Otoko wa Nani no Ai wa Rikai sa Remasen, Prologo y Capitulo 1: La Chica Que Me Enseñará A Amar

Hola a todos! soy TheEliXZ, estoy aquí para traerles mi nueva novela "Otoko wa Nani no Ai wa Rikai sa Remasen" (El chico que no entiende que es el amor), espero que la disfruten, les dejo el prologo y el capitulo 1.
PD: no se de donde es la imagen :p
PD2: el nombre es algo largo, agradecería que me ayuden a encontrarle una "Versión corta".

Sinopsis: La historia trata de Kawakami Sora, un chico normal de primer ano de preparatoria, el siempre ha vivido a la sombra de su gemelo Ryuu, que a pesar de ser físicamente idénticos son notablemente diferentes. Un día Sora ve a una extraña niña rubia acosando a su hermano, el no hace nada, al día siguiente empieza la preparatoria y se encuentra con esa chica llamada Koizumi Fumina, la cual va en su misma clase, al final del día el encuentra una carta de amor en su casillero, de ella, pero dirigida a su hermano, Sora le regresa la carta y luego ambos llegan a un trato en el que si él le ayuda con su hermano, ella le ayudará a entender el amor.


Otoko wa nani no ai wa rikai sa remasen
El Chico No Entiende Qué Es El Amor
(男は何の愛は理解されません)
Prólogo

¿Cómo se siente estar enamorado?, diariamente vez a cientos de parejas en las calles, tomándose de la mano, caminando juntas, dándose de comer en la boca, ¿Qué es lo que le ven a eso? ¿Realmente se siente tan bien?, yo no lo sé, nunca lo he sentido, eso no quiere decir que no me interese saberlo, soy un chico y naturalmente hay chicas que me parecen lindas, aunque eso no es estar enamorado, no sé lo que se siente y probablemente nunca llegue a saberlo, eso es porque jamás fui muy popular entre las chicas, nunca tuve amigos además de mi hermano gemelo.
Él y yo somos idénticos en aspecto, pero es lo opuesto a mí, popular entre las chicas, tiene centenares de amigos, tuvo varias novias, él debe saber que se siente estar enamorado.
Mi nombre es Kawakami Sora, tengo quince años, este año comienzo la preparatoria, espero que las cosas este año sean diferentes, quiero conseguir amigos, quiero conocer que es el amor. La preparatoria a la que iré es la misma que a mi hermano “Escuela preparatoria Fujisawa”, me costó muchísimo poder entrar, a mi hermano, Kawakami Ryuu, no le costó nada, él es bueno en los estudios, no solo en eso, él es bueno en todo, en la escuela media siempre lo llamaban “Superdotado”, él es el orgullo de mis padres, yo apenas soy notado por mi familia.
  -Sora, levántate.
Él es mi hermano, Ryuu, es bastante alto, cabello lacio, largo hasta el cuello, un poco desordenado y color negro, patillas un poco largas y unos grandes ojos de color celeste, si tuviera que describirme a mí mismo sería lo mismo, solo que mis ojos son color amarillo muy fuerte.
  -Ya voy Nii-san, solo un poco más.
  -Mamá se enojara si no te levantas.
  -Lo dices como si se enojara contigo.- Dije entre risas.
  -Solo levántate ¿Si?
  -Ya voy~.
Casi sin ganas, me levante tambaleando de la cama, empecé a buscar vagamente en mi armario algo que ponerme, un pantalón de vestir color negro y una camiseta azul con el dibujo de un león, eso es lo que encontré primero, me vestí y baje al comedor.
  -Buenos días, Sora.
La mujer alta de cabello largo hasta la cintura, lacio y castaño, con una cola de caballo, piel blanca como la nieve y una sonrisa hermosa, que esta parada frente a mí, es mi madre, Kawakami Saeko.
  -Buenos días mamá. 
  -¿Vuelves a despertarte tarde, chico? Deberías se mas responsable, como Ryuu.- Dijo mi padre.
Él es un hombre viejo, bastante alto y corpulento, cabello corto, desordenado y castaño, tenía un rostro muy grande y una barba que pasaba desde sus patillas hasta rodear su boca, a él le encanta compararme con el incomparable de Ryuu. 
  -Sabes que es imposible para mí ser como él.- Dije algo deprimido.
  -Sí, chicos como Ryuu están casi extintos.- No lo niega en absoluto.
  -Cariño, detente.- Mi madre frena a mi padre.
  -Sí, lo siento, se lo mucho que odias el ser comparado.
Sí, siempre ha sido así, uno creería que al ser casi idénticos nos confundían algunas veces, pero no, nunca en la vida nos confundieron, las diferencias eran muchas, no físicas, pero si en quien somos, pero la verdad, no me molestaría ser confundido con Nii-san algún día, me sentiría, algo… especial, por decirlo de algún modo.
La charla acabo, todos nos sentamos a comer en la mesa, acabamos, estuvo realmente delicioso, Ryuu avisa que ira de unos amigos, desearía algún día poder decir lo mismo. Voy hasta la puerta, me pongo mis zapatos y salgo hacia afuera.
  -Sora, ¿Dónde vas?- Pregunta mi madre.
  -Solo… caminare un rato.
  -Bien, ve con cuidado.
  -Si.
Salgo hacia afuera solo para encontrarme con una escena un tanto rara, cuando salí de la casa, pude ver a mi hermano caminando hacia la casa de su amigo a mi derecha, lo raro era la persona detrás de él, es una pequeña chica, muy baja, su cabello rubio es largo y ondulado hasta la cintura, ella me da la espalda y apenas puedo ver su rostro, pero alcance a ver unos muy, pero muy, grandes y hermosos ojos verdes, los cuales mostraban una notoria expresión de enojo. La chica estaba ocultándose detrás del poste de luz siguiendo a mi hermano, creo que eso es algo común, con lo perfecto que es él, pero lo que esta chica hace es acoso, me debato entre la decisión de “No hacer nada” y “Regañarla”, soy malo hablando con las chicas, no importa si es una niña, me decido por no hacer nada.
Camine un rato hacia la tienda cercana a mi casa, compre una película romántica y volví, encendí el televisor y empecé a ver la película, la película acabo luego de tres largas horas.
  -Ah… sigo sin entender nada.- Dije mientras me echaba en el suelo. 
No hice nada el resto del día, solo estuve echado en mi habitación sin hacer nada, luego de la cena, me quede viendo esa película por segunda vez, aun no logro entenderlo, me fui a dormir muy tarde.
  -Ah… a partir de mañana seré un estudiante de preparatoria.- Solté un suspiro.
Yo, Kawakami Sora, soy un chico que no entiende el amor y probablemente jamás lo entienda.




Capítulo 1
La Chica Que Me Enseñará A Amar
Ya era la mañana del día siguiente, es mi primer día en la preparatoria y ya llegue tarde, eso me pasa por ver esa película tantas veces, sigo sin entenderla. Estoy en mi clase, la clase 1-B, no conozco a nadie, pero hay alguien que me parece haberlo visto en algún otro lado, esa chica de cabello largo, ondulado y rubio, estoy casi seguro de que es la misma que perseguía a mi hermano ayer, al parecer era de mi edad, no lo parece.
Las clases comenzaron y todo pasó normalmente, al parecer el nombre de esa chica es Koizumi Fumina, es muy conocida, su padre es un experto en artes marciales muy famoso y su madre es la directora de esta escuela, vaya pareja más incompatible.
La hora del almuerzo llegó rápidamente, no he traído nada, así que voy a la cafetería. De camino paso por la clase 1-A, ahí está mi hermano, él está comiendo con sus amigos en su salón, me mira, pero me ignora, seguí caminando hasta la cafetería. Al llegar, compre un Pan de melón y me fui a sentar.
Un grupo de unas cinco chicas se acerca hacia mí antes de que comience a comer.
  -Oye, oye ¿Tu eres el hermano menor de Ryuu-kun?- Dice la chica de en medio.
¿Qué no es obvio con solo verme?
  -¿Puedes decirnos algo sobre él? Es solo que estoy… un poco interesada en tu hermano.
  -¿No puedes preguntarle a él? A mí no me interesa.
  -Que frio eres, no te pareces en nada a Ryuu-kun.
  -Solo váyanse y déjenme comer tranquilo.
Una de ellas me hizo una grosera mueca y luego se marcharon. Diablos, ahora no me dejan ni comer tranquilamente. Cuando termine de comer comencé a caminar hasta el salón de clases, de camino paso enfrente de la clase de mi hermano, esta vez lo ignoro y sigo adelante.
  -¡Ay!
Me detuve al chocar con alguien, es una chica, al parecer se cayó al suelo.
  -Lo siento.- Dije.
La miré y era nada más ni nada menos que Koizumi Fumina, le ofrecí mi mano para levantarse. 
  -¡Aléjate!- Ella golpea mi mano.
  -¿Por qué fue eso?
  -¡No toques mi mano!
  -Bien, bien, pero… ¿Qué haces aquí?, la hora del almuerzo casi termina, deberíamos volver a clase.
  -¡No te importa!
  -¿Por qué estás tan agresiva?
  -¡Cállate! ¡Cállate! ¡Cállate!, ¡Solo haces preguntas!
  -Está bien, de igual manera no me interesa, me voy.
¿Qué le pasa a esa mocosa?, uno que trata de disculparse y ella actúa tan grosera, de seguro venía a espiar a mi hermano otra vez. Ignorando a la pequeña, volví al salón, unos segundos antes de que entrara el maestro entró Koizumi, las clases siguieron su curso normalmente.
                …
  Es el final del día, las clases acabaron y yo me dirigí a la casilla de zapatos, al abrirla encuentro un sobre color rosa con palabras escritas con tinta roja, ¿Esto es una carta de amor?, pensé. Miro el nombre en la carta, es de Koizumi Fumina, volteo la carta para ver a quien va dirigida, es obvio que no será a mí, es imposible para mi recibir una, y aun si lo hiciera no entendería bien el motivo, “Para Kawakami… Ryuu”, al leer “Kawakami” algo en mi salto por un momento, pero recordé que ella seguía a Nii-san antes.
  -Ah… se equivocó de casilleros, ¿Debería entregársela a Nii-san o a ella?
Si se la entregó a Nii-san sería un poco raro, mejor se la daré a ella, pero ¿Dónde está?, decido abrir la carta, evito leer lo más posible hasta donde diga el lugar para encontrarse, no quiero leerla ya que por alguna razón esto es importante, eso creo. “…Ven a verme en el salón 1-B después de clases, Koizumi Fumina.”, cierro la carta, la vuelvo a sellar y me dirijo al salón 1-B.
Al llegar, abrí la puerta y vi a Koizumi Fumina parada delante de mí, de espaldas, tenía la cabeza agachas y hacia algo con sus manos.
  -Oye.- Le dije.
  -¡!
  -Oye.- Ella se voltea.
  -Ah, solo eres tú.
  -Ten, te confundiste de casilla.- Le mostré la carta a ella y su rostro enrojeció.
  -¡Dame eso!- Ella me lo arranca de las manos. -Lo leíste ¿Verdad?
  -No lo hice, solo la leí la parte que decía en donde estarías, así te la podía devolver.  
  -¡Pero la leíste!
  -Pero no leí nada importante.- Aunque no sé porque es importante. 
  -¡La leíste!
Esta chica es insoportable, hace un berrinche de niña por nada, ¿Qué de “Importante” tiene esa carta?
  -Ah… ¿Quieres que se la dé a Nii-san por ti?
  -¡No!, tú la leerás y te reirás de mí.
  -¡No lo hare!
  -¡Si lo harás!, incluso trataste de hacerte pasar por Kawakami-kun.
  -Yo no hice eso, además no serviría, somos muy diferentes.
  -Yo apenas los diferencio.
¿Eh?
  -¿Cómo es eso?
  -Casi pensé que tú eras Kawakami-kun.- De algún modo lo soy. –Pero solo los diferencié por sus ojos.
¿Qué dice esta chica?, ¿Mis ojos?, pensé que diría lo típico de “Tú no tienes el aura de genio de tu hermano, es obvio que son muy diferentes.”, pero esta chica, esta chica nos diferenció solo por un aspecto físico, los ojos, la gente ni siquiera ve eso y ya sabe quién es quién, esta es la primera vez que me confunden con mi hermano, de algún modo esto… es como pensaba, me siento especial.
  -¿Quieres… que se la dé a Nii-san?- Repetí mi pregunta. 
  -No, mejor dejare lo de las cartas, pero como compensación por leer mi carta quiero que me hagas un favor.
  -No la leí.
  -¡Hazme el favor!
  -Sí, sí, bien, ¿Qué quieres?
Ella da miedo. 
  -Ayúdame…- Su rostro volvió a ponerse rojo.
  -¿Eh?
  -¡Ayúdame a conquistar a tu hermano!
¿Qué es esta petición?, ¿Ayudarla a conquistarlo?, ¿Cómo?, pedirle a alguien que no entiende el amor que te ayude en eso, es como pedirle a un a un ciego que te guie por donde vas.
  -No creo poder ayudarte en eso.
  -¡¿Por qué?!
  -Yo… no entiendo el amor, nunca me enamoré de alguien, ni siquiera sé cómo se siente, no tengo amigos que me aconsejen, ni siquiera tengo amigos, no puedo ayudarte con algo que no entiendo.
  -Eh…- Ella se queda pensando por un momento.- ¡Ya se!
  -¿Qué sabes?
  -Será una ayuda mutua.
  -¿Ayuda mutua?
  -Tú me ayudaras a enamorar a tu hermano y en el proceso quizás entiendas el amor, ambos salimos ganando.  
  -…-
Un gran silencio invadió la habitación y una ventisca entró por la ventana haciendo volar sus largos y dorados cabellos, ella toma una postura inclinada hacia un costado, con su mano derecha en la cadera y la izquierda apuntando a mí y dice.
  -¿Qué dices? ¿Me ayudaras?
Entender el misterio del amor fue algo con lo que no pude lidiar en mi vida, ver a cientos de parejas en las calles haciendo cosas que son ridículas, esas películas por las cuales mi madre llora mientras yo quedo con cara de póker, finalmente yo ¿Lograre entender eso?, ¿Ella me ayudara?, además de eso, parece que no me dejará elección. 
  -Mmm… Bien…
  -Bien, será un honor trabajar contigo, Sora.- ¿Me llamo por mi primer nombre?
  -Si… también será un honor Koizumi.
  -¿De dónde sacas tantas confianzas?- ¿Qué? Es solo tu apellido.
  -…-
  -Tú debes decirme Koizumi-sama.-
¿Sama? Eso es exagerado, pero parece que no tengo opción.
  -Si… Koizumi-sama.
  -Así está mejor.- Quiero patear a esta enana.
                …
  Al día siguiente, me levante de la cama y luego de desayunar salí afuera para dirigirme a la escuela.
  -Mamá ¿Y Ryuu?- Pregunte antes de salir.
  -Se fue temprano.
Él siempre se levanta muy temprano y sale hacia la escuela, ahora que estamos en preparatoria él no ha cambiado. Abrí la puerta y me dirigí hacia afuera, pasando cerca del poste de luz a la derecha de mi casa logre ver una pequeña figura con cabellos rubios.
  -No me digas que es…- Hablé conmigo mismo. 
Me acerque a ella y dije:
  -Koizumi-sama ¿Qué hace aquí?- Tch, hablarle así es muy molesto.
  -¡Ah!- Ella se voltea. -Ah, eres tu Sora, no me asustes así.
  -¿Qué haces aquí?
  -Bueno… yo… solo… ¡Cállate! ¡Idiota!- ¿Por qué se pone así?
  -Estas acosando a Ryuu de nuevo.
  -¡¿Eh?! ¡¿Sabías de eso?!
  -Te vi espiándolo anteayer.
  -¡Pero decir acoso es mucho!
  -Eso es lo que es ¿No?, además, el sale muy temprano, no creo que lo cruces muy seguido.
  -¡Sora, hoy tenemos reunión!
  -¿Reunión?
  -A la hora del almuerzo, en la cafetería, necesito que me hables de algunas cosas.
  -¿Cosas? ¿Cuáles?
  -Te lo diré cuando lleguemos.
  -Bien, por ahora, ¿Vamos juntos a la escuela?
  -¿Eh?, ¿Contigo?, quedare como tonta.
Una vena se hincho en mi frente debido a lo molesta que es, ¿Puedo patearla?, solo una vez, necesito quitarme este enfado, dios, déjame patearla solo una vez, quizás así deje de ser tan molesta.
  -Bien, entonces iré solo.- Dije indiferente.
  -Espera, solo por hoy, te daré el honor de ir conmigo a la escuela.
La vena se hincho más aun, mi pie se moverá por sí solo, la pateare, necesito patearla, pero no puedo, ¿Si la pateo se le quitara lo arrogante?, la próxima lo intentare.
Empezamos a caminar junto hacia la escuela, ella caminaba muy fuerte, iba por delante de mí, yo me acerque a ella.
  -¡No te me acerques! ¡Te matare si lo haces!- Me da un codazo en las costillas y me aleja.
La vena reventara si no la pateo ya. Ya llegando a la escuela, empezamos a notar que muchas personas estaban mirándonos, se podían escuchar murmullos entre ellas, solo logre entender unos pocos, “Ese es el hermano de Ryuu-kun, ¿Por qué esta con una genio como ella?, ¿Quiere usarla de ejemplo para imitar a su hermano?”, “¿Fumina-sama con el hermano inútil? ¿Qué está pasando?”, “Así que él es la copia barata de Ryuu, que patético”. ¿Qué es este sentimiento? ¿Frustración? ¿Enojo?, ¿Celos?, probablemente sean todas juntas, apreté fuertemente mis puños y agache la cabeza, no podía soportarlo.
  -Sora.- Dijo Koizumi. –No les prestes atención.
Ella… ¿Me está defendiendo?, eso jamás había pasado, siempre había vivido siendo la copia fallida de mi hermano, debido a que él era un súper genio desde niño, mi familia esperaba grandes cosas de mí, pero solo fui una decepción, era ignorado por todos, pero ahora ella…
  -Koizumi-sama, no necesitas defenderme, estoy acostumbrado.
  -Es justamente porque te acostumbraste al dolor que no entiendes el amor.
Me quede sin decir una palabra hasta que llegamos a clase. Las clases acabaron rápidamente y llego la hora del almuerzo, ambos nos fuimos a la cafetería, yo aproveché para comprar un pan de melón, son deliciosos, ambos nos sentamos en la mesa del fondo, ella se sienta delante de mí.
  -Bien, necesito que me digas algo.
  -Bien, ¿Qué quieres?
Me hace un gesto con las manos diciendo que me acerque, ella se apoya de brazos cruzados en la mesa y yo acerque mi cara a la suya, estamos muy cerca.
  -Kawakami-kun, el… tuvo novia ¿Verdad?- Susurró.
  -Sí y varias, aunque ahora no está saliendo con nadie.
  -Bien, entonces dime ¿Cómo eran sus novias?
  -Hablas del aspecto físico o personalidad.
  -Ambas.
  -Bueno… la primera que tuvo fue en primaria, era una chica bastante alta y muy bien desarrollada para esa temprana edad, tenía grandes pechos y una delgada cintura, casi todas las novias que tuvo tenían cuerpos bien proporcionados y parecían mayores para su edad, la mayoría de ellas eran arrogantes, torpes, insensibles y les gustaba abusar verbal y físicamente de mí. 
  -Todas… ¿Tenían un buen cuerpo?
  -Si.
  -Mmm…
Ella baja la mirada hasta su pecho de tabla y se queda mirándolo por un rato, se levanta de la mesa y se para en las puntas de los pies y mide su altura, luego se aprieta un poco la barriga demostrando unos pequeños bultos en ella.
  -¡Aah! ¡Esto es tan frustrante!- Ella grito tan fuerte que alarmo a todos en la cafetería.
“Ah, de seguro él le hizo algo”, “¿Cómo se atreve a hacerle algo a Fumina-sama?”, “Debería seguir el ejemplo de su hermano”, “Ryuu-kun de seguro se avergüenza de estar con él”. Otra vez las personas empezaron a decir esas cosas de mí, ya ni siquiera me molesta. Koizumi se volvió a sentar.
  -Y… ¿Aprendiste algo sobre el amor?
  -¿Acaso me enseñaste algo? 
  -Los gustos de Kawakami-kun de seguro debieron darte alguna pista.
  -¿El tener novias con grandes pechos?, ¿De eso se trata el amor?, que bajo.
  -¡No quise decir eso! ¡Idiota!
Ella me da un coscorrón en la cabeza.
  -¡Auch!, eso dolió.
  -Entendiste todo mal, lo que quería decir es que todos tenemos a un tipo de persona que nos gusta, incluyéndote, tú debes tener una clase de persona que te guste.
  -Si ese es el caso, entonces no hay persona a la que yo sea su tipo, no he recibido más que insultos, el ultimo halago que recibí en mi vida fue hace como cinco años.
  -Eres deprimente, deberías cambiar tu actitud, así jamás conseguirás chicas.
  -No las necesito, pensándolo bien ¿Por qué yo necesitaría aprender sobre el amor?, si llegara a aprender sobre el solo sufriría, ya que nunca lo conseguiré.
Le di un mordisco a mi pan de melón, eso me subió un poco el ánimo.
  -Cambia esa actitud.- Koizumi se acerca y me golpea la espalda.
Me estoy ahogando con el pan, me golpeo muy fuerte, mi espalda duele y no puedo respirar, me sujete del cuello, mi rostro se tono de un tono azul lo cual parece que alarmó a Koizumi.
  -Oye Sora, ¿Sora?, ¿Estas bien?, respóndeme ¿Te pasa algo?
  -Ag… ua…
  -¡Ya va!
Antes de que ella trajera en agua caí desmayado en el piso de la cafetería. 
                …
  -¡¡AAAH!!
Me levante repentinamente en una cama de la enfermería, no parece haber nadie alrededor, me levanto, a juzgar por la hora del reloj encima de la puerta parece ser que las clases ya han terminado.
  -Creo que yo también me iré.
Detrás de mí, en una cama cubierta con cortinas escuché unos ronquidos muy fuertes, me acerque y abrí la cortina. Allí echada en una cama y durmiendo como un ángel se encontraba Koizumi Fumina, nunca la había visto tan tranquila, parece otra persona, su camisa esta desabotonada, su falda esta torcida y de su boca cae saliva, ella está durmiendo profundamente. Le toque el hombro izquierdo y la moví un poco.
  -Oye, despierta.
  -¡Ah! ¡Pervertido!- Sin abrir los ojos ella dice eso y empieza a golpearme.
  -¡Espera!
  -¡No! ¡Muere! ¡Pervertido! ¡¿Qué tratabas de hacerle a una chica indefensa?!
¡Indefensa mis pelotas! ¡Ella me está dando una paliza con los ojos cerrados!
  -¡Te denunciare con la policía por acoso sexual!
¡No eres quién para decir eso!
  -Espera, Koizumi-sama.- Ella abrió los ojos.
  -Ah, eras tú Sora.- Se detuvo repentinamente.
  -Oye, ¿Por qué me llamaste pervertido?
  -Ah, porque no sabía que eras tú.
  -¿Qué tiene que ver?
  -Tú no sabes que es el amor, apenas te interesan las chicas, es más, apenas te interesa interactuar con cualquier persona, no serias capaz de hacer algo pervertido porque no lo entenderías.
  -Bueno… eso es cierto.- Por primera vez ser yo es algo bueno.
  -Sí, eres tan idiota que dirías “¿Por qué el cuerpo de una chica debería excitarme?”- Dijo tratando de imitar mi voz.
  -Ahora que lo mencionas ¿Por qué el cuerpo de una chica debería excitarme?
  -No te responderé eso.
  -Bien, y… gracias por quedarte aquí.
Ella gastó su tiempo en alguien tan inútil como yo, debería agradecerle.
  -¡N-No creas que me quede porque estaba preocupada por ti ni nada! ¡Solo tenía que pedirte otra cosa!
  -¿Qué es? 
  -Pregúntale a tu hermano como sería su chica perfecta, alguien con quien siempre quiera estar, la mujer de sus sueños, pregúntale que es lo que más desea en el mundo de una chica, un regalo, pregúntale si hay algo que quiera.
  -Bien…
Que día más extraño tuve, de repente me encontré con una extraña chica y acabe ayudándola a enamorar a mi hermano, como diablos podría ayudarla yo que no entiendo esos sentimientos, pero aun así accedí, solo con el fin de aprender sobre el amor, esa sensación extraña de las personas, amor, si buscas su significado en el diccionario dirá “Sentimiento de intensa atracción emocional y sexual hacia una persona con la que se desea compartir una vida en común.”, es incomprensible para mí, leer mangas Shojo, ver miles de películas románticas, leer novelas de romance, nada de eso me ayudó, ¿Acaso esta extraña chica logrará hacer que yo entienda?
Compartir en Google Plus

Acerca de TheEli-XZ

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

1 comentarios:

  1. Simple, sencillo, algo predecible, facil de leer...ME GUSTÓ. Creo que la voy a seguir

    ResponderEliminar