The Dragon king of Astarots. Capitulo 8: Planes

Hi, Hola a todos ya me había tardado pero bueno aquí el siguiente capitulo de la novela que tanto les gusta junto con *Redoble de tambores* Cha Chan la Extraña princesa o mejor dicho Eleonora IV de Galart patrocinada por nuestra artista a la que todos queremos y amamos (Si no fuera por sus dibujos seguramente nadie vendría):





A la mañana siguiente le pedimos a Erina que nos lleve al pueblo más cercano para encontrar una manera de regresar al castillo, ya en el pueblo decidimos separarnos para cubrir más terreno y reunirnos de nuevo en donde nos separamos cuando el sol estuviera en el punto más alto.

Para evitar que algo saliera mal Mio si fue con Yuki mientras yo era acompañado por Erina.

- ¿Por qué no le dijo nada a sus amigos?

Mientras estábamos caminando por las calles Erina empezó a hablarme, me sorprendió un poco ya que no había mencionado nada hasta ese momento.

- ¿Sobre qué?

- No sirve de nada hacerse el tonto, usted sabe que soy de la raza de los demonios ¿Verdad?

- Sí.

- ¡¿Y porque no le dijo nada al respecto a sus amigos?!

- ¿Tu querías que les dijera? ¿Querías verlos asustados? ¿O quizás con una cara de odio hacia ti que les acabas de salvar la vida?

Deje de caminar para ver a Erina quien también se detuvo.

- Puede que seas de la raza demonio pero eso a mí no me importa, tú nos ayudaste sin dudarlo y no planeo pagar ese tipo de ayuda con desprecio u odio.

Frente a lo que dije Erina parecía estar sin palabras por lo que agacho su cabeza un poco y dejo salir unas palabras apenas audibles.

- ¿Puedo confiar en ti?

Pongo mi mano sobre su cabeza que se encontraba cubierta con su capucha ocultando gran parte de su rostro como en la noche anterior.

- Eso depende de lo que tú creas conveniente Erina.

Después de eso dejamos de hablar y continuamos con lo que estábamos haciendo, investigar una manera de volver a la capital y por ende al castillo.

Ya con el sol en su punto más alto regresamos a donde originalmente nos habíamos separado que era el centro del pueblo donde se encontraba una fuente, al llegar Mio y Yuki ya se encontraban esperándonos.

- Se tardaron mucho ya me estaba cansado de esperar.

Apenas nos vio Mio empezó a quejarse, ella se veía aparentemente agotada, no quería saber nada sobre de eso así que fui directo al punto y pregunte.

- ¿Descubrieron algo?

- *Suspiro* nada en especial ya que todo el tiempo estuve pendiente de Yuki y su síndrome del octavo grado.

- Debió de ser duro.

- Olvidemos eso ¿tu averiguaste alguna manera de volver?

- Para empezar estamos mucho más lejos de la capital de lo que creíamos.

- ¿Qué tan lejos?

- Nos tomaría cerca de medio año regresar a pie.

En el momento que dije eso su rostro se puso pálido de la impresión.

- ¿Estas bromeando cierto? ¿No hay alguna manera de volver más rápido?

- Hay una manera.

- ¡Dila rápido!

- Se puede tomar un transporte a la capital y solo nos tomaría mes y medio.

- ¿Y cuánto nos costaría eso?

- Son quince monedas de cobre por persona para ir de un pueblo a otro y hay alrededor de diez pueblo entre este y la capital.

- Eso nos daría un total de… ¡Cuatrocientas cincuenta monedas de cobre!

Ella rápido empieza a hurgar entre sus cosas y saca apenas unas veinte monedas de cobre, después le dice a Yuki que revise entre sus bolsas y saca Treinta y tres monedas de cobre.

- Entre Yuki y yo tenemos cincuenta y tres monedas de cobre ¿Tu cuanto tienes?

- Tengo una moneda de plata.

Al decir eso Mio se emocionó y empezó a hablar.

- ¡Bien con eso tenemos un total de ciento cincuenta monedas de cobre, alguien podría ir al castillo y pedir ayuda!

- No creo que sea buena idea.

En ese momento fue Yuki el que descarto la idea de Mio mientras estaba sonriendo.

- Para empezar Mio eso es todo el dinero que tenemos si alguien va al castillo ¿Cómo sobrevivirían los otros dos? Por otro lado no hay ninguna garantía de que la persona que se dirija al castillo logre llegar.

Todo el hilo de su pensamiento estaba en la razón, si se usaba todo el dinero ¿cómo sobrevivirán los otros dos?, y aun si lograran sobrevivir ¿Qué garantía había de que la tercera persona lo lograra?, Mientras estaba distraído Yuki continuo.

- También está el hecho de que ir a la capital le tomaría mes y medio, ida y vuelta serian un total de tres meses ¿Qué sugieres que se haga mientras se espera a que llegue la ayuda?

- Uhgg.

Lo que decía Yuki era correcto, por varias razones el tomar todo el dinero desesperadamente y pedir ayuda era una mala idea, aun con sus delirios no se podía negar que su lógica era infalible en muchos sentidos.

- Bueno también podríamos ver cuánto nos dan por esto.

De entre sus bolsas saca un cuchillo, para ser más exactos era el cuchillo que había dejado uno de los Spintals en el calabozo aparentemente el tomo uno antes de que cayeran.

- Aunque ninguno de nosotros sabe bien el valor de esto no creo que debamos venderlo además que es la única arma que tenemos para defendernos.

- *Suspiro* al final estamos en donde empezamos.

- Y si…

Ahora Erina que había estado callada por un buen rato empieza a hablar.

- ¿Y si se unen a un Gremio de aventureros?

En ese momento recuerdo lo que me dijo el viejo sobre los gremios. Los aventureros se registraban y podían tomar trabajos, dependiendo del trabajo se podía ganar una recompensa en monedas de cobre plata u oro, incluso artículos raros y difíciles de conseguir, por otro lado también existían varios riesgos así que se podría llegar a tomar un trabajo peligroso por error.

- Esa podría ser una buena idea ¿Sabes dónde se encuentra alguno Erina?

- Hay uno no muy lejos de aquí, no podría llevarles más de tres días llegar en alguna caravana de comerciantes, también podría ir a pie y les tomaría cerca de una semata.

Como de costumbre se mordió la lengua después de hablar mucho mientras apartaba su mirada.

- Eso quiere decir con las monedas que tenemos nos alcanza y sobre para poder llegar al siguiente pueblo ¿verdad?

Mio un poco más animada empezó a hablar dando por hecho que ese sería el plan.

-Yo también estoy de acuerdo con eso, además estoy con muchas ganas de ver el gremio.

Con Yuki ya eran dos los que estaban a favor de ir, por mi parte no tenía problema ya que desde anoche estuve pensando que hacer y esta pareció ser la mejor solución.

- Me parece bien.

Ya estamos decididos a realizar ese plan, ahora lo que quedaba era ver que es lo que haría Erina de ahora en adelante, por como vi ella no parece tener a alguna familia mucho menos alguien con quien estar así que decidí preguntarle.

- Dime Erina ¿Te gustaría ir con nosotros?

- ¡¿?!

Un poco sorprendida alza la vista dejando ver un poco de sus ojos.

- Si yo también quiero que Erina venga con nosotros ya que nos a ayudado mucho.

- Me sentiría mal si dejara a alguien que me ayudo sin poder recompensarle.

Ambos Mio y Yuki empezaron a hablar para convencer a Erina de acompañarnos.

- Si voy solo seré una molestia.

- No lo creo.

Le respondí.

- Erina nos ha ayudado mucho es por eso que nadie piensa que eres una molestia.

Agarrando un poco el borde de su falda que tenía puesta e inclinándose un poco responde mientras deja salir unas lágrimas.

- Por favor cuiden de mí.

Ya con un ambiente más relajado Mio saca un pañuelo y le limpia las lágrimas a Erina mientras Yuki sonreía.

- Ahora bien creo que será mejor que regresemos.

Ya todos con un mejor ánimo nos disponíamos a regresar a la cueva junto al lago, pero antes de que lo hiciéramos dos tipos empiezan a acercarse a donde nos encontrábamos, más precisamente se estaban acercando a Mio.

Estos tenía más o menos la misma altura que yo, su cuerpo parecía ser relativamente fuerte y con algunos músculos, unos estaba rapado y el otro tenía el pelo largo y una cicatriz en su cara, vestían con unas ropas de tela y cuero, ambos llevaban unas espadas en su cintura.

- Oye preciosa ¿No quieres venir a jugar un rato con nosotros?

- Si si no te preocupes cuidaremos muy bien de ti.

- ¿Qué dice señorita?

- Nos divertiremos los tres juntos.

Mientras ambos intentaban intimar con Mio Yuki se acercó para tratar de detenerlos, como resultado fue mandado a volar de un solo golpe hacia un puesto de verduras que se encontraba en la calle.

- ¿Vio eso? Somos más fuertes que ese chico que seguro es su novio.

- ¿No le impresionas? ¿Ahora vendrá con nosotros?

Entre más hablaban más temerosa se encontraba Mio quien no dejaba salir una sola palabra de lo asustada que se encontraba.

- Oigan.

Esta vez voy yo a ayudar después de que Erina fue a ver que Yuki se encontraba bien.

- ¿Eh? ¿Qué quieres? Lárgate antes de que seas el próximo.

- Cierto lárgate o te dejaremos con aun más vendas de las que tienes puestas.

Intentando ignorarme ambos se dan la vuelta para seguir intimando con Mio.

- Déjenla en paz.

Con mi voz aun serena les hablo de nuevo y se voltean a verme.

- ¡Te dijimos que te largaras!

El calvo se enojó mientras soltaba su puño para tratar de golpearme, sin moverme un centímetro detuve el golpe en seco, al ver eso el calvo su rostro se puso azul de la impresión.

- Les dije que la dejaran.

Ahora con mi voz un poco más fría empiezo a apretar mi mano derecha que es donde se encontraba el puño, inmediatamente el calvo se arrodillo mientras hacia una cara de dolor, después de unos segundos algo sonó, era su mano a la que se le habían empezado a romper los huesos.

- Para te lo suplico.

Al escucharlo decir eso dejo libre la mano del calvo que ahora se encontraba en el suelo retorciéndose de dolor.

- ¡¿Tu qué crees que estás haciendo?!

- Largo.

El tipo de cabello largo estaba empezando a discutir por lo que le responde con mi voz totalmente fría y una mirada de muerte.

- O una mano no será lo único que romperé.

Asustado por mi respuesta el tipo de cabello largo rápidamente tomo al calvo mientras salía corriendo del lugar pero antes de perderse a la vista se detiene y me grita.

- ¡Esto no se quedara así! ¡El jefe sabrá de esto y seguro te ara pedazos!

Termina de decir eso mientras lo perdíamos de vista, ya con ellos fuera Mio pierde la fuerza en sus piernas y se desploma en el suelo.

- Pensé que moriría, gracias por salvarme.

- ¿Puedes levantarte?

Le pregunto mientras estiro la mano para que se levantara.

- Gracias ¿pero qué demonios fue eso? ¿Qué tan ridículamente fuerte era como para hacerlo llorar de esa manera?

Dice eso mientras la levanto, ella tenía razón en eso que decía, yo sabía que era fuerte pero no a tal grado de romper los huesos solo apretando un poco.

- La verdad es que no tengo idea últimamente no he visto mis estadísticas con todo lo que ha pasado.

Mio se termina de levantar y reviso mis tabla de estado con ella a mi lado.

Nombre
Takamiya Shiro
Atributos
Fuego, ???
Genero
Hombre
Nivel
14
Clase
???
Sub clase
???
Ataque
845
Defensa
795
Vitalidad
800
Agilidad
810
Magia
675
Resistencia Mágica
750
HABILIDADES
  • Comprensión de idioma
  • Reflejos (Pasiva)
  • Incinerar
  • ???
  • ???
  • ???
Compartir en Google Plus

Acerca de z. dignovis

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario