NOX CAPITULO 15


HOLA A TODOS, GATO ESTÁ DE VUELTA. LES PIDO UNA DISCULPA POR EL GRAN TIEMPO QUE DEJE DE ESCRIBIR. HE DECIDIDO CONTINUAR ESCRIBIENDO YA QUE ES ALGO QUE ME ENCANTA HACER. SI ES POSIBLE ME GUSTARIA CONTAR CON SU APOYO COMO EN EL PASADO. Y AQUI SIN MAS LES DEJO EL SIGUIENTE CAPITULO.
POSTDATA: PROBABLEMENTE MI ESCRITURA ESTÁ UN POCO  FUERA DE PRACTICA , SI ES ASÍ DISCULPENME.







Capítulo 15



-¡¿Qué acabas de decir?!-.


Un alarmado Director Rooscu le hizo una pregunta a Jean intentando confirmar con eso lo que había escuchado.


-Dije que alguien intentó alterar los orbes expiatorios del torneo, afortunadamente me encargué de eso antes de que lo lograra-


-¿Por qué no lo dijiste antes?-.


-No quería que se alarmara, eso es todo-.


-Me imagino que lograste descubrir quién estaba detrás de esto-.


Jean meditó si era buena idea decir la verdad antes de responder.


-Lamentablemente al que enviaron a sabotear fue asesinado al conocerce que falló así que no pude determinar quién estaba detrás-


-Ciertamente es lamentable-.


-Creo que sería buena idea que usara su puesto como un Arcano mayor para intervenir en este asunto, eso debería mantener a raya a otros que tengan la misma idea de hacer trampa-.


-No necesitas decírmelo, me contactaré con el consejo de druidas y les presionaré para que me dejen revisar los orbes, no es que no crea que impediste que las alteraran, es solo para poner nervioso al autor intelectual de este hecho-.


-Eso sería lo ideal Director-.


Después de responder con tranquilidad, Jean tomó un trago de su bebida. A pesar de que la conversación entre el director y Jean había sido delicada e incluso salió el asunto de que alguien murió como consecuencia, para los demás que vieron como estos dos hombres hablaron como si se tratara del clima, ellos no pudieron evitar sentir como su piel se erizaba, y esto fue especialmente cierto para cierta elfa que había estado bromeando con Jean preguntándole cuál era el secreto de su poder a lo que el joven respondió con “bien podría decírtelo pero luego tendría que matarte”, si antes tenía la mínima duda de que su compañero lo decía de broma ahora estaba segura que ese no era necesariamente el caso.


Cuando la cena llegó a su fin todos los estudiantes se dirigieron a sus respectivos dormitorios excepto Wolvi y Sila quienes acompañarían a Jean para cuidarle.



Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



La noche pasó con más tranquilidad de lo que Jean creyó posible, al llegar la mañana después de alistarse fue hacia al estadio, en esta ocasión no necesitó una silla de ruedas, solo dispuso de un bastón para apoyarse.



Lo primero que vio al llegar a su destino fue una conmoción, al parecer el hecho de que alguien se había infiltrado con la probable intención de alterar los orbes para hacer trampa ya se sabía. Al frente de la conmoción como el Joven esperaba se encontraba el director Rooscu discutiendo con un grupo de druidas ancianos, en medio de ellos se hallaba el gran druida. El director de la academia Shade insistía en revisar los orbes para seguridad, a lo que el gran druida respondía con un “No es necesario ya las hemos revisado antes”, sin embargo eso no detuvo a Shade al final soltando las palabras mágicas “Como uno de los Arcanos mayores si las reviso estoy seguro que todos los participantes estarían más tranquilos”, sin poder debatir ese argumento y bajo la presión de otros miembros del consejo, el tío de Liz no tuvo otra opción más que aceptar la ayuda del director.


La decisión que se tomó después de tanta deliberación fue que las batallas programadas para ese día serían reprogramadas para el próximo.


Jean decidió tomarse el resto del día con calma, se separó de Wolvi y Sila, que querían estar con él, diciéndoles que había algo que necesitaba hacer. Eso no fue un pretexto, en realidad había algo que quería hacer cuanto antes.



El joven vizconde inmediatamente localizó a Liz, Lili, Laur y se acercó a ellas, al verlo llegar, las tres L dieron un paso atrás por cada paso que Jean daba hacia adelante, esto era por la orden de restricción que tenían en su contra, sin embargo Jean les comunicó con señas que se acercaran a él, algo que hicieron con extrema cautela, al ver que las tres tenían expresiones de vergüenza y arrepentimiento, Jean no pudo evitar sonreír ligeramente, cuando ella estuvieron cerca de él, Jean les habló.


-Señoritas confío en que ya pensaron en que sus acciones fueron inadecuadas y exageradas solo por decir algo.


-Lo sentimos mucho-.


-En verdad lo sentimos-.


-Discúlpanos por favor-.


Las tres respondieron una después de otra mientras mantenían la mirada baja. Tras suspirar profundamente Jean habló nuevamente.


-Entonces las perdono, solo no lo vuelvan a hacer no es por exagerar pero la última vez que sufrí heridas tan graves fue cuando peleé  contra un maldito Kraken-.


-¡Lo prometemos, no lo volveremos a hacer¡-.



-Muy bien, ahora que les parece si vamos a algún lado-.


-Pero nosotras tenemos clases, los maestros me permitirían  faltar porque soy una participante, puedo decirles que estaré entrenando, pero ya que las actividades del día fueron canceladas, no creo que Lili y Laur puedan ir.-


-La solución a este problema es sencilla, solo falten por el día de hoy-.


Jean y las jóvenes doncellas se decidieron a ir a una heladería y luego a una repostería. En la tarde después de despedirse de las tres L, el joven fue a buscar a la capitana Nelu, quién como las tres L le había estado enviando cartas de disculpa, incluso en una de ellas dijo que estaba pensando en renunciar como su vigilante y contacto con la Duquesa Xellar, como muestra de penitencia. Jean pensó que eso era demasiado y antes de que tal hecho se hiciera realidad debía resolver el problema. Al cabo de veinte minutos dio con la ubicación de la capitana, ella se encontraba en un bar, algo que no sorprendió tanto a Jean. Sin pensarlo más después de deshacer la ilusión de apariencia, (para evitar ser reconocido ya que después de la anterior batalla su popularidad se había disparado), entró al lugar y con pasó firmé caminó hacia la mesa donde Nelu se hallaba y tomó asiento. Nelu tenía su cabeza acurrucada en la mesa así que no se percató de la presencia de Jean, quién la estuvo observando por un buen rato sin decir nada.
Cuando la capitana levantó la cabeza y llevó hacia su pequeña boca la botella de Licor, sus ojos se encontraron con los de Jean y por reflejo escupió el licor hacia el rostro del joven al mismo tiempo que se atragantaba e intentaba hacer una pregunta. Jean con lentitud se secó el rostro con una manga de su camisa.


-¡¿ Qu…qué…hac..qué…hac…-


-¿Quiere preguntarme qué es lo que hago aquí?-.


Con su cabeza la confundida mujer asintió con fuerza.


-Vine a hablar con usted, acepto su disculpa así que no es necesario que renuncie a su puesto-.


Aclarándose la garganta Nelu preguntó.


-¿Es en serio?-.


-Así es, pero no lo vuelva a hacer. La mitad de mis heridas fueron infligidas por usted, y tomando en cuenta que ya me había dicho que intentaría no tratarme mal, no quiero ni pensar como hubiese terminado sin esa promesa. Aunque técnicamente no fue una promesa pero creo que entiende mi punto-.


El rostro de Nelu se paralizó en una extraña expresión, como cuando un niño es atrapado diciendo una mentira.


-Lo siento mucho, tienes toda la razón, no voy a poner ningún pretexto por lo que hice. Estuvo mal. Y para demostrar que estoy arrepentida puedes golpearme para que estemos a mano-.


Jean pensó en preguntar si ella estaba bromeando pero al ver su rostro serio, se detuvo.


-No podría golpearla así que quítese esa idea de la cabeza-.


-Pero antes peleamos en la mansión  del Anciano Wilkens-.


-Esa fue una batalla de práctica y aún no la conocía pero ahora es distinto-.


-En ese caso haré cualquier cosa que me pidas para que estemos a mano-.


-No soy la clase de hombre que se aprovecharía de una situación como esta, no es necesario que haga algo por mí, solo olvídelo-.


-¡No puedo! Sino no me sentiré a mano contigo-.


-Lo siento no cambiaré de opinión-.


-¡Por favor! ¡Tiene que haber algo!-.


-No lo hay, no sea tan necia-.


Ahora Nelu tenía un rostro de extrema preocupación y súplica, no había forma de que aceptara las cosas sin que ella hiciera nada para mostrar su sinceridad, estaba al borde de las lágrimas, Jean pensó que su labilidad emocional se debía a que estaba ligeramente bajo el efecto del alcohol.


-Capitana si sigue con esto me temo que los hombres de este bar que nos están viendo van a pensar que la estoy molestando-.


Y como Jean dijo, de una mesa cercana un hombre musculoso y barbudo se levantó y se acercó hasta donde estaban ellos, después de dirigirle una mirada despectiva a Jean, le habló a Nelu.


-Bella dama, ¿Este hombre afeminado la está molestando? Si es así yo y mis amigos podemos encargarnos-.


Nelu quedó petrificada, lentamente volteó a ver al hombre y luego a Jean que tenía una expresión de ligera molestia, luego inmediatamente desenfundó su sable y lo apuntó hacia el hombre musculoso.


-Escucha bien entrometido, solo para sacar las tontas ideas que probablemente tienes en tu mente déjame aclarar algo, él no ha hecho nada yo soy la que hizo algo terrible y me estoy intentando disculpar así que por favor no nos interrumpas-.


El hombre musculoso volteó a ver a Jean una vez más y luego a Nelu, y una idea se le vino a la mente, aparentemente acababa de entender la situación.


-¡Oh! ¡Ya entendí! ¡Él es tú pareja y tú le fuiste infiel! Lo siento mucho caballero-.


El hombre hizo una reverencia enfrente de Jean y se disculpó, mientras que el joven vizconde solo asintió con la cabeza. Por su parte la capitana entró en un severo conflicto interior, dicho conflicto se reflejaba vívidamente en su apariencia, su rostro y toda su piel visible quedó al rojo vivo.


-(¡Como rayo llegaste a esa conclusión! ¡Idiota, entrometido!)-.


Eso es lo que la dama quería gritar pero su mente no coordinaba bien con su cuerpo. Por su parte Jean al ver su reacción por alguna razón decidió seguir el juego respondiéndole al hombre musculoso.


-No te preocupes compañero, ya estoy acostumbrado a esto, no es la primera vez que ella hace algo así ¿No es así cariño?-.


Jean se dirigió hacia Nelu, la cual al escuchar esa palabras abrió sus ojos al extremo, el tono de su rojo de su piel aumentó varias escalas y vapor se escapa de su cuerpo, está de mas decir que no pudo responder.


-Ya veo, eso debe ser difícil, diculpame por dudar de tu caballerosidad... ¡Oh! ¡ESPERA UN MOMENTO! ¡TÚ ERES JEAN NOX CROW DEL TORNEO! ¿Podrías darme tu autografo?-.


Jean accedió de buena gana, después de darle un autografo, intercambio unas palabras mas con el hombre. Antes de retirarse le dirigió una mirada de condenación a Nelu.


-Tienes mis condolencias Jean Nox Crow.-


-Olvídalo, no dejes que esto arruiné el buen ambiente-.


-Muy bien, otro día te invitaré una bebida como disculpa-.


-Gracias-.


Debido al volumen usado por el hombre que se entrometió en la plática ahora todos los clientes y trabajadores del bar tenían sus ojos clavados en Jean y Nelu, al primero lo veían con lástima y comprensión, mientras que a Nelu la veían como a la peor de las basuras.


Sin esperar a que sucediera algo más, el joven vizconde pagó la cuenta y tomando la mano de Nelu la sacó del bar amablemente, ya que ella aún no podía reaccionar ni entender todo lo que había sucedido.


Jean dejó a la capitana Nelu en la escuela con la profesora Seyd y luego se fue a ver al anciano Wilkens para hablar sobre retirar la orden de restricción, después de escuchar las razones de Jean y sobre todo que un evento así no volvería a pasar, el anciano accedió a retirar el mandato legal.


Los dos hombres fueron hasta el juzgado y anularon la orden. En el camino de ida y vuelta ambos hablaron sobre diversos temas, el anciano elogió nuevamente la habilidad de Jean, recordó tiempos pasados y también tocó el tema del matrimonio inquiriéndole al joven si tenía a alguna(s) posible(s) candidata(s), tema que Jean solo tocó superficialmente sin decir nada concreto.



Compartir en Google Plus

Acerca de David-A Gato

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

7 comentarios:

  1. Dios que buen regalo del día del hombre, creía que te habían matado men.... éxitos en tus proyectos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre confié en que volverías

    ResponderEliminar
  3. también pensaba que te había pasado algo. muchísimas gracias por tu obra maestra XD.

    ResponderEliminar
  4. Que bueno q regresaste
    Estuve esperando mucho

    ResponderEliminar