NOX VOLUMEN 4 CAPITULO 17


HOLA A TODOS ESPERO QUE ESTEN PASANDO UN BUEN FIN DE SEMANA. AQUI LES DEJO OTRO CAPITULO  DE NOX. MAÑANA PUBLICARÉ OTRO CAPITULO SI NO HAY IMPREVISTOS. ESPERO QUE LES GUSTE.








Capítulo 17





Clen impasible vio cómo su hermano Will perdía miserablemente, pero lejos de sentir alguna emoción amarga, él se sentía feliz; su hermano Will era el heredero al trono, Clen quería ser el sucesor en lugar de su hermano y ya tenía algunos planes en marcha para asegurarse que Will nunca llegara a portar la corona, sin embargo ahora mismo Clen veía una oportunidad políticamente más aceptable, si él lograba derrotar a Jean y Liz con ello recuperando el honor de su país que su hermano había perdido con su patética y cobarde actuación,  y además ganaba el torneo era altamente posible que su padre lo viera con nuevos ojos y lo declarara el nuevo heredero, pensando en eso una sonrisa se formó en su rostro.




Algunos de sus sirvientes se subieron con prisa a la plataforma de combate y se llevaron al príncipe vencido, sin perder tiempo lo ocultaron de la vista de los espectadores para no exhibir su penoso estado.




Del otro lado, Jean se acercó a Liz quien ahora tenía su cabello corto, sin embargo él no hizo ningún comentario sobre eso, en su lugar se limitó a felicitarla.




-Liz, esa fue una excelente batalla y presiento que en ella encontraste la respuesta a tus dudas-.




-Gracias Jean, como tú me dijiste; incluso sino tengo talento eso no va detenerme nunca más-.




La doncella declaró con firmeza.




-Ya veo, eso es muy bueno, estoy feliz por ti. Ahora ve a descansar yo me encargaré del resto-.




Al momento que decía eso Jean colocó una de sus manos encima de la cabeza de Liz y la acarició, haciendo que la señorita se sonrojara.




En el palco de los comentadores después de aclararse la garganta y llamar la atención del público, el director Rooscu habló con fuerte voz.




-Bueno, damas y caballeros, creo que todos estamos de acuerdo que esa fue una intensa pelea. Debo decir que el torneo de esta ocasión ha sido de lo mejor que ha habido en un buen tiempo. Por cierto, Señorita Wildwind las puertas de mi academia están abiertas en cualquier momento para usted-.




El anciano director no perdió la oportunidad de intentar reclutar a una talentosa persona.




-Pero regresando al punto principal, ahora veamos la siguiente pelea entre Jean, que por cierto es un estudiante de mi Academia, y el príncipe Clen, ¡Hagan sus apuestas!-.




-¡Disculpe Director Rooscu pero en este torneo no se están haciendo apuestas eso mancharía el espíritu deportivo!-.




El otro comentarista se alarmó ante el llamativo comentario del director Rooscu.




-¡Eh! ¡¿No se están haciendo apuestas?! ¡¿Entonces a quien rayos le di mi dinero?!-




Sin decir más el director salió del palco de comentaristas a toda velocidad, él tenía que recuperar sus 10,000 monedas de oro.



 Por alguna razón varias personas dentro el público también dejaron sus asientos apresuradamente.




Jean quien ya estaba dentro del campo de batalla después de rodar sus ojos y encoger sus hombros ante la tragedia de su director, encaró al príncipe Clen.




-Mucho gusto en conocerle Vizconde Nox Crow, su participación en este torneo ha sido más que destacable, pero me tengo que disculpar, por el bien de mi futuro le derrotaré ahora y luego también me encargaré de esa hermosa doncella, digame ¿Cree que el país de los druidas acceda a un matrimonio político?-.




El príncipe habló en un tono de voz que solo Jean podía oír.




-Bueno en realidad probablemente su tío estaría encantado, pero no creo que ella quiera estar con alguien como tú-.




- Lo que ella quiera realmente no importa, me tomaré mi tiempo para domarla-.




Con una sonrisa sádica el príncipe quedó observando a Jean en busca de alguna reacción.




-Si buscas provocarme para que cometa un error pierdes el tiempo, incluso aunque cometiera miles de errores durante nuestra pelea no tienes la más mínima posibilidad de ganarme-.




Jean respondió con una tranquilidad que rozaba la frialdad, la sonrisa en el rostro del príncipe se borró lentamente.




-Ahora no perdamos tiempo-.




Tras decir eso un aura blanquecina y rojiza emanó del cuerpo de Jean y en un solo movimiento desapareció reapareciendo enfrente del príncipe Clen unos momentos después a quién le dió un puñetazo en el rostro.




-Oilliphéist. Dragón serpentino…-




El príncipe que había empezado a recitar un conjuro no pudo continuar, su cuerpo fue lanzado como si fuera una muñeca de trapo, después de volar por unos metros su cuerpo chocó con una enorme roca partiéndola en pedazos.




Un terrible dolor se esparció por todo su cuerpo, siendo un príncipe, desde su posición de autoridad nunca había sufrido tal dolor, su mente estaba en caos, quiso levantarse pero apenas se irguió pudo ver a Jean quién ya estaba enfrente de él. Sin perder tiempo el joven vizconde le dio una patada en el rostro repitiendo el proceso anterior, tras chocar por segunda vez en una gran roca y romperla, el príncipe intentó crear un escudo de mana alrededor de él para protegerse, sin embargo Jean con otro puñetazo rompió sus defensas, nuevamente Clen voló por los aires.




Jean continuó golpeando al miserable y arrogante joven por varios minutos, estampando su cuerpo contra las grandes rocas sin darle oportunidad para que se rindiera, finalmente Jean arrojó al príncipe al cielo y mientras caí, el joven vizconde creó un arco de fuego con una flecha preparada al mismo tiempo que recitaba uno de sus conjuros favoritos.




-Señor del Sol y Soberano de todas las artes, te imploro tu ayuda para que la oscuridad no apague la luz, para que la ignorancia de las bestias no alcance la sabiduría de los seres pensantes, bendice mis flechas pero que no erren el corazón de mis enemigos-.




Al terminar el conjuro una miríada de flechas de fuego salieron disparadas del arco una tras otra golpeando al príncipe enemigo provocando explosiones continuas. El cuerpo de su enemigo continuó cayendo, con su conciencia a punto de desvanecerse, en sus ojos trastornados se podía observar puro miedo y desesperanza. El daño fue tan brutal que algunos orbes expiatorios explotaron al no poder absorber mas daño.




Sin embargo su sufrimiento no había terminado, observándolo Jean tronó sus dedos y una centena de pequeñas criaturas totalmente redondas de color rojo con un único ojo central aparecieron debajo del príncipe, los cien pequeños monstruos se unieron y formaron una versión más grande de sí mismas, el gran Argos abrió su boca  mostrando sus afilados dientes,tragó ala desafortunada víctima, y empezó a mascarle, los orbes expiatorios continuaron explotando en medio de los gritos agonizantes del principe Clen.




Esta escena aterró a la audiencia, era obvio lo que pasaría si el príncipe Clen continuaba siendo masticado cuando el último orbe expiatorio explotara. Muchas reacciones se suscitaron entre el público, la mayoría pedían que se detuviera la pelea.




Afortunadamente cuando solo quedaba un orbe Jean volvió a chasquear sus dedos y el gran Argos desapareció, en esta ocasión el cuerpo del príncipe por fin pudo tocar el suelo. Jean avanzó hasta donde el moribundo príncipe estaba y tomándolo del pelo lo alzó del suelo y lo arrojó fuera del campo, no sin antes hacerle una advertencia.




-Aléjate de Liz Wildwind o morirás-.




Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



Ni Liz ni Jean se quedaron más tiempo, apenas terminó la segunda pelea se retiraron a la escuela, a medio camino la directora Seyd se les unió y condujo a Jean a la dirección.




-Señor Nox Crow, ¿No cree que fue demasiado lejos con el príncipe Clen?-.




-No, se merecía eso y más. Su participación en este torneo estuvo llena de peleas desagradables-.




La respuesta de Jean dejó en un predicamento a la  anciana directora.




-Aun así ¿no piensas en que esto puede volverse un problema diplomático?-.




-No rompí ninguna regla del torneo y dado su comportamiento anterior, su país no tendría vergüenza si alegara algo, solo harían el ridículo. Además puedo protegerme solo-.




La anciana directora suspiró antes de reanudar la conversación.




-De todos me gustaría que no fuera tan lejos en la siguientes rondas, recuerde que también es estudiante de esta academia y necesita comportarse adecuadamente-.




-Entendido, me comportaré adecuadamente de acuerdo a la situación-.



-Espero que así sea, solo de pensar en la opinión negativa del público hace que me dé un terrible dolor de cabeza-.




-Lamento ponerla en esa posición…continuamente-.



-Dices bien, continuamente pones a esta Academia en una posición incómoda, a veces fueron situaciones inevitables pero otras no, deberías pensar en las consecuencias de tus acciones antes de hacer cualquier cosa…-.




Tras varios minutos de sermón Jean fue liberado.



Al salir de la dirección fue recibido por el profesor Nirven. Liz, Lili y Laur también estaba ahí pero al ver que el profesor Nirven quería hablar con Jean, ellas se despidieron, diciendo que le esperaban en el árbol donde siempre almorzaban.




Tras seguir al profesor Nirven por un minuto por fin llegaron a la oficina personal del profesor.




-¿Y bien? ¿De qué quiere hablarme profesor?-.




Jean fue directo al grano sin dar vueltas. Al profesor no pareció molestarse por esa actitud en lo más mínimo.




-Tengo un favor que pedirte, aunque hablando estrictamente es un favor de otra persona-.




-¿Otra persona?-.




-Si. Esa persona es mi sobrina-.




Jean entrecerró sus ojos mostrando seriedad, cualquier asunto que tuviera que ver con mujeres era un asunto delicado. Con tacto Jean preguntó.




-¿Qué clase de favor quiere su sobrina?-.



-Ella es participante en el torneo y ha estado investigando a todos sus posibles oponentes, como resultado se enteró de unas cuantas cosas, que soy uno de tus maestros, de que hemos peleado antes y que dijiste que podías usar una de las invocaciones prohibidas, estoy hablando del Walpurgisnacht. Tu siguiente oponente es mi sobrina, ella está muy interesada en eso, y quiere que tú uses el Warpurgisnacht contra su Hyakki yakou-.




-Ya veo, quiere saber qué invocación es más poderosa-.




-Exactamente-.



-Ese tipo de competencias es bastante infantil-.

  
-Nosotros pensábamos hacer eso ¿te acuerdas?-.



El profesor Nirven le recriminó comicamente.



Jean se quedó en silencio, cuando él peleó contra el profesor Nirven, ambos estuvieron a punto de usar esas invocaciones masivas prohibidas por la inquisición.



-…Buen punto. Está bien, si ella quiere usar el Hyakki Yakou yo usaré el Walpurgisnacht. Tengo entendido que se necesita un permiso para poder usar conjuros prohibidos durante el torneo, como usted es mi maestro supongo que puedo dejarle el papeleo a usted Profesor Nirven-.



-Sí, déjamelo a mí, pero dime ¿Eso es todo? Pensé que aceptarías pero con condiciones-.



- No tengo ninguna razón para negarme a esa petición, eso es todo, aunque debo admitir que estoy ligeramente confundido-.



-¿Confundido? ¿Por qué?-.




Jean fijo su mirada en un lugar cercano y respondió.



-Puedo ver a una señorita sentada en el mueble de allá tomando té y comiendo postres como si no hubiera un mañana, también está vestida de negro así que me imagino que esa señorita es su sobrina. Si ella está aquí no entiendo por qué no habla conmigo directamente-.




La señorita vestida con un kimono negro elegante al darse cuenta que había sido descubierta abrió sus ojos rasgados lo más que pudo, su expresión sorprendida y las mejillas llenas de dulces, más el hecho que era una belleza exótica de piel blanca, ojos y cabello largo de color negro además de poseer una figura elegante la hizo ver bastante adorable y delicada.



Al verla así,  su tío el profesor Nirven se puso a reír a carcajadas. Él sabía que los hechizos de ocultamiento de ese nivel no funcionarían,  daba por hecho que su estudiante la descubriría pero no le dijo nada para que ella misma se diera cuenta lo capaz que podía ser la persona llamada Jean Nox Crow y de esa forma no lo subestimara.




Un rubor intenso apareció en el bello rostro de la señorita, por unos instantes no supo que hacer después bebió rápidamente  una gran cantidad de té para poder tragar todos dulces que tenía en la boca, se puso de pie con la cabeza en alto intentando verse digna y deshizo el hechizo de ocultamiento, miró a ver con ligero resentimiento a su tío y luego se presentó ante el joven que la había descubierto fácilmente.




-..Mu.. Es un placer conocerte Jean Nox Crow, mi nombre es Shiko Nirven-.




La señorita Shiko aún avergonzada hizo una reverencia elegante ante Jean.




-Igualmente es un placer conocer a una dama como usted-.



Respondió el joven vizconde con etiqueta.






Compartir en Google Plus

Acerca de David-A Gato

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

5 comentarios:

  1. Gracias por el capitulo:
    Esto se va a descontrolar XD.

    ResponderEliminar
  2. Está genial ya quiero ver esa pelea huyyyy que pasará y muchas gracias por volver enserio gracias

    ResponderEliminar
  3. hohou una Yamato Nadeshiko Nigromante? interesante
    pdt: como siempre buen capitulo

    ResponderEliminar
  4. Ehehe, se puso interesante en más de un sentido.

    ResponderEliminar