Kemono no Rekishi (獣の歴史) Volumen 2, Capitulo 7: Su Llegada Se Acerca

Buenas a todos, aquí TheEliXZ un poco mas temprano que lo usual, pero tomaré esto como compensación por el atraso de hace 2 semanas, sin mas les dejo otro capitulo mas de Kemono no Rekishi.

                                                                        Capítulo 7
                                              Su Llegada Se Acerca
Hoy es lunes 22 de diciembre, aún sigo en el hospital, por alguna razón no me dejan ir a pesar de ya estar bien, todas me han estado visitando estos siete días en el hospital, aunque cinco de ellos estaba dormido, es muy temprano, todas siguen en la escuela, excepto Nana-chan, ella dejo la escuela, Nana-chan está durmiendo sentada a un lado de la cama con su cabeza apoyada al otro extremo de esta, el ver su calmado rostro dormido me tranquiliza, ella no para de culparse por lo que paso en el edificio.
  -Yuki-Oniichan.- Ella habla dormida.
  -Aquí estoy Nana-chan.- Le respondí despacio mientras acerque mi rostro al suyo.
  -Solo llámame Nana, como antes ¿Si?- No pude evitar soltar una pequeña risa, ella me respondía dormida.
  -Nana.- Le susurre al oído.
Ella empezó a abrir sus ojos.
  -Ah… ¡¿Ah?! ¡¿Yuki-Oniichan?!- Ella se aleja su cabeza de la cama rápidamente.
  -Buenos días, Nana.
  -Ah… Buenos días, ¡Espera! ¡¿Nana?!
  -Tú me pediste que te llame así.- Aunque estabas dormida.
  -¿Lo hice?
  -Si.
  -…- Ella se queda pensando apoyando su mentón en su mano.
  -¿Dormiste bien?- Le pregunte.
  -Si ¿Por qué preguntas?
  -Porque babeaste toda la sabana y aun tienes baba en la boca.
  -¡¿Ah?!- Ella se limpia rápidamente la boca.
Empecé a reírme un poco.
  -¡No te rías!
  -Lo siento, lo siento.
  -Yuki-Oniichan, cambiando de tema…
  -¿Eh? ¿Qué sucede?
  -Te lo diré.
  -¿Qué me dirás?
  -La razón por la que le temo a esas cosas.
  -Nana… no tienes que decirme si no quieres.
  -Te lo diré, así que escúchame.
  -Si.- Asentí con la cabeza.
  -Hace trece años, yo tenía alrededor de dos o tres años, nunca conocí a mis padres y desde que recuerdo viví en un orfanato, había muchos niños y niñas ahí, y también muchos adultos, todos éramos amigos, el día del incidente, todos estaban muy alarmados y asustados luego de ver a criaturas extrañas en la ciudad, y luego eso apareció, su horrible figura sin rostro y sus espantosas alas color negro, empezó a destruir el orfanato hasta no dejar nada, el mato a todos mis amigos delante de mí, pero por alguna razón, aunque volteaba a verme el no hacía nada, todos mis amigos despedazados delante de mí, sus gritos, su llanto, su sangre, ellos gritaban mi nombre, me llamaban, yo no podía moverme, tenía mucho miedo, cuando parecía haberse ido aparece detrás de mí y luego explota de la nada, me desmaye, desperté en un laboratorio y tenía una increíble fuerza, pero seguía con mucho miedo, luego supe que exploto debido a que la reanimación era por tiempo limitado y debido a eso su sangre se filtró en mi convirtiéndome en prácticamente uno de ellos, no dije una palabra en un par de meses hasta que me transfirieron a otro laboratorio, justo ahí vi a un niño como yo, asustado, con una expresión horrible, pero más que miedo lo que el tenia era odio, no me fue muy bien con el antes, pero él me hablo.
  -Kazuki-san ¿Verdad?
  -S… Si.
  -Respóndeme algo.
  -¿Q-Que es?
  -¿La vida tiene sentido alguno?
  -No lo sé… No lo creo.- Esta situación me parece conocida.
Con esa conversación acabada Nana siguió.
  -Pude ver que él y yo no éramos tan diferentes, luego de que el me digiera eso ambos nos abrazamos, y creo que me empezó a gustar desde entonces, ambos no hicimos buenos amigos y nos ayudábamos el uno al otro, Yuki-Oniichan ¿Recuerdas?
  -Claro que lo recuerdo.
  -Tú fuiste quien me saco de un estado del que nadie hubiera podido sacarme, pero luego de reencontrarme con esa cosa en aquel laboratorio hace meses, aquellos recuerdos de los niños y adultos del orfanato pasó por mi mente y no podía soportarlo.
Me levanto de la cama y me acerco hacia ella, me arrodillo detrás de su silla y la abrazo fuertemente desde atrás poniendo mi cara pegada a la suya.
  -Nana.
  -¡Buenas!- Un grito con un alegre tono se escucha desde la puerta y esta se abre de golpe mostrando a Haruka con una gran sonrisa en la cara, justo detrás de ella estaban Takahashi-san, Yumeko y Rin-san.
  -¡¿Qué están haciendo?!- Exclama Haruka abriendo mucho su boca.
Rápidamente dejo de abrazar a Nana, Haruka parece impactada pero me preocupan más la otras tres, las cuales siempre tienen un rostro serio, tienen una expresión de odio e instinto asesino sobre mí, realmente no entiendo el porqué de esa mirada.
  -¿Me… podrían decir por qué me miran así?
  -Por nada en particular.- Respondieron Takahashi-san, Yumeko y Rin-san al mismo tiempo, mientras miraban hacia otro lado.
  -Ustedes se llevan muy bien.
  -¡Onii-chan! ¡Explica por qué estaban abrazados así!
  -Bueno…
  -Es porque Yuki-Onii-chan me ama.- Dice Nana.
  -¡Ah!- Eso no vino de Haruka, era Takahashi-san, ella había cambiado su expresión a una que se veía un tanto triste y baja su mirada.
  -¿Verdad Yuki-Oniichan?
  -Bueno…- Creo que le diré la verdad.- Te amo pero… no de esa forma, creo que te amo como a una hermana, además me dices “Yuki-Oniichan” ¿Verdad?
  -¡¡ESO NO!!- Haruka da un fuerte grito que hace eco en esta cerrada habitación.
  -¡¡YO SOY TU HERMANA!!
  -Haruka cálmate.- Me acerque a ella y tape su boca.
¿Qué es esto? Esta… ¿Lamiendo mi mano?
  -¡Oye! ¡Haruka! ¡¿Qué haces?!- Quite mi mano de su boca, mi mano está llena de la saliva de Haruka.
  -Delicioso.- Asqueroso diría yo.
Giro mi mirada hacia Takahashi-san y veo que su rostro se ve un poco más tranquilo, será que ella y yo éramos…
  -Yuki-san ¿Puedo pasar?- Esa es la voz de la enfermera.
  -Sí, pasa.
  -Lamento interrumpirlos, pero Yuki-san hemos terminado los estudios que teníamos que hacerle y ya puede irse a casa.
Me quede mirando el angelical rostro de la enfermera y escuchando su amable voz mientras recuerdo lo bien que me cuido, solo vino para recordarme que debo irme hacia una casa llena de mujeres locas.
  -¿De verdad? En realidad quisiera quedarme, de hecho creo que me siento un poco enfermo.- Finjo toser.
  -¡Hey!- Las miradas de todas dan miedo, pero lo que da más miedo es su sincronización al hablar.
  -Bien, ¿Nos vamos?
Luego nos dirigimos a casa.
                …
Hemos llegado a casa, estamos todos en la sala, Takahashi-san, Yumeko y Haruka hablas sobre sobre lo que hicieron hoy en la escuela.
  -Por cierto Yuki-Oniichan ¿Por qué almuerzas siempre en la azotea? ¿Qué no le tienes miedo a las alturas?- Me preguntó Nana.
  -La cerca que hay ahí me da más seguridad, quizás me ayude a quitarme ese miedo.
  -Esas cercas ya no sirven ¿Debo recordarte que ya te lanzaste de ahí una vez?- Dijo Haruka.
  -Bueno… No sé qué estaba pensando en ese momento, quizás el antiguo yo “Suicida” vio la oportunidad y solo se lanzó, pero… realmente no sé por qué me lancé.- Y ahora que lo pienso tampoco sé por qué intentaba suicidarme tanto antes.
Un gran silencio tomo la habitación hasta que Haruka lo rompió.
  -Nana-san ¿Por qué ya no vas a la escuela?
  -Es inútil, la verdad tampoco Yuki-Oniichan debería ir ¿Por qué sigues asistiendo?
  -Creo que es una forma de pasar el rato.- Respondí indiferente
  -Pero si cuando estábamos confinados en aquel laboratorio nos dieron estudios a nivel universitario.
  -¡¿Nivel universitario?!- Exclamo Haruka.
  -¿A ti no?
  -A mí solo me hacían pruebas todos los días por dos o tres horas y luego iba con mi familia.
  -Creo que se debe a la diferencia de laboratorios.
  -Pero el encargado del laboratorio en el que estuve también era el doctor Takeru.
  -Haruka…- Le dije.
  -¡Perdón! ¡Lo siento! Yo…
  -No importa… solo evita nombrar a esa persona mientras estoy yo, me pone de muy mal humor.- Dije eso mientras me sentaba con las piernas abiertas y mi brazo derecho apoyado en mi rodilla y mi mano cubriendo mi rostro.
  -Onii-chan…
La imagen de Haru siendo devorada por Leviatán, mientras sus extremidades y sangre se desparraman pasa por mi mente causándome náuseas.
  -Lo siento, debo ir al baño.- Dije cubriéndome la boca.
Al llegar al baño vomité toda la comida de esos dos días de hospital en el inodoro, luego fui a buscarme ropa y me tomé una ducha.
Todos esos pensamientos se fueron de mi mente mientras estaba en la bañera, de repente siento el ruido de la puerta y volteo hacia allá. La persona que está parada ahí no es nada más ni nada menos que Rin-san quien esta desnuda metiéndose mientras me baño, otra vez, puedo saber que es ella aun si mis ojos solo estaban viendo su gran “Zona pectoral” por decirlo de una manera que no suene tan pervertida.
  -Rin-san, te dije que no te metieras más mientras me baño.
  -Usted es tan pervertido que me reconoció mirándome los pechos y no el rostro.- Ganó por ahora.
  -¡Oye soy un hombre!, además tu eres una mujer ¿No te avergüenza mostrarle tu cuerpo a un hombre que no amas?
  -¿Quién dijo que yo no lo amaba?- ¡¿Qué?! ¡¿De verdad?! ¡¿Qué clase de declaración pervertida es esta?!
  -Este…
  -Es broma.
  -No juegues con los sentimientos de un hombre por favor.
  -En realidad yo a usted lo odio.
  -Eso dolió.
  -Es broma, aunque la anterior broma no fue una broma.- Esto es un poco confuso, creo que me perdí.
  -Bueno, permíteme salir.
  -Salga.
  -Preferiría que tú salgas primera.
  -¿De qué se avergüenza? Todas en esta casa ya lo vimos desnudo aunque sea una vez.
  -¿No deberías estar limpiando?
  -Lo estoy haciendo.
  -¿Cómo?
  -Un clon mío limpia y yo estoy aquí.- Cierto es maga.
  -Ahora que lo mencionas quisiera hacerte algunas preguntas sobre tu magia.
  -Solo pregunte.- A pesar de que ambos estamos desnudos la situación empezó a ser menos incomoda que antes.
  -¡Oye! ¡¿Qué haces?!- Ella se metió a la amplia bañera y se situó enfrente de mí.
  -Yo también quería tomar un baño.
  -Pero…
  -¿Va a comenzar las preguntas sobre magia?
  -Bien, ¿Todas las personas pueden hacer magia?
  -Todas las personas poseen magia, pero no todas pueden usarla.
  -¿Cómo tengo que hacer si quiero usarla?
  -Tendría que estudiar mucho.- ¿Estudiar?
  -¿Alguien en esta, casa además de ti, usa magia?
  -Haruka-sama tiene la habilidad de sentir la presencia de personas, aunque lo usa inconscientemente eso es magia.- ¿Haruka? ¿En verdad?
  -¿Y yo?
  -Todas sus habilidades provienen de su parte bestia, pero hubo una vez en la que uso magia.
  -¿Cuándo fue eso?
  -En la pelea con el Shinigami usted uso esa espada la cual tenía algo escrito, esas eran runas mágicas y esa habilidad...
  -“Flame Sword: Absolute Edge”
  -Sí, eso fue magia.
  -¿En verdad?
  -Si.
  -Oye, ¿Cómo hago saber que tú eres tú y no un clon?
  -Los clones no salen a la perfección, hay algunas diferencias, aunque son mínimas.
  -Por ejemplo…
  -Este lunar que tengo cerca de mi pezón izquierdo, mis clones no lo tienen.- Ella lo señala con su dedo y luego de verlo tape mis ojos.
  -Lo haces a propósito ¿Verdad?
  -¿Quiere tocarlo?
  -¡¿Eh?!- Ella se acerca su rostro al mío, nuestras narices están muy cerca y puedo sentir su respiración.
  -Vamos.
  -¡Oye no hagas eso!- Estire mis manos para empujarla un poco tocando accidentalmente ambos pechos.
  -No pensé que en verdad lo haría.- No pude evitar apretarlos hasta que escuche un gemido de su parte.
  -¡P-Perdón!
  -¡¡OIGAN!! ¡¡¿QUE CREEN QUE HACEN?!!- Haruka abre la puerta del baño haciendo que esta choque contra la pared mientras entra gritando.
  -Este… Haruka, puedo explicarlo.
  -Yagami-sama, creo que sería mejor que deje de tocarme por el momento.- ¿Qué? ¿Mis manos seguían ahí?
  -¡Onii-chan! ¡Ven aquí ahora!
  -Pero estoy desnudo.
  -Todas te vimos desnudo al menos una vez, no habrá diferencia.- La segunda vez que me dicen eso.
  -Rin-san, sal primera.
  -Como usted ordene.- ¡No te hagas la obediente ahora!
Ella se levanta y sale de la bañera, Haruka cierra la puerta con fuerza haciendo un gran estruendo.
  -*Maullido*
  -¿Eh?, Yui ¿Qué haces aquí?- Yui estaba acostada al lado de la bañera
Empecé a hablar con la gata otra vez, creo que necesito un amigo.
  -*Maullido* *Maullido*
  -¿Quieres bañarte? Bien, te daré un baño.- Me levanto de la bañera y empiezo a bañar a Yui.
Luego de terminar de bañar a Yui yo también salgo del baño y me dirijo a la sala. Me senté en el sillón y encendí el televisor mientras acariciaba las orejas de Yui, mientras cambiaba de canal lo detuve cuando vi una noticia que llamo mi atención, “Extraña criatura divisada en el cielo ¿Las bestias regresaran?” A juzgar por las imágenes que aparecían en el televisor de algo sin rostro, con alas oscuras y apariencia humana era obvio que era un Ángel caído.
  -¿Yuki-Oniichan?- Al escuchar la voz de Nana rápidamente apago el televisor.
  -Nana ¿Qué haces?- Dije con una voz nerviosa.
  -Me gusta mucho ver que tratas de evitar que me asustes, pero ya vi esa noticia.
  -Nana…
  -Ven a cenar.
  -Bien.
Esas cosas fueron vistas, la gente se alarmara muy pronto, con todo lo que eh visto hasta ahora significa que para acabar con los Ángeles caídos debo matar a Azazel, al menos según las leyendas que leí, si es que existe, le preguntare eso a Zeus más tarde, pero se ese es el caso ojala pueda acabar con esto pronto, el ver a Nana así me hace sentir muy mal, quiero ayudarla, no la quiero dejar sola, hare lo que sea para verla feliz.

Compartir en Google Plus

Acerca de TheEli-XZ

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

1 comentarios:

  1. el prota me esta dando muxa envidia que pare de aumentar su harem

    ResponderEliminar