Troublemaker - Prólogo



Titulo: Troublemaker
Genero: Shoujo, romance, drama, tragedia, comedia, sobrenatural
Argumento:
Areku Riugare es un chico con muchos talentos y nada de suerte, su vida social era cero, le molestaban en clase, su familia no le comprendia, y sencillamente no veia con buenos ojos al mundo que le rodeaba, todo esto debido a su mala suerte, ya que no por torpeza, tropezaba, se heria, o hasta veía de cerca a la muerte... un día mientras se sumia en su miseria, un demonio le ofreció cambiar su
suerte, pero lo que ignoraba es...de donde saldría esa suerte


Prólogo
CONSECUENCIAS


Algunos dicen que las personas nacemos con una cantidad determinada de suerte, otros dicen que la suerte no existe, y solo existe un sinfín de hechos independientes entre sí, y muchos más, dicen que la suerte la hace uno, que uno decide su destino…

"¿Acaso el pobre, elige ser pobre?"
"¿Eh? Otra vez hablando de la nada?"
"..."
Este joven de mi misma edad caminando junto a mí, es mi amigo de la infancia, Ryoda. Aunque es mayor por unos meses, aun así suelo ser yo el que toma la iniciativa cuando hacemos algo, algunos me llamarían creativo, otros dirían que simplemente no pienso bien las cosas antes de hacerlas y por eso soy el más rápido a la hora de actuar, lo que no es necesariamente bueno.

Si una persona muere en forma trágica… ¿acaso esa fue su elección?

Mi nombre es Areku Riugare, dicen que algunas personas nacen con suerte, si es así, ¿qué hay diferente en aquellos que nacemos sin ella?... ¿Algún acto despreciable en una vida anterior define que nuestra suerte sea menor a la del resto?. ¿Acaso vivir una vida miserable sin haber hecho nada para merecerlo, es lo justo? Simplemente deberíamos aceptarlo?

"Si se presentara aunque sea una mínima oportunidad de cambiar esa suerte, ¿podrían culparme por intentarlo?"
"Mm... no lo sé, pero si fuera yo, no andaría hablando solo por la calle…"

Más tarde, en un rincón apartado, tomé finalmente la decisión de hacer algo, para cambiar mi suerte

"He venido, y he decidido aceptar tu oferta, demonio, concédeme suerte."
"Así me gusta, pequeño desafortunado, cerremos el trato, en cuanto me des la mano, te aseguro que tu suerte empezará a cambiar, después de todo, un demonio siempre obedece un contrato."
"Si…"

Hace unos días, mi depresión había alcanzado un punto critico, y ya no podía continuar, entonces… mientras me sumía más y más en la oscuridad, él apareció…

"¡Quiero tener suerte!" dije al estrechar la mano de aquel que días antes se presentó ante mí como un demonio.

Al día siguiente, me levanté como todas las mañanas y empecé a prepararme para ir al instituto, pero, aunque no me sentía diferente, por alguna razón mi moral había subido, sentía que podía hacer cualquier cosa con mi recién aumentada suerte... que tonto fui…

En mi llegada al colegio todo fue tal como siempre, de hecho, ese chico de mi clase… Kusare, me molestó como hacía de vez en cuando.

"¿Qué es esto? No deberías ir por ahí sin mirar por donde caminas" dijo al sacarme mi mochila.

"¡Oye! Devuélvela."

"Seguro, pero antes veamos… Oh, has hecho un par de dibujos nuevos, tendrás que prestarme el cuaderno unos días, así podré ver que retoques les hago."
"Espera. ¡No!...

En ese momento, me precipité al suelo, tropecé con el pie de otro alumno. P-san, el compañero de Kusare a la hora de molestarme.

"Deberías ver por donde caminas. Así tropezarás siempre... déjame ver qué dibujó esta vez." Dijo P-san a Kusare, sin prestarme más atención.

"Es un freak, dibujó un montón de cosas cursis".
"¿Qué es esto? Todos son de chicas 2D. ¿Qué pasa con esos ojos grandes y llorosos? Jaja".
"Oye mira, este es distinto, parece el diablo. Oye, hasta que al fin dibujas algo interesante, me lo llevaré".

"¡¿Qué haces?!" Ante mis ojos, Kusare arrancó una página de mi cuaderno de dibujo sin el menor cuidado.

"¿Qué te pasa? Deberías estar contento que aprecio tu dibujo, después de todo ¿para eso dibujas no? Vuelve a compartir tu talento con nosotros en otra ocasión."
 dijo a la vez que se guardaba el papel en el bolsillo y se iba.

"Y si vas a seguir dibujando chicas, será mejor que estén desnudas de ahora en adelante, así gustarán más".

...

"¡Maldición!"

Nada... mi suerte no ha cambiado nada, ¿es qué acaso fui engañado? ¿Lo que dijo el demonio era mentira? ¡¿O es que soñé todo aquello?!

"Oye, ¿cómo te sientes?"
"…"
"Eso te pasa por ser tan enclenque, si hubieras actuado como hace años en la escuela primaria, estoy seguro que no se meterían tanto contigo, si dejas que te molesten, solo harás que te agarren maña".

¡YA LO SE! Eso ya lo sé… las palabras de Ryoda ante mi patético yo, ya antes han resonado en mi mente.

...

Esa noche, en mi casa, mi madre volvió a quejarse de mi inutilidad como hijo

"Come."
"No tengo hambre." respondí mientras agachaba la cabeza.
"¿No te da vergüenza? Mira a tu hermano pequeño, él no deja ni un arroz en su plato, mientras que a ti te cuesta meter el tenedor en la boca."
"¡Mira! Esta comiendo arroz por arroz." dijo Mariya, mi hermana mayor.
"Cuantos desearían tener un plato de comida, y vos con tantas paradas para comer".
"¡¿Entonces por qué no le das a ellos de comer?!" dije antes de salir corriendo.

Maldita sea, no puede entenderme, tengo tantas cosas en la cabeza ¿¡Y ella me molesta porque no me interesa comer ahora!? ¿No puede darse cuenta cuando su hijo se siente mal?...
Dejé de correr y me senté en una piedra.

"Ella trabaja, para poner un plato de comida en la casa, y es un acto terrible despreciar la comida… lo sé muy bien, pero si no siento deseos de comer, si no tengo apetito, ¿qué debería hacer?"

Levanté la cabeza y miré las estrellas, como tantas noches, pero no encontraba en ellas consuelo, tal vez fue tonto esperanzarme en que pudiera obtener suerte, de un pacto con un demonio, ahora que lo pienso, desearía que en realidad ese pacto hubiera sido una farsa…

"Mi pobre cuaderno, has vuelto a perder tus paginas en manos de ese Kusare (además se llevo mi dibujo del demonio… ¿dibujo de demonio? ¿yo cuándo… dibujé un demonio?)."

...

Al día siguiente, volví a levantarme como todos los días, mi madre me regañó en la noche por haberme ido sin más, me dejó sin comer, y tampoco desayuné…

"Supongo que lo del demonio era falso… la suerte de alguien no cambia solo por tocar a alguien… ¿eh?" de repente observé una conmoción en el aula.

"Alumnos, el día de hoy quisiéramos pedirles que se tranquilicen, y muestren una seña de respeto a la familia de su compañero Kusare, quien desafortunadamente…"
"(No puede ser…)."
"No están obligados a hacerlo, pero hoy no les dictaremos clases, para que puedan asistir al funeral…"
"(Es… ¿una broma?)."

Me costaba creerlo, pero no tuve otra opción, cuando le vi, acostado en ese ataúd.

"Mira a P-san, está completamente en shock".
"Como para no, dicen que estaban juntos cuando ocurrió el accidente".

//Flash back//
"Vaya vaya, con que podía hacer dibujos así, quizá pueda pedirle de favor que me prepare las láminas de la clase de arte jaja".
"Pero es en serio, ese dibujo es bueno, realmente no parece hecho por la misma persona, este si que da miedo, ¿no parece que nos mirase con esos ojos amarillos?"
"Pues sí, es un tanto siniestro, ese Areku debe estar medio loco para dibujar cosas así en el mismo cuaderno que sus niñas 2D".
"Si, es algo *ring* espera… ¿hola?"
"… Detesto admitirlo, pero tiene talento para estas cosas, tal vez, no debí ser tan duro… si me disculpo, ¿podría perdonarme?"
"Se acabó tu suerte…"
"¡¿Que demo?!" Sin darse cuenta, había bajado de la acera mientras miraba el dibujo.

BRRRUUUUMMM!!!

...

"¡¿P-san vio como el camión le chocó?!"
"Si, y si no hubiera estado concentrado en su llamada, hubiera visto que Kusare estaba en la calle".
"Cielos, eso debe ser traumático".
"Ni que lo digas, tal vez nunca se recupere, pobre desafortunado."
"No sé que es peor..."

Lentamente, uno tras otro, los alumnos del aula fueron pasando a ver el cuerpo, dejar unas flores, o simplemente despedirse, finalmente me toco a mí.

¿Fue un accidente, cierto? Se que no me caías bien, de hecho, siempre me molestabas, de alguna forma me sacabas de la serenidad de mis pensamientos. Si nos hubiésemos llevado bien, tal vez me hubieras ayudado a no pensar en mi mala suerte, en lugar de eso decidiste hacer más miserable mi vida y así terminas… ¿y tú me decías que mirase por donde caminaba? Sniff. Eres un… hipócrita…

"Tu suerte, cambió…"
"¡¿Eh?!... dime, que es coincidencia… esto no pudo haber sido... no puede ser…

Entonces lo vi y salí corriendo con lagrimas en los ojos.
"¡¿Areku?!"
"¡Riugare!"

Las voces de Ryoda y el profesor sonaban distantes, pero no podía prestarles menos atención, en ese entonces no supe la verdad de porque eso estaba allí, no podía pensar claramente, no después de que lo vi...

"¿Por qué? ¿por qué… su familia… no le quitó el dibujo de la mano?!!!"
Compartir en Google Plus

Acerca de Keitaro Sempai

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

4 comentarios:

  1. interesante.... esperare los demas caps

    ResponderEliminar
  2. Parece bastante interesante aunque lo veo con falta de bastantes detalles del espacio en que ocurren los sucesos y acciónes del protagonista (ej: cuanto le hacian ´´bullying`` no se describe donde ocurrio ya que no creo que le haga bullying en medio de la entrada del colegio o si?,Tanbien la parte donde kusare piensa disculparse no tiene sentido ya que segun tu narras Areku ya recibia ´´bullying`` desde hace algo de tiempo asi la personalidad esta de kusare no encaja y la descripción de Ryoda tambien le falta algo de detalles ya que normalmente en la descripción de un amigo de la infancia siempre cuenta de como y desde cuando son amigos) Todo esto son unas criticas personales mias y no tienes que tomartelo muy a pecho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero quiero agradecerte por leer con tanta atención y comentarlo, es algo que me anima bastante.
      Segundo, no negare que a veces doy pocos detalles del entorno, pero eso esta justificado de forma simple, el narrador es el Areku de ese momento, quién estaba muy frustrado, confundido y no pensaba claramente, notable en el mismo inicio, donde se ve que su mente deambulaba entre pensamientos existenciales bastante deprimentes. Vsito desde ese punto de vista, no es extraño que se centrara en los hechos que más lo impactaron (con la sola excepción del flash back, q no es su narración). Lo de la descripción de Ryoda va por el mismo lado. No te preocupes, es solo el prólogo, aunque el capitulo que viene pueda darte la imrpesión de que estos personajes del pasado de Areku fueron olvidados, te aseguro que se sabrá más de ellos y sus historias, de entre ellos Kusare, algo que te aclarará mejor la verdad de sus acciónes.
      Te invito a seguir leyendo si es de tu gusto hacerlo y no olvides seguir comentando :D

      Eliminar
    2. Muy interesante, espero que el prota no se el mismo llorón de siempre y de verdad haga algo cuando lo tiene que hacer.
      PD:Por ahora bien.

      Eliminar