NOX VOLUMEN 4 CAPITULO 11


HOLA QUERIDOS LECTORES, AQUÍ LES TRAIGO EL CAPITULO 11 ESPERO SINCERAMENTE LES GUSTE. Y CIERTAMENTE INCLUSO PARA MI SIENTO QUE LOS CAPITULOS SE HAN VUELTO MUY CORTOS O MEJRO DICHO HAY MAS COSAS QUE QUIERO CONTAR DE ESTE ARCO, ASÍ QUE PORBABLEMENTE SERÁN DOS LIBROS QUE CONTARÁN LA HISTORIA DE ESTE TORNEO. POSTDATA SUS COMENTARIOS SE AGRADECEN.










CAPÍTULO 11


El anciano Wilkens había sido conmovido por las palabras de Jean, después de platicar por horas y horas decidió que aunque él no sea su padre o abuelo como un miembro de su familia era su deber enseñarle a Jean una o dos cosas de la vida.



-Jean y ¿Qué tal vas con las chicas? ¿Tienes algunas que te gusten?-.


-Sí, hay una en especial que me llama bastante la atención-.


-¡Oh! ¿Y cómo es? ¿Es bonita?-.


-Es hermosa-.


-¿Y su figura?-.


-Es exquisita-.


El anciano río en complicidad junto con Jean.


-Eres todo un travieso como tu abuelo-.


-Gracias, supongo…-.



-¿Piensas en tomarle como esposa?-.


-No he pensado tanto hacia el futuro así que no sabría responder-.



-Entiendo, tu abuelo se casó a los 17 años pero eso no es necesariamente el caso para ti aun así es necesario que sepas que el reino de Ignis impone la monogamia entre los nobles para evitar problemas a la hora de heredar los títulos y esas cosas pero en algunos casos la poligamia está permitida. Por ejemplo si un linaje noble que ha sido fiel al reino está a punto de extinguirse se les permite a los miembros varones de dicho linaje tomar varias esposas. ¡Tú afortunado eres esa excepción!-.



-Eso no lo sabía pero es bueno escuchar que no tendré problemas por algo así-.



-Y hablando de mujeres, es mi deber como un miembro de la familia y como hombre enseñarte sobre esos " maravillosos y hermosos seres que son las mujeres". ¡Prepárate Jean! ¡Te llevaré a un lugar espectacular!-.



Sin esperar respuesta de Jean, Wilkens le tomó de la mano y lo arrastró fuera de la habitación.



xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



Por fin Nelu tuvo éxito en sus negociaciones. Logró concertar una reunión entre Leil y Jean, donde él se disculparía (cosa que el mismo Jean aún no sabía) y Leil olvidaría el pasado e incluso era posible que ella pidiera la colaboración de Jean en ciertos campos limitados.



Todo esto fue posible gracias a que el alcohol favoreció las conversaciones de paz. De ahí ambas jóvenes mujeres decidieron cambiar de lugar y así comenzaron a vagar por la ciudad.



Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



-Anciano Wilkens, siento que esta es una mala idea-.


-Vamos no seas mojigato, es por tu bien. Tu abuelo y yo solíamos venir a este lugar cuando éramos estudiantes-.



-Si usted lo dice, le haré caso-.



El anciano miembro de la familia llevó a Jean a una casa de citas. Ahí fueron recibidos por un grupo de mujeres de buen ver las cuales les llevaron a unos asientos especiales.



-Que hermoso jovencito eres-.



-Gracias-.



Una joven pelirroja se sentó a lado de Jean y empezó a contemplar su rostro, luego le tomó de la barbilla y acerco su rostro al de él, pero inmediatamente otra mujer pasó su brazo alrededor del cuello del joven y le jaló haciendo que su cara quedara en su amplio, suave y cómodo pecho.



-Dime caballero ¿Es tú primera vez en este lugar?-.


-Si…-



-¿Escucharon? Señoritas. Debemos hacer que este adorable caballero la pase muy bien para que regrese cada vez que quiera compañía-.



-Así es, no te preocupes, te trataremos muy bien-.



-Te haremos pasar una noche inolvidable-.



Una tercera y cuarta  mujer se unieron al grupo y rodearon a Jean, quién intentó buscar ayuda en el anciano Wilkens pero al voltear a ver a su autonombrado “mentor en el tema de la mujeres” pudo observar que este ya estaba fuera de juego, el anciano tenía recostada su cabeza en las piernas de otra hermosa dama la cual le estaba dando de beber vino rojo en grandes cantidades.



La situación avanzaba a un ritmo veloz.



-Hey, dime ¿No crees que deberíamos ir a un lugar más privado?-.


La joven pelirroja le habló seductoramente a Jean mientras acariciaba el pecho del joven.



-No dejaremos que eso pase a menos que también dejen que nos unamos-.


Las otras también añadieron peso a la tentación que nacía en Jean.


-¡Vaya! ¡Vaya! Miren que tenemos aquí-.



Jean volteó su cara  para ver quien le había hablado y para su sorpresa encontró al director Rooscu, en cada brazo tenía una hermosa mujer, por su apariencia Jean pudo determinar que estaba alcoholizado.



Sin pedir permiso Rooscu se unió a la mesa donde estaban Wilkens y Jean.



-No estoy en posición de juzgar pero ¿No crees que deberías guardar tus energías para la batalla de mañana?-.



-No se preocupe director tengo demasiada energía como para que se me agote tan fácilmente-.



-Oh, es bueno ser joven. Te tengo envidia. Llámame Thade cuando estemos aquí después de todo aquí solo somos compañeros hombres buscando un poco de amor-.



En algún punto Jean presentó al anciano Wilkens y al director Thade, y como era de esperar los dos congeniaron en grande. Los tres hombres se quedaron en ese lugar por un buen tiempo hasta que una escena donde dos esposas enfurecidas llegaron a buscar a sus maridos y en el proceso destruyeron el lugar se desarrolló y ellos tuvieron que abandonar el establecimiento.



Aunque Jean ya había tenido suficiente por ese día, debido a la insistencia de los otros dos hombres que decían “la noche aún es joven” estuvieron vagando buscando otros nidos de amor.



Jean durante toda  la noche no pudo quitarse una extraña sensación de peligro, intentando sacudir ese malestar decidió beber algo de alcohol y sumergirse en el ambiente festivo, en algún punto la fuerza física de los dos ancianos se agotó y Jean tomó eso como la señal para dar por terminada la noche. Las mujeres del último establecimiento al que entraron que le habían tomado cariño al joven salieron a despedirle, después de besarle y acariciarle de forma poco ortodoxa dejaron escapar a Jean.



Y la tragedia sucedió.



-¡¿Tú?! ¡Miserable bestia! ¡¿Qué crees que estás haciendo?!-.


-¡Nelu! Esto..est..esto ¡No es lo que crees!-.



Ahí frente a él en la calle se encontraba Nelu Maeru Marshall y Leil Rewn. Nelu tenía el rostro rojo y olía a alcohol por su parte Leil apenas podía estar en pie parecía más dormida que despierta.



-¿Y qué es exactamente lo que crees que creo?-.



-¡No lo sé! ¡Yo no he hecho nada!-.



Nelu caminó hasta quedar enfrente de él y le jaló de la camisa.



-¡¿Nada?! ¡¿Sales de una casa de citas y dices que no hiciste nada?!¡¿Y qué rayos es esto?!-.



Nelu apuntó a las marcas de besos que Jean tenía en el cuello.


-¡Lo siento mucho! ¡No lo volveré a hacer!-.



Aterrado Jean quiso liberarse del agarre de Nelu pero le fue imposible. La joven empezó a oler a Jean por todos lados.



-¡Definitivamente hiciste algo más que solo recibir besos! ¡Hueles a mujer por todos lados! ¡Miserable mujeriego! ¡ Y yo intentado defenderte diciendo que eres un hombre bueno!-.



Mientras Jean pensaba que la situación no podría empeorar, esta empeoró. Atrás del joven tres señoritas más alzaron la voz, se trataba de las tres L, encima del hombro de una se encontraba una guacamaya casi desplumada comiendo una galleta.



-Así que esa es la situación. Al final no es como pensábamos, Jean no estaba en una cita con una mujer sino con varias. No nos debimos habernos preocupado y tampoco debimos haberlo buscado. ¿Qué opinan chicas? ¿Qué deberíamos hacer? -.



Laur soltó unas líneas cargadas de una emoción negativa con una amplia sonrisa.



-Castigo capital-.



Lili inmediatamente respondió y desenvainó su espada preparándose para ser la ejecutora de la pena máxima. En ese instante observaba a Jean como si fuera un asqueroso monstruo.


-Ir con otras mujeres en vez de…él debe morir esa es mi opinión-.


Liz corrigió su frase a la mitad, mientras invocaba cuchillas de viento cortante y miraba fijamente a la entrepierna del joven.



Intentando salir de esa terrible situación sin esperanza Jean dijo lo primero que se le ocurrió. Una de las frases inútiles usadas por los hombres desde el inició de la historia.


-¡Lo siento mucho! ¡Soy un hombre débil y no pude evitarlo!-.


-¡Púdrete!-.


-¡Muérete!-.


-¡Perece!-.


-¡Desaparece!-.



Un bombardeo de todo tipo de ataques cayó sobre el cuerpo del desafortunado joven durante un largo, largo, muy largo periodo de tiempo. El cuerpo de Jean tomó todo tipo de extrañas posiciones y una y otra vez volaba en el cielo y rebotaba en el suelo en ángulos humanamente imposibles. Ni siquiera una muñeca de trapo tendría tanta movilidad.



Los dos ancianos al ver el espectáculo, se horrorizaron y vertieron el contenido de sus estómagos en el suelo, después se abrazaron y guardaron el más absoluto silencio con el temor oprimiendo su corazón, sin importar qué no querían llamar la atención de " esos terribles y enigmáticos seres llamados Mujeres”.



Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



-¿Estás seguro de poder participar en la siguiente ronda?-.



El director de la academia Shade veía con mucha preocupación a Jean, quién estaba cubierto de pies a cabeza con vendas y sentado en una silla de ruedas.



-Seré capaz de pelear Director Rooscu no se preocupe por eso. Y como habíamos quedado voy a usar nigromancia. Esta experiencia cercana a la muerte probablemente me hizo más fuerte-.



-¡Ni que lo digas, eso fue terrible! Pero al menos tu tutor y yo pudimos salvar tu honor. Les dijimos que nosotros dos habíamos salido a festejar y tus nos fuiste a buscar porque no estábamos en condición de hacer algo, después de eso se tranquilizaron un poco-.



-Se los agradezco, gracias a eso algunos de mis huesos quedaron intactos. Y por cierto ¿dónde está el anciano Wilkens?-.



-Él fue a hablar con la directora Seyd-.



-Ya veo,  recuerdo vagamente que me dijo algo así,  solo espero que no surjan más problemas-.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



Con caras de culpa, mortificación y vergüenza, cuatro doncellas se encontraban sentadas enfrente de la directora Seyd. Estás eran las tres L y la capitana Marshall.



La directora ya llevaba cerca de 15 minutos viéndolas severamente sin decir una sola palabra, las víctimas de esta mirada estaban al borde del colapso nervioso. Finalmente la anciana semielfo dejó salir un suspiro, abrió un cajón de su escritorio tomó una llave, se levantó y se dirigió a una alacena de madera, usó la llave y sacó cinco copas y una botella, regresó a su escritorio y ahí llenó las copas con el líquido de la botella, el cual emanaba un fuerte olor dulce.



-Beban, lo necesitarán para soportar lo que les diré-.


Debido a que el tono de la voz de  la anciana estaba llena de autoridad, las cuatro doncellas con manos temblorosas tomaron las copas y las comenzaron a beber, inmediatamente una sensación de calor inundo sus cuerpos. La anciana esperó a que terminaran sus bebidas y luego comenzó a hablar.



-El tutor del señor Nox Crow, Lord Wilkens estaba muy…preocupado por lo que ustedes cuatro hicieron, y estuvo a punto de acusarles de intento de asesinato…pero afortunadamente antes de perder la conciencia, probablemente por el traumatismo múltiple, Jean Nox Crow le pidió que no lo hiciera… así que Lord Wilkens cambió lo que iba a hacer y logró conseguir una orden para que ustedes cuatro no se le acercaran a más de 100 metros de distancia-.


-Eso es…


-Eh?-


-Ah…


-Entendido…


La directora examinó los rostros de todas y determinó que realmente entendían la gravedad de lo que habían hecho.



-Desde mi punto de vista esa decisión es bastante entendible. Ahora ya no les hablaré como una directora estricta intentaré comprenderles . Señoritas ¿Por qué hicieron eso? Empecemos por usted Profesora Marshall-.


-Yo…yo..solo estaba disciplinando a un estudiante que rompió las reglas-.


-¿Y eso justifica que lo haya dejado con casi todos sus huesos rotos?-.


-No.


-Muy bien, ahora usted señorita Laur, respóndame-.


-Pensé que él estaba haciendo algo indebido y … no sé por qué hice eso-.


-Entiendo, Señorita Lili ¿qué me dirá usted?-.



-Él estaba saliendo de una…una casa de… ¡Una casa de citas! ¡¿Que se supone que debía pensar?!-.



-Ya veo, finalmente señorita Liz, ¿cuál fue su razón?-.


-Estaba celosa-.



Ante esta respuesta la directora Seyd abrió los ojos de sorpresa por la sinceridad de Liz, Nelu, Laur y Lili también voltearon a verla con la misma sorpresa.



-Escuchando todo lo que han dicho y tomando en cuenta la situación les diré algo que no les gustará. Primero el señor Nox Crow no tiene novia, prometida, esposa  o una relación con alguien así que independientemente de lo que ustedes piensen, él es libre para hacer lo que quiera sin importar que sus acciones sean moralmente reprobables. Debido a que él ha sido permisivo con ustedes, probablemente han pensado que tienen algún derecho sobre él o sus acciones pero eso es una ilusión. Así que a partir de ahora tengan eso en mente y si vuelven a causar una escena así las expulsaré de la Academia, eso también la incluye a usted Profesora Marshall, aunque haya sido recomendada por la Duquesa Xellar eso no importará. ¿Entendieron?-.


-Si-


Todas respondieron con una voz apagada.


-En el caso de la Señorita WildWind solo podrá acercarse a Jean durante el torneo, todas las demás tiene prohibido acercársele. ¿Alguna duda?



-Sí, ¿Podría darme otro trago?-.



-Igual a mí, por favor-.



-Yo también…-



-Lo mismo…



-Adelante tomen toda la botella, las cuatro lo necesitarán. Ahora si me disculpan me retiraré tengo que ir a ver a una autoridad muy importante-.



La directora apenás se aseguró de cerrar la puerta no pudo evitar reír.



-!Por todos los cielos!...Cada día que pasa pareciera que has vuelto a la Academia, Jane. Y eso no es nada bueno tomando en cuenta que mi hermanita ahora vive aquí-.



La anciana continuó su camino manteniendo esa sonrisa y recordando el pasado.






Compartir en Google Plus

Acerca de David-A Gato

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

9 comentarios:

  1. Jajajaj pobre jean me da pena como la tratan las mujeres, buena la decisión de la directora. Gracias por él capitulo se le agradece.

    ResponderEliminar
  2. ...
    ...
    ...
    Todavía soy incapaz de averiguar si a Jean lo quieres o lo odias

    ResponderEliminar
  3. me rei mucho
    si queres escrivir mucho para contar mas cosas yo te apollo y te digo que voy a leerlo

    ResponderEliminar
  4. me divertí mucho con el capitulo muchas gracias

    ResponderEliminar
  5. Muy divertido
    No puedo esperar a leer como se va a desarrollar la interacción de ahora en adelante

    ResponderEliminar