Perdón por abandonarte y no cumplir la promesa; pero si me perdonas te prometo cuidarte los años que me quedan de vida.

La chica no paraba de llorar, cada vez las lágrimas se hacían más, mientras lo miraba directo a los ojos.

¿Por qué? ¿Por qué no puedo recordarte? ¿Por qué te amo tanto si solo en mis sueños he podido verte?

Nathalia comienza a debilitarse y antes de que cayera al piso es acostada en su cama rápidamente por Dimitri, le besa la frente intentando tranquilizarla.

Discúlpame por tanto sufrimiento, ahora que te he encontrado no dejare que nadie te haga daño.
Aquellos ojos cafés unieron miradas con esos temibles ojos rojos, la chica se acerca a Dimitri y en un inesperado movimiento lo besa delicadamente en los labios.

No me importa si no te recuerdo, algo en mi corazón me dice que te amé y que no te suelte nunca más.

Ambos se acostaron en la cama mientras los besos se hacían cada vez más intensos y sus caricias demostraban el amor que habían dejado pausado atreves de los años. Comenzaron a quitarse la ropa lentamente, los latidos de sus corazones se aceleraban cada vez más. Tras besos y caricias quedaron completamente desnudos. Dimitri  toma a Nathalia una vez más y abrazándola, le susurra delicadamente al oído.

Bajo esta luna tan brillante te prometo que siempre estaré a tu lado.

Después de escucharlo ambos cayeron presas de sus deseos, la luz de luna los iluminaba en aquella noche donde sus cuerpos y almas se unieron. En ese momento el cielo y el infierno se volvieron uno solo. Los ángeles y demonios danzaron entre sí.


Compartir en Google Plus

Acerca de Edd Lizt

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

3 comentarios:

  1. Gran capitulo , creo que deberias considerar que algunos de nosotros somos menores y censurar un poquito mas las las escenas xD .
    PD: Porque siempre que sale un capitulo me entero varios dias despues? xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje si llegara a censurar como que se perdería la esencia, y puedes seguir la página en Facebook para estar informado de cuando salen los capítulos :)

      Eliminar
    2. Por favor no le hagas caso a ese cuy (sin ofender) Sigue como sigues hermano. Gran historia (Y)

      Eliminar