NOX VOLUMEN 4 CAPITULO 18


 DAMAS Y CABALLEROS AQUÍ LES TRAIGO EL CAPITULO PROMETIDO, EL NUMERO 18. ESPERO LES GUSTE . POR CIERTO ESTE VOLUMEN NO LE FALTAN MUCHOS CAPITULOS PARA TERMINAR SIGUIENDO LA TRADICIÓN DE 20 CAPITULOS POR VOLUMEN ( SIN CONTAR EL PRIMER VOLUMEN) LOS DOS ULTIMOS SERÁN MAS ALRGOS QUE LOS ANTERIORES, DE TODOS MODOS TRATARÉ DE PUBLICARLOS LO MAS PRONTO POSIBLE. ESPERO CONTAR CON SU APOYO.





Capítulo 18






-Me disculpo por mi comportamiento, realmente no tenía la intención de ser grosera, simplemente no sabía cómo acercarme a usted y hablarle, es por eso que recurrí a mi tío como intermediario-.




La señorita Shiko se disculpó sinceramente.




-Lo que ella quiere decir es que es una persona algo tímida-.




El profesor Nirven intervino causándole más vergüenza a su sobrina.




-Con esa explicación creo que entiendo perfectamente-.




Jean tenía una sonrisa de ligera burla, se había dado cuenta de que el profesor Nirven estaba molestando a su sobrina haciéndole pasar un rato vergonzoso.




-Señorita Shiko no se preocupe, sobre su petición como escuchó no tengo nada en contra siempre y cuando se sigan los procedimientos necesarios para conseguir el permiso. No quiero que la directora Seyd se enoje conmigo otra vez-.




En la última parte Jean bajo la voz. El joven vizconde al observar a la bella dama pudo recordar que  ella era la participante del torneo que estaba invocando yokais.




-Realmente se lo agradezco mucho-.




-Solamente no esperes que vaya fácil contigo solo porque eres familiar de uno de mis profesores, aunque dicho eso lo que le hice al príncipe Clen el día de hoy es un asunto aparte. Contigo peleare con espíritu deportivo o algo así, ahora si me disculpan, me retiraré-.




Sin querer continuar la conversación Jean salió de la habitación. Inmediatamente Shiko volteó a ver con gran enojo a su tío.




-¡¿Por qué no me dijiste que él podía verme?! ¡M e hiciste ver como una tonta!-.




Al mismo tiempo que la señorita le hacía esa pregunta a su familiar, Shiko le arrojó la taza de té vacía. El profesor Nirven sin mucho esfuerzo  atrapó a la taza en el aire.




-¡Espera, Shiko! ¡Lo hice por tu bien!-.




-No entiendo como puede ser por mí bien pero al menos dejare que te expliques-.




Poniendo la taza arrojada en la mesa, el profesor Nirven explicó el porqué de lo que había hecho.




-Verás a pesar de que estabas usando las técnicas del clan para ocultarte él pudo verte desde el momento en que entró, solo eso ya te debe decir que Jean no es una persona normal. ¿Dime pudiste siquiera sentir que él haya usado algún conjuro de clarividencia o algo parecido para ver a través de tu ocultamiento?-.




Después de un breve segundo de duda, la señorita respondió.




-No, no me di cuenta en lo más mínimo, no sabía que podía verme hasta que él mismo lo admitió-.




-Jean solo tiene 16 años sin embargo estoy seguro que al menos en experiencia no pierde antes los más experimentados practicantes de artes místicas, incluso aquí en la academia los profesores que interactuamos con él no lo tratamos como un estudiante más sino más bien como un colega al mismo nivel, si pudieras ver las teorías y técnicas que ha compartido…-




-Suena a que no tienes esperanzas de que pueda ganar-.




-No es así, lo que pienso es que será muy difícil si quieres derrotarle-.




-En ese caso porque no me dices sus debilidades, tú has peleado con él antes-.




-Es obvio que no te puedo decir nada sobre eso para empezar soy profesor de esta academia y tu ni siquiera eres estudiante de aquí, incluso aunque seas mi familia mi deber como tal es apoyar a Jean, el único consejo que te puedo dar es que si piensas que su carta más poderosa es el Walpurgisnacht cometerás un error terrible-




-Te acusaré con mi madre, le diré que no me quisiste ayudar-.




-Aunque me digas eso no cederé, es hacer trampa-.





Esta conversación-negociación se prolongó por un par de horas más.




Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


Jean se reencontró con las tres L en el mismo árbol de siempre, ahí además de ellas se encontraba Camil Carm, el presidente del concejo estudiantil.




-Jean ¿Qué fue lo que la directora y el profesor Nirven hablaron contigo?-.




Laur la más comunicativa de las tres sin perder tiempo le preguntó a Jean apenas el joven se sentó.




-La directora me regaño por que se me pasó un poco la mano con el príncipe Clen y el director Nirven digamos que quería hablar conmigo sobre el torneo y la estrategia que pienso usar para la siguiente ronda-.




-Personalmente pienso que esos príncipes se merecían lo que les pasó, trataron muy mal a sus anteriores oponentes y si hubieran podido también les habrían tratado mal a ti y a Liz-.




Laur dijo su opinión sincera, cuando vio lo que Jean hizo aunque se alarmó no lo hizo tanto como el resto del público,  porque sabía que Jean debía tener una razón para actuar de esa forma además estaba segura que él no cometería el error de matar a su oponente.




-Eso le dije  a la directora pero parece que no comparte mi opinión de todos modos le prometí que me comportaría para las próximas rondas-.




-De seguro no tienes la más mínima intención de comportarte, lo sé muy bien, te conozco muy bien-.




Lili dejó salir sus pensamientos internos por alguna razón parecía de mal humor o más bien estaba decaída y deprimida.




-Comparto la misma  opinión de la señorita Sanctus , la gente va a hablar mal de nuestra academia, van a decir que nosotros los estudiantes de la Academia del Sol solo somos unos gamberros y villanos y que no tenemos modales ni espíritu deportivo-.




Carmil como presidente del consejo estudiantil también estaba preocupado por la reputación de su Alma Mater.




-¿Y a ti quién te preguntó Carmil? Mejor ve a jugar con flores o algo así-.




-Ves, a eso me refiero, eres demasiado brusco y grosero con las personas-.




-Solo contigo-.



Carmil no supo que decir se quedó allí con la boca abierta con indignación plasmada en todo su rostro.




-Pero bueno basta de mí o de mí comportamiento, lo que deberíamos estar haciendo es una fiesta  para felicitar a Liz, ella tuvo una excelente batalla, así que vamos a algún lugar a festejar-.




-En realidad no es necesario Jean,  no fue la gran cosa-.




-¿De qué estás hablando Liz?  ¡Ya te lo dijimos mil veces!     Eso fue increíble, estuviste genial! Fuiste muy valiente solo de verte sentí que mi sangre hervía, casi ni te pude reconocer parecías otra persona-.




Laur tomó de los hombros a Liz y puso su rostro muy cerca del de Liz al mismo tiempo que le decía esas palabras de ánimo.




-Liz yo también tengo que coincidir con Laur y Jean, te viste muy valiente, como las valkirias de la mitología-.




Lili sonrió ligeramente y elogió a su amiga.




-Contrario a Jean, Señorita Wildwind con su participación dejó en alto el nombre de la Academia, esa batalla fue muy inspiradora-.




Carmil salió de su estado de indignación para felicitar a su compañera.




-Lo ves Liz incluso esa cosa rara imposible de describir  llamada Carmil Carm piensa que estuviste genial-.




-¡Te voy a matar Jean Nox Crow! ¡Yo no soy una cosa rara imposible de describir! ¡Al menos considérame una persona!-.




Sin poder aguantar más los ataques verbales de su compañero Carmil Carm se abalanzó contra Jean.




-¡Ven y oblígame cosa rara!-.




-¡Un momento, dejen de pelear! Primero vayamos a festejar y luego pueden golpearse todo lo que quieran-.




Laur intervino antes que Jean y Carmil hicieran una escena.



-Me parece una buena proposición-.



-Concuerdo contigo-.



-Compórtense como buenos niños o sino terminarán en la cárcel como la última vez -.




Al escuchar eso ambos estudiantes tuvieron un escalofrío en la espalda.




-¿De que estas hablando Laur? Carmil y yo somos los mejores amigos, nos comportaremos muy bien ¿No es así Carmil?-.




Jean abrazó a Carmil con un brazo mostrando lo cercano que eran, solo de recordar lo que pasó después de que fueron detenidos, Jean no podía evitar temblar, al parecer Carmil compartía el mismo pensamiento.



-¡Sí, eso es¡ ¡Somos los mejores amigos! ¡Somos como hermanos! ¡Incluso hemos dormido juntos!-.



-¡Si vuelves a mencionar que dormimos juntos te mataré!-.



-¡Si, definitivamente eso estuvo demás! ¡Pero lo importante  es que nos comportaremos!-.



Sin perder sus respectivas sonrisas ambos continuaron con esa farsa.



-¡Ya dejen de actuar así ¡ ¡Les creemos ¡ ¡¿No es así chicas?!-.




Frenéticamente tanto Liz como Lili asintieron con la cabeza al mismo tiempo que se interpusieron entre Carmil y Jean separándolos a la fuerza. Por alguna razón su instinto femenino se activó haciéndoles sentir gran peligro.




-(¿Por qué siento peligro? ¿Acaso temo que a Jean le gusten los hombres?)-.



Mientras las Lili y Liz compartían ese pensamiento y terminada la comedia los cinco se dirigieron al mismo restaurante de siempre.




Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx




Nelu Maeru Marshall despertó en una habitación que aunque no era la suya pudo reconocer.





-Buenas tardes Nelu, espero que hayas descansado algo-.




La voz risueña de  Sena Seyd la profesora elfo alcanzó sus oídos y aunque el volumen no era muy alto, Nelu sintió como si estuvieran gritando directamente a sus oídos, sin poder aguantar el dolor frunció su ceño y se tapó los oídos con ambas manos.




Al ver esto la profesora Seyd le extendió un cuenco lleno de un líquido que desprendía un olor a hierbas.




-Bebe esto, te ayudará con la resaca-.




Aunque con sus oídos tapados Nelu pudo escucharla y sin perder tiempo, tomó el cuenco y se bebió su contenido, un minuto más tarde el dolor de cabeza que sentía comenzó a desaparecer asi como también la sensación de que le estaban gritando.





-Gracias, ya me siento mejor. ¿Podrías decirme que hago aquí?-




-Al parecer bebiste de más y Jean te trajo,.. También me ayudó a desvestirte y bañarte ya que olías a sudor-.



-¿Qué?! ¡¿Él hizo qué?!-.




-Es una broma él no hizo nada, simplemente te trajo aquí conmigo-.





-¿Una broma? Ya veo, por favor no vuelvas bromear así casi me da un infarto-.




- Sin embargo desconozco que pasó antes de que trajera aquí -.




Ignorando la petición de la capitán la mujer elfo añadió más leña al fuego.



-Eso es…




Después de unos instantes Nelu logró encontrar lo que necesitaba para continuar hablando.




-Tengo confianza en él, sé que no pasó nada-.




-Así es, nuestro estudiante es una persona decente, sin embargo ¿Te has puesto a pensar en qué pasaría si un día tomas demás y amaneces junto a un hombre que ni siquiera conoces? -.



Después de un bravo lapso de silencio Nelu abrió la boca nuevamente.




-Creo que debería dejar de tomar-.




-Esa sería una sabia decisión aunque también podrías continuar bebiendo solo cuando estés en compañía del hombre que te guste, así si pasa algo podrías alegar que fue culpa del alcohol-.




- Sabes no sé si te estás burlando de mi o me estas aconsejando-.




-Un poco de los dos a decir verdad-.





En ese instante el gruñido de un estomago detuvo la conversación.





-No has comido nada en más de medio día creó que deberíamos ir a algún lado pero antes de eso deberías darte un baño-.




Instintivamente Nelu se olió y su rostro se puso rojo de vergüenza.




Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx





-¡Maldita sea! ¡¿Por qué está pasando esto?! ¿Por qué en este momento?! ¡Ella no puede crecer más! ¡Tengo que detenerla ahora! Pero si hago algo esa perra del imperio se molestará-.




Sentado en su trono el Gran druida tenía una batalla mental. Su sobrina estaba teniendo una participación más que impeclable, tan así que incluso varios de los ancianos la elogiaban diciendo cosas como: “ Como cabría esperar de alguien con el linaje del viento” “La señorita Liz de seguro es tan valiente como nuestra fundadora” “ Liz Wildwind definitivamente será una de los mejores gran druidas que ha tenido nuestro país en su historia”. Todos esos comentarios le alteraban, el gran druida nunca había oído que alguno de los miembros del concejo le dirigiera un elogio a él incluso aunque se esforzó en ganar su amistad, pero a pesar de todo el último comentario es el que más le enfurecía, prácticamente el consejo o al menos algunos de sus integrantes ya la consideraban como su sucesora.




Después de un buen tiempo, el gran druida sacó de entre sus ropas un frasco hecho con dientes humanos y se bebió su contenido, una increíble sensación de bienestar se esparció por todo su cuerpo borrando el malestar que le había causado pensar en su sobrina. Una expresión estúpida apareció en su rostro y por unos momentos alcanzo un estado de éxtasis. Cuando regresó en si parecía más calmado.





-Solo debo confiar en el imperio y ellos se harán cargo, no es necesario que me levante de aquí y me manche las manos-.





Al terminar de expresar su favor  por el imperio nuevamente le dio un trago a su macabro elixir y se sumió por segunda ocasión en esa sensación de placer.









Compartir en Google Plus

Acerca de David-A Gato

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

5 comentarios:

  1. Graciasssss. Genial sigue así gato excelente historia

    ResponderEliminar
  2. gracias buen capitulo
    pd:que dias vas ha publicar tus capitulos

    ResponderEliminar
  3. Grande Gato, continua así. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. vos sos grande gato, excelente historia.
    nota. estoy enloqueciendo por mas capitulas.

    ResponderEliminar