NOX VOLUMEN 4 CAPITULO 19



HOLA MIS QUERIDOS LECTORES, ESTUVE HACIENDO ALGO DE INVESTIGACIÓN Y PULIENDO ESTE CAPITULO, CON EL FIN DE AÑADIR MAS MITOLOGIA Y FOLCLORE ESPERANDO HACER SU LECTURA MAS AMENA, ESPERO DISCULPEN MI TARDANZA.







CAPITULO 19



Todos se encontraban celebrando el pase a los cuartos de final, ninguno de los integrantes medía lo que bebía o devoraba, realmente era un ambiente festivo pero todo eso fue interrumpido cuando una hermosa señorita elfica con aire noble de cabello corto de color café y figura delgada se acercó a Jean y le entregó una carta, después de agradecerle por el escarmiento que su equipo le dio a los príncipes de la pasada ronda. La señorita elfo se trataba de una de las participantes que había sufrido a manos de ellos.



Jean pensó que esto le ocasionaría problemas con sus compañeras, pero se equivocó, Liz, Lili y Laur solo intercambiaron miradas entre ellas y no dijeron ni una palabra, actuando como si nunca hubiera pasado tal evento. Lo que Jean agradeció mucho interiormente, al parecer después del evento que llevó a una orden de restricción las tres señoritas empezaron a comportarse de una forma más madura.



Terminado el festejo todos regresaron a sus respectivos dormitorios. Una vez acostado en su cama Jean sacó la carta que le habían entregado y frente a los ojos vigilantes de Carmil Carm se dispuso a leerla mentalmente. Cuando leyó la última palabra, el joven vizconde se puso de pie, se vistió nuevamente con ropa elegante, se puso colonia para caballeros, se peinó lo mejor que pudo y después de posar frente al espejo intentó salir por la ventana pero fue detenido abruptamente por Carmil.



-¿Por qué rayos me detienes?



-Eso es obvio, de seguro vas a ver a la señorita que te dio esa carta. No es necesario ser una eminencia para deducir que tus intenciones son indecorosas -.



-¿Qué tiene de malo que alguien como yo en la juventud de su vida, visite a una hermosa dama y hagamos ciertas cosas?-.



-¿De que cosas estás hablando?-.



Carmil Carm preguntó ligeramente alarmado.



-¿Pues qué más podrían un hombre y una mujer hacer en una avanzada noche como esta?-.



Jean respondió con una sonrisa pícara en los labios.



-¡Lo sabía, tú eres una persona miserable!-.



El joven presidente del concejo estudiantil abrazó a Jean por la espalda e intentó arrastrarlo de regreso a su habitación. El forcejeo entre los dos aumento de intensidad conforme pasaban los minutos.



Tan solo diez minutos después el joven Carmil se encontraba inconsciente en el suelo con moretones por todo el cuerpo, por su parte el misterioso Jean salió de su habitación saltando por la ventana.



Unas horas más tarde la directora Seyd junto con su hermana Sena Seyd fueron a sacarlo de la cárcel.



Viéndolo fijamente a través de los barrotes de la prisión la directora Seyd le hizo una pregunta.



-Jean Nox Crow ¿Es en serio? De entre todas los lechos que podías invadir ¿Tenía que ser el de una reyna?-.



El joven vizconde quería que se lo tragara la tierra en ese preciso momento, se quedó en silencio sin responder con su mirada fija en el suelo.



-Hace unas horas hablamos sobre lo cerca que estuviste de causar un problema político, y te pedí que pensaras en las consecuencias de tus actos antes de hacer cualquier cosa asi que dime ¿Cómo es que te metiste en la cama ni más ni menos que de una reyna?-.


El joven estudiante continuó sin emitir palabra.



-Respóndeme cualquier cosa pero no te quedes en silencio. Me gustaría saber que hay en ese cráneo tuyo, tal vez, no sé, yo haga algún gran descubrimiento que cambie el mundo-.



-Lo siento mucho, en mi defensa diré que fui a ver a su hija-.



-¿Su hija, la princesa? ¿Y cómo terminaste con la madre entonces?-.



Con el rostro rojo de vergüenza Jean tuvo que confesar todo.



- No sabía que eran de la realeza. Además la madre y la hija se parecen demasiado, no solo sus rostros, también su cuerpo e incluso su olor…-.



-Detente allí, no quiero que me hagas una descripción pornográfica de tus conquistas.-.



-Lo siento, como decía me confundí porque se parecían mucho-.



-¿Estás consciente de que esto es peor que la paliza que le diste al príncipe Clen y que atentar contra el honor de una reyna podría iniciar una guerra?-.



-Sí, estoy conciente-.



Jean intentó sonar lo más sincero y arrepentido posible pero la directora no le creyó en lo más mínimo.



-¡Claro que no! ¡Eres el hombre más inconsciente y sin vergüenza que he conocido!-.



Sin poder aguantar más la anciana directora intentó ahorcar a Jean usando sus propias manos.



Por otra parte Sena que también se encontraba en el mismo lugar empezó a sentir pena por el desafortunado joven.



Cuando Jean estuvo a punto de perder la conciencia, Leil Rewn quién también estaba presente intervino y detuvo a la directora.



Tras recuperar la respiración y el temple, la anciana directora alisó su ropa y cabello y con una voz mucho más tranquila reanudó la conversación.



-Señorita Rewn no puedo más con esto ¿Podría continuar con esta obscena y ridícula conversación de mi parte?-.



Asintiendo con la cabeza la líder de los caballeros tomó el hilo de la conversación y se dirigió a un Jean cuya piel ahora era de color azul, y cuyo cuerpo estaba desparramado en el suelo.



-Por alguna razón la reyna Mina Layd decidió no poner ningún cargo en tu contra, al final solo espantaste a su dama de compañía cuando ella entró en su habitación y los encontró juntos, fue ella la que me contacto directamente. La reyna decidió mantener todo en secreto, solo los que estamos presentes aquí y su dama de compañía sabemos lo que realmente pasó. Para bien o para mal la reyna es viuda así que no habrá ningún rey intentando recuperar su honor, de todos modos por el bien político, para evitar que este asunto pase a mayores será manejado como una falsa alarma… pero si fuera por mi te dejaría en la prisión por un par de años maldito degenerado. Ahora escúchame atentamente si vuelve a pasar algo así no volveré a torcer las leyes sin importar que autoridad me lo pida ¿Entendiste, basura humana?-.



Jean lentamente levantó su temblorosa mano derecha como cuando un estudiante pide permiso para hablar.



-No cometí ningún crimen, todo fue consensual. Soy inocente-.



Al escuchar esto Leil Rewn alzó la espada que había estado afilando e intentó clavarla en el cuerpo de Jean pero fue detenida por Sena Seyd.



-¡Detente Leil recuerda que debes ser imparcial a la hora de aplicar la justicia, no puedes dejarte llevar por tus sentimientos!-.





Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



Con la amenaza de expulsión Jean fue obligado a quedarse en su cuarto y solo saldría hasta que la siguiente ronda comenzara, frente a él sentado al otro extremo se encontraba Carmil Carm observando a Jean con rencor.



Por petición de la directora Seyd, el presidente del concejo estudiantil estaba vigilando a Jean “antes de que el joven provocara una nueva guerra mundial” según palabras de la anciana directora. 



Ignorando al ofendido Carmil Jean se concentró en sus asuntos, en ese instante se encontraba acostado en la cama observando un cinturón de piel, el mismo que había obtenido al derrotar al Midas de plata en su incursión al laberinto.



Después de un tiempo considerable, guardó el cinturón y le habló a su enojado compañero.



-Carmil, tengo hambre-.



-¿Y a mí que me importa que tengas hambre?-.



Como era de esperarse Carmil respondió con disgusto.



-Bueno técnicamente, estoy en arresto domiciliario y la directora te dejó a cargo-.



-Ella solo dijo que no te perdiera de vista y que no te dejara salir de aquí-.



-Sino me alimento adecuadamente no estaré en óptimas condiciones para la batalla, y si nuestra escuela pierde eso sería muy malo, la oportunidad de que nos respeten y admiren desaparecería-.



-Es injusto que uses eso para chantajearme-.



-Las personas son injustas deberías haber aprendido eso ya, por cierto si eso pasa diré que fue por tu culpa-.



-Eres un…no tiene caso que discuta contigo, pero sin importar que, no te puedo perder de vista y tampoco podemos dejar este lugar-.



-¿Entonces cómo vas a solucionar este problema?-.



Tras pensar por unos momentos Carmil se levantó, alzó el colchón de su cama y de ahí saco comida empaquetada principalmente dulces y galletas y se las arrojó a su compañero.



-¡Ahí tienes! Ahora cómelo-.



Tras recibirlo, Jean no comió los dulces inmediatamente, sino que miro a su compañero y le hizo un comentario.



-Sabes, no soy nadie para criticarte pero comer tantas cosas dulces hasta el punto en que las escondes debajo de tu cama definitivamente es una adicción mala para tu salud-.



-Sino lo vas a comer entonces devuélvemelo-.



Carmil respondió ligeramente enojado. Por su parte Jean solo se encogió de hombros y añadió.



-Bueno, ahora al menos se porque recientemente empecé a sentir que tenías un olor dulce-.



Sin decir más Jean procedió a comer las galletas y los dulces.



Cuando por fin tocó ir a pelear el joven problemático fue escoltado por la directora y su hermana hasta el lugar de la batalla de cuartos de final. El encuentro se haría en el mar frente a la isla, ahí sobre el mar se encontraban múltiples plataformas de distintos tamaños, el cielo tampoco era distinto pues varias plataformas flotantes adornaban el espacio aéreo, y como no podían faltar toda el área estaba rodeada de una gran cantidad de orbes expiatorias. Además en la orilla de la playa, se instalaron gradas para el público así como artefactos holográficos a modo de pantallas, los cuales mostrarían todos los detalles de las peleas desde distintos ángulos.



-¿Estás lista Liz?-.



-Si, estoy segura que lograremos la victoria-.



Liz sería la primera en pasar, ella se enfrentaría a la compañera de Shiko Nirven, una señorita druida llamada Ana Stone.



-Muy bien señoritas ya conocen las reglas, si alguien las rompe todo su equipo será expulsado y automáticamente perderán esta ronda-.



Después de que las dos señoritas confirmaron que habían entendido la advertencia la señal para combatir fue dada.



La señorita Stone comenzó con un movimiento lógico.



-“Elementales del agua, nobles de tranquilidad sublime, por favor acudan a mi llamado, necesito su ayuda para salir victoriosa” -.



-“Elementales del viento, nobles de libertad absoluta, con una súplica les pido que me presten su fuerza”-.



Remolinos de viento y agua se formaron frente a la doncella, tras un tiempo formas femeninas compuestas de viento o agua aparecieron.



Liz no se quedó atrás.



-¡Ave misteriosa que saqueas y devoras todo sin controlar tus deseos, acude a mi llamado!-.



Tras un corto encantamiento, un círculo mágico se formó del cual salió una guacamaya arcoíris con un plumaje bastante deteriorado.



-“Habitantes del mar que siendo muchos pelean como uno, por nuestro contrato acudan a mi lado”-.



Con el segundo conjuro un cardumen de peces voladores con hermosas escamas plateadas apareció.



Sin perder tiempo las dos señoritas comandaron a sus respectivas invocaciones para que pelearan entre ellas. Polly la guacamaya arcoíris envestía a los elementales de viento, mientras que los peces voladores hacían lo mismo con los elementales de agua, sin embargo debido a su naturaleza los elementales se volvían a reformar una y otra vez, Liz se dio cuenta que si esa situación se prolongaba por mucho tiempo ella caería en desventaja.



Liz decidió atacar directamente a su oponente así que saltó de plataforma en plataforma hasta llegar frente a la otra chica druida y sin intercambiar palabra la atacó con su maza, sin embargo esta fue detenida por un golem que su oponente había invocado para defenderse.



Tras intercambiar algunos golpes y ver que no lograba superar a su oponente, Liz decidió gastar sus energías restantes en otra invocación.



-“Patri, valiente protectora de la naturaleza, amiga mía, de las plantas y animales, hoy te necesito, acude a mi llamado”—



Un pequeño círculo mágico se formó a los pies de Liz y de allí una pequeña ardilla con una gruesa cicatriz en su pecho apareció poniéndose frente al golem.



Está escena bizarra bien podría haber logrado sacar varias risas entre el público, sin embargo todos sabían que la apariencia de las bestias contratadas de Liz Wildwind era engañosa, y un ejemplo claro de eso era el devorador de galletas, Polly. Y tal como esperaba el público, la ardilla era todo menos normal, el cuerpo de la pequeña ardilla empezó a crecer y crecer, cuando se detuvo parecía un inmenso oso. Patri arremetió contra el golem destruyéndolo en el proceso.



La oponente de Liz viendo que su situación había empeorado invocó dos golems mas, por unos instantes, las invocaciones de piedra pudieron detener a Patri, sin embargo al final fueron arrojados al mar, desbloqueado su camino Liz corrió hacia su oponente con su arma en la mano, sin embargo cuando llegó enfrente de Ana Stone está se colapsó y cayó sobre sus rodillas, al mismo tiempo, todas las invocaciones que había hecho desaparecieron, los elementales de viento y agua se disolvieron.


-Me rindo-.


Ana había gastado todas sus reservas y estaba muy agotada cuando recuperó su aliento, solo dejó salir esas dos palabras.


Los aplausos del público no tardaron en llegar así como las palabras de los comentaristas.



-Como era de esperar las bestias contratadas de la señorita Wilwind son únicas ¿No lo cree, director Rooscu?-.



-Desde luego que si, esa pequeña ardilla tiene una fuerza espiritual inmensa, tal vez al nivel de un tigre blanco sagrado o un Fenix-.



-¿En serio?-.



-Si, definitivamente. Probablemente es algún tipo de guardián natural-.



-Wow, eso tiene sentido-.



Terminada la primera batalla, los organizadores del evento se acercaron y repararon las plataformas que habían sido dañadas. Jean Nox Crow y Shiko Nirven se colocaron en plataformas opuestas y se prepararon para la segunda ronda.



-Por favor, sea gentil conmigo Señorita Shiko Nirven-.



-Eso lo debería decir yo, Señor Jean Nox Crow-.



Tras intercambiar sus palabras y sin demora, los combatientes iniciaron la pelea.



-“Habitantes de las aguas, con los que yo Shiko Nirven he hecho un contrato, atiendan a mis palabras. Les prometo un exquisito banquete. Kappas”-.



Varias criaturas similares a una tortuga de 2 metros de largo, con un pico como de pato y un disco en la cabeza, con grandes garras delanteras y traseras, con piel de color verde oscuro aparecieron en el mar frente a su invocadora.



Para contrarrestar a sus nuevos enemigos Jean llamó a sus propios soldados.



-“¡Guardianes del Reino del Xibalba, guerreros implacables que vigilan las 4 direcciones! Desde donde los vientos vienen o van, despierten, corran, salten, vuelen, vengan a divertirse, vengan a jugar conmigo. El norte es blanco como mis huesos, el sur es amarillo como mi bilis, el este es rojo como mi sangre, y el oeste es negro como mi alma. Soy su hermano, respondan mi petición”-.



En ese instante el cielo se oscureció, del norte una increíble cantidad de polillas de color blanco apareció las cuales aterrizaron enfrente de Jean, rápidamente las polillas se fusionaron dejando al descubierto un gigantesco esqueleto de color blanco puro, el cual usaba un ropaje tribal de color verde-azulado, encima de su cabeza usaba un penacho de plumas multicolores y como arma en cada manó tenía una especie de espada hecha de jade con dientes aserrados, el gran esqueleto dejó la plataforma en la que había sido invocado y se arrojó al agua, la mitad de su cuerpo quedó sumergida en las aguas, sus ojos vacíos se posaron en sus enemigos y una risa escalofriante se escapó de entre sus mandíbulas.



Antes de que los Kappas pudieran pensar en atacar del sur otra numerosa colonia de polillas pero esta vez de color amarillo apareció y como con la primera se transformaron en un esqueleto gigante de amarillo casi dorado con una vestimenta tribal similar.



Mientras observaban a los dos esqueletos gigantes una tercera colonia de polillas de color escarlata descendió y formó un tercer esqueleto de color rojo intenso.



Después de usar ese conjuro de invocación durante una ronda pasada Jean le perfeccionó para reducir el tiempo de invocación, eliminando su mayor punto débil.



-No pierdan el tiempo y ataquen antes de que sus fuerzas aumenten-.



La voz de su comandante sacó a los kappas de su estupor e inmediatamente empezaron a atacar ya sea manipulando el agua o con ataques físicos, por su parte los grandes esqueletos alzaron sus inmensas armas y las balancearon para contrarrestar a sus enemigos.



En el proceso varias plataformas fueron destruidas, dado que lo kappas estaba en su elemento agua pudieron evitar caer en desventaja contra los tres esqueletos, sin embargo el delicado equilibrio fue roto cuando un gran estruendo se escuchó y otra colonia de polillas de color negro descendió desde el oeste, formando un cuarto esqueleto gigante que se unió a sus compañeros con gran fiereza.



Para reestablecer el balance Shiko Nirven hizo su movimiento.



-“Umi Bozou, gigante del mar, monjes llenos de ira por la vida que perdieron, les ofrezco un enemigo donde descargar sus negativas emociones”-.



El mar se levantó y frente al público sorprendido apareció un gigante de piel gris lisa y calvo, de grandes ojos, sus brazos eran largos sin dedos como si fueran tentáculos o serpientes marinas, su torso estaba cubierto por nubes, mientras sus piernas se encontraban debajo del mar.



El youkai Umibozou se envolvió en combate con el recién aparecido esqueleto negro, con lo cual el equilibrio del combate fue recuperado.



-Bueno, supongo que esto es suficiente como calentamiento-.



Tras observar por unos momentos la situación Jean desenvainó el sable que el general León Marshall le había regalado y saltó de plataforma en plataforma y cuando estuvo enfrente de Shiko Nirven sin duda blandió su espada en contra de ella, la señorita del país del sol sin inmutarse le respondió desenvainando su espada larga y chocándola contra el sable del joven, provocando un fuerte sonido metálico que logró superponerse al intenso bullicio que sus invocaciones estaban haciendo. A partir de ese punto sus armas se cruzaron una y otra vez, sin quedarse en el mismo lugar ambos combatientes saltaron de plataforma en plataforma hasta lograr llegar a las que flotaban en el aire.



-“Guardianes del cielo, grandes y nobles Tengu, delante mi yace un poderoso guerrero digno de ustedes, preparen sus katanas para combatir”-.



Circulos mágicos con letras extrañas y exóticas aparecieron encima de las paltaformas aeres y de allí salieron criaturas con rasgos humanos y de un ave, similar a una arpía anciana, solo que claramente eran hombres, tenían un rostro de un rojo intenso, pero lo que sobresaltaba era su nariz larguísima, además todos estaban vestidos con una armadura extraña y en su cintura, una espada similar a la que usaba Shiko Nirven estaba presente.



Después de dirigirle una mirada severa a Jean, todas las criaturas llamadas Tengu, desenvainaron sus espadas y se precipitaron hacia el joven, después de hábilmente resistir y desviar varios de sus ataques Jean decidió emparejar el campo de batalla.



-¡A pesar de ser héroes durante la vida, por corrupción , por envidia, por necedad, nunca recibieron el honor que justamente merecían. Tal vez en la vida no obtuvieron lo justo sin embargo eso no necesariamente será verdad en la muerte, es por eso que hoy les hago esta invitación, frente a los ojos de los vivos demuestren lo que verdaderamente son: ¡Grandes Guerreros!-.



Con un potente grito de guerra alrededor de Jean, aparecieron brotando de círculos mágicos varios guerreros esqueleto pero estos a diferencia de los que aparecían en los laberintos tenían un porte más noble, cada uno de ellos estaba ataviado con armadura hermosamente pulida, y sus armas, lanzas, espadas o mazos eran de primera clase.



Los nobles guerreros esqueleto chocaron sus armas contra los Tengu.



La confrontación aumento en intensidad una vez más con lo que Jean pudo nuevamente presionar a Shiko Nirven quién empezó a ceder ante los ataques certeros y veloces del joven. 



Cuando Jean vio una oportunidad hizo un corte vertical pero Shiko se tiró hacia un lado y le arrojó una hoja de árbol que creció hasta tomar el tamaño de un escudo, la cual Jean cortó sin ninguna dificultad, sin embargo era eso que la señorita quería.



Las dos mitades de la hoja frente a los ojos de Jean se transformaron en dos mapaches casi del tamaño de un humano promedio, después se dividieron una vez mas para formar cuatro mapaches y luego una vez más para ser ocho, los cuales a su vez tomaron la forma de su invocadora, ahora Jean estaba rodeado de 9 Shiko Nirven.



-Vaya, estas criaturas si me memoria no me falla deberían ser tanukis ¿no es así Señorita Shiko?-.



-Así es, son expertos en engañar a la gente, no serás capaz de distinguir cual es la verdadera yo-.



Las nueves señoritas hablaron sincronizadamente, cada una de sus acciones era idéntica.



-No creo que ese sea el caso y tampoco es como si necesitara descubrir cuál de todas estas es la real, lo que haré es simplemente derrotarlas a todas-. 



Jean chasqueó sus dedos y una centena de pequeños argos apareció y comenzaron a disparar rayos de color rojo a todas las copias desde distintos ángulos, sin poder lograr esquivar todos los ataques las copias fueron derribadas y regresaron a su forma de Tanuki gigante perdiendo inmediatamente el conocimiento, dejando nuevamente sola a su invocador.



Tras verse otra vez en desventaja Shiko Nirven determinó que era hora de dar todo de si, tomando una pose tranquila, la doncella del país del sol habló con una suave voz.



-“Tengoku no Josei”-.



Al haber usado su nombre mágico, un pilar blanco eléctrico descendió del cielo, inundando su cuerpo de poder, su cabello, pestañas y ojos se tornaron de color plateado, su piel blanca que cualquiera consideraría hermosa se tornó de una blancura exquisita y brillante, en ese estado de poder la señorita alzó su mano y de su palma una lanza de rayo salió a toda velocidad después de que ella pronunció una sola palabra.



-“Kaminari”-.



El rayo golpeó a Jean arrojándole hasta la plataforma aérea más lejana, al impactar su cuerpo contra la plataforma esta se fragmentó y una nube de polvo y grava se levantó.



-Esto es emocionante, me pregunto si el joven Jean Nox Crow podrá levantarse después de recibir ese ataque directo-.



El comentarista acompañante por fin se acordó cuál era su trabajo, desde el inicio de la batalla sin quererlo se había sumergido en observar al igual que el resto del público.



-Ese fue un buen ataque sin embargo, solo con ver que sus invocaciones siguen en pie nos da la respuesta de que Jean está bien-.



Como el director Rooscu dijo, desde el lugar donde Jean impactó una profunda y salvaje voz resonó.



-“Ferus Ignis”-.



Jean también usó su nombre mágico y su cuerpo se envolvió en llamas, su cabello, pestañas y ojos se tornaron del mismo color de las flamas.



Ambos, Shiko y Jean se observaron por unos momentos y luego asintieron ligeramente. Los dos llegaron a la conclusión de que era hora de terminar el combate.



-“Muerte, muerte y muerte, eso es todo lo que hay, eso es todo lo que existe, despierto o dormido, en tus sueños o realidad, nunca escaparás de ella, pero no estés triste la diversión que ofrece la oscuridad es infinita, ¿Qué? ¿No me crees?, entonces déjame darte una mirada al mundo del más allá, déjame invitarte al Walpurgisnacht”-.



Una puerta gigante apareció detrás de Jean, y de un solo golpe se abrió, en ese momento las criaturas de las pesadillas se liberaron en el mundo, la luz se desvaneció en pleno día la oscuridad reinó.



Bestias deformes, murciélagos gigantes, esqueletos vestidos en sudarios usando guadañas, caballeros con armaduras oxidadas montados en los restos óseos de corceles portando sus cabezas cercenadas, brujas ancianas con horrendos rostros y piel putrefacta en escobas de madera, como aquellas descritas en los cuentos de hadas, y una multitud más de criaturas bizarras caminaron fuera de la puerta y se quedaron ahí esperando las ordenes de su invocador, las criaturas eran tan diversas y distintas sin embargo todas tenían algo en común sus ojos estaban posados en su invocador esperando sus ordenes.



Shiko Nirven aún ante ese escenario imponente no se acobardó, ella quería saber que invocación era mas poderosa si el Walpurgisnacht o el Hyakki Yakou, con su seductora voz realizó su propia invocación masiva.



-“Esta noche es una noche de fiesta, esta noche vamos a celebrar. Las últimas horas del día pertenecen a nosotros, a los señores de las sombras a aquellos llamados youkai. Marchemos todos por este sendero orgullosos de lo que somos con la cabeza en alto, y no permitamos que alguien nos haga menos de lo que somos. Señores del miedo y del terror. Hoy deleitaremos a los mortales con nuestro tenebroso desfile, que nunca nadie podrá olvidar. ¡Hyakki Yakou!”-.



Ahora a espaldas de la delicada y hermosa doncella una inmensa nube negra apareció de la nada y de la cual poco a poco espiritus y criaturas mágicas extrañas, bizarras y diversas a aparecieron, esqueletos gigantes con un inmenso cráneo, seres humanoides de un solo ojo, mujeres hermosas con rasgos animales como si fueran quimeras, ancianas horribles con sonrisas macabras vestidas en kimonos rasgados, sombrillas con un ojo y grandes lenguas burlonas, lámparas de papel vivientes, gatos gigantes y pequeños con sonrisas burlonas, personas sin rostro o con cuello increíblemente largo, ogros de piel verde, azul o roja vestidos con taparrabos de tigre, con cuernos y apariencia feroz, la diversidad de los youkai que conforman el desfile era demasiada como para poder describirla a primera vista.



En ese punto tanto Shiko como Jean dieron la orden.



-Ataquen-.



Ambos ejércitos se lanzaron el uno contra el otro.



-¡Invocaciones prohibidas! ¡¿Asi que este el nivel de las invocaciones prohibidas?i ¡Estamos tan lejos del lugar en el que están peleando pero hasta aquí se sienten las vibraciones de sus feroces ataques!.-



El comentarista estaba anonadado, la fiereza de los ejércitos era aterradora, las plataformas tanto las del mar como las del cielo fueron destrozadas ante la increíble cantidad de ataques que llovían por todas partes, fuego, hielo, electricidad, diversas maldiciones inundaron el lugar, los monstruos y yokais cuando eran alcanzados por un poderoso conjuro enemigo caían como insectos en medio de gritos de dolor, todo era caótico pero dentro de ese caos había un balance.



Al poco tiempo Jean decidió unirse a la refriega y no solo mirar, el joven corrió hasta quedar en primera línea, y con una bola de fuego quemó a una sombrilla youkai, la cual se dispersó en partículas de Luz y con un movimiento de su sable cortó a la mitad a un ogro de un solo ojo que se le acercaba.



Shiko también se unió con un rayo tiro de su escoba a una bruja, el cuerpo de la bruja cayó echando humo pero antes de tocar el agua se desintegró en partículas oscuras, una bestia deforme quiso sorprenderla por la espalda pero ella hábilmente le esquivo y lo cortó a la mitad.



Varios monstruos de ambos bandos cayeron ante la furia de Jean y de Shiko, abriéndose paso entre el caótico lugar nuevamente los dos jóvenes quedaron frente a frente.



- “Del cielo a la tierra y de la tierra al cielo, poderoso Raijin mi espíritu contratado, muestra tu majestad, haz temblar a las bestias y mortales. Enséñales humildad”-.



-"¡Oh Amado padre, los egoístas y estúpidos hombres han robado, degollado y devorado a mis ovejas, la tristeza me abruma, dejaré de alumbrar a los vivos y bajaré a la tierra de los muertos hasta haber recibido la merecida justicia!"-.



Los conjuros fueron completados y activados al mismo tiempo.



Una gran cantidad de rayos de un grueso aterrador cayeron del cielo mientras que otros con igual potencia aparecieron desde el mar haciendo hervir el mar , ambos tipos de rayo convergieron enfocandose en un solo punto, mientras que una terrible explosión de fuego azotó todo lo que estaba a la vista.



Un muro formado de rostros agonizantes apareció alrededor de Jean protegiéndole, mientras que una barrera de color dorado mantuvo fuera de peligro a Shiko.



A pesar de la intensidad de la batalla Jean aún tenía reservas de energía decentes, pero cuando sus ojos se fijaron en su oponente, se dio cuenta de que el escudo dorado que protegía a Shiko Nirven estaba a punto de desaparecer. El joven desde el inicio de la pelea había puesto parte de su atención en las orbes expiatorias y a estas alturas de la pelea la mayoría ya habían explotado, las invocaciones prohibidas se llevaron la mayor parte del crédito en cuanto a daño provocado de manera colateral. Cuando el escudo de Shiko amenazó con desaparecer Jean corrió hacia la señorita, deshizo su escudo y la abrazó, nuevamente activando su muro de lamentaciones, sin embargo en ese breve intervalo, la poderosa explosión provocada por el fuego y el rayo le alcanzó y golpeó su cuerpo, afortunadamente, la agotada Shiko Nirven no fue tocada por la explosión.



Cuando todo se disipó ninguna plataforma estaba en pie, excepto en la que se encontraban Jean y Shiko. En el mar una miríada de criaturas se encontraban flotando totalmente aturdidas. Poco a poco los youkai fueron desapareciendo sin dejar rastro, al mismo tiempo la puerta del Walpurgisnacht comenzó a absorber de regreso a sus habitantes, el resto de las invocaciones de Jean también se disipó.



El comentarista ante tanta devastación estuvo a punto de expresar sus sentimientos con insultos pero al recordar la cantidad de nobles y personas importantes entre el público decidió guardarse sus sensaciones y no decir nada.



Cuando todo se calmó Jean acostó a Shiko suavemente en el suelo y se puso de pie alzando su brazo hacia el referí del combate, el cual tardó en reaccionar y con una voz seca declaró al ganador.



-¡Los ganadores son Jean Nox Crow y Liz Wildwind!-.



Sin embargo Jean se dio cuenta de que algo estaba mal, la gente se encontraba callada y lo veía de forma rara, el joven pensó que era por lo impresionante que eran las invocaciones prohibidas sin embargo se equivocó profundamente, una voz inocente que se levantó entre el silencioso público le dio una pista de que iba mal.



-Mami, mami ¿Qué es eso que tiene entre sus piernas?-.



-¡Hija mía no veas eso! ¡Cúbrete los ojos!-.



Una madre alarmada le tapó los ojos a su hija pero por alguna razón no siguió su propio consejo.



-¡Esposa mía tú también aparta la mirada!-.



Ahora fue el padre de la familia que tuvo que intervenir.



Como si fuera el detonante una increíble cantidad de gritos femeninos con connotaciones variadas llenó el lugar, pero Jean seguía sin comprender la situación en la que estaba.



Al mismo tiempo Shiko recobró la conciencia, y alzó su rostro haciendo una pregunta lógica.



-¿Qué pasó? ¿Acaso perdí?-.



Al escuchar la voz de la doncella, Jean se dio la vuelta por reflejo y el rostro de Shiko quien se encontraba ligeramente erguida en el suelo se encontró frente a frente con digamos que la parte más varonil de Jean. La doncella abrió al máximo sus ojos por tal sorpresa, después de mirar fijamente ese lugar, alzó su mirada observando el abdomen, tórax y finalmente el rostro de Jean , luego nuevamente su mirada bajó al punto inicial y sin poder contenerse más grito a todo pulmón.



-¡Pervertidooooooooo!-.



Tal vez por la falta de aire en sus pulmones nuevamente perdió el conocimiento. Todo eso pasó en unos cuantos segundos, y solo entonces Jean se dio cuenta de que la explosión anterior había destrozado su ropa y que él se encontraba desnudo, mientras que las pantallas holográficas mágicas lo mostraban como vino al mundo y todo en alta resolución.



Aclarándose la garganta el director Rooscu sacó de su estupor a Jean, pues el joven no podía creer como podía tener tan mala suerte para terminar causando una escena así.



-¡Jean reacciona! ¡Cubre tu cuerpo!-.





El joven inmediatamente se transformó en un cuervo y se alejó volando del lugar deseando que se lo tragara la tierra.






Compartir en Google Plus

Acerca de David-A Gato

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

8 comentarios:

  1. Fue lo maximo de verdad y ese final😂
    Gracias por el capítulo
    Espero con ansias mas

    ResponderEliminar
  2. jajaaja el autor no quiere hacer feliz a Jean :´v, dejalo que sea feliz
    ese final no me lo esperaba jaja :v
    Gracias por el capitulo.

    ResponderEliminar
  3. jajajajaj ese final no me lo esperaba; solo me imagina muchas doncellas flechadas, y fue asi aquí en este momento de la historia que surgio la leyenda del mostruo de las profundidades del mar, esto fue contado por generaciones jjajjaja

    ResponderEliminar
  4. Quede sin palabras para este gran capitulo, gracias por tu esfuerzo, espero con ansia el siguiente

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajaj.. pero que final jajaja
    Bueno, aunque me alegro ver tu regreso, apenas hoy me di cuenta por accidente. Sigue así

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el capítulo, espero con ansias el siguiente

    ResponderEliminar
  7. jajaja, fue muy divertido

    ResponderEliminar