Okane o subete sekai e chikara 24 - El joven misterioso II



Capítulo 24
El joven misterioso II



Desde hace unos cuantos días me convertí en el guardia real de una persona importante, pero no fue sino hasta hace poco, que me percate de cuán importante. Ante mis ojos el señor Argent derrotó a un comandante de Iren, y no cualquier comandante, sino un subordinado del General Demonio.
Cuando me contrato pensé que en parte era por la tranquilidad de Ryuuji, pero ahora me doy cuenta de que solo fue por eso. Ahora cada vez que lo veo siento que soy yo el que es protegido. Cuando entreno a Ryuuji a través de él, siento que no hay nada que pueda enseñarle que él no haría mejor.
Han pasado solo tres horas desde que bajamos la montaña, pero nos detuvimos en el viaje. Según el señor Argent el viaje será largo y debemos mantener el entrenamiento de Ryuuji de forma regular, por lo que será normal detenernos dos o tres veces todos los días.
Cuando nos detuvimos la primera vez le pregunté honestamente.
“Seguro que soy el indicado para entrenar a Ryuuji”.
“Créame capitán, es mejor que lo entrene usted a que lo haga yo”.
En ese momento pensé en un viejo dicho. Dicen que si saltas una roca todos los días cada vez más grande, llegará el día en que podrás saltar incluso una montaña, pero si empiezas por la montaña lo único que lograrás será lastimarte. Como yo lo veo el señor Argent es la montaña y nosotros somos las rocas, no es posible para él entrenar a Ryuuji porque su nivel es demasiado alto.
Mientras entrenábamos a Ryuuji, el señor Argent se detenía a leer un libro sobre una roca. Debo admitir que me distraje mirándolo, jamás había visto a alguien leer tan rápido. Es casi como si solo mirara imágenes una tras otra, las páginas se mueven en un flujo continuo.
De repente se detuvo. Observó a todos lados por un momento y luego se acercó a mí.
“Capitán, dígale a sus hombres que se preparen. Estamos rodeados”.
Incluso para alguien que vivió muchos años como aventurero, ni siquiera yo pude percibir la presencia de alguien más.
Hasta los sentidos del señor Argent son más agudos que los nuestros. Por un momento pensé que se había equivocado, luego sentí la presencia de una docena de personas a nuestro alrededor.
Mientras yo hacía señales silenciosas, el señor Argent le decía algo a la joven Ren, seguramente para tranquilizarla, ya que nadie más que él puede hablar con ella.
Entonces las personas a nuestro alrededor se acercaron y se dejaron ver. Se trataba de un grupo de hombres armados. El señor Argent los observó un momento, y luego se dirigió a uno de ellos.
“Los recuerdo. Ustedes eran los que se habían infiltrado en Galia”.
“Mi nombre es Zilan, y efectivamente somos parte de la fuerza que se había infiltrado en Galia por órdenes de los soldados de Iren”.
Aunque el hombre hablaba con bravura, no podía ocultar el sudor frío que recorría su rostro. Él también había visto al señor Argent vencer a Jemur. Ahora que los miro bien, a pesar de superarnos tres a uno, todos mantienen su distancia.
Y sus ojos no están fijos en mí o mis hombres, quienes llevamos armas y armaduras. Sino que todos sus sentidos están puestos en el señor Argent.
“¿Cuál es la razón de que nos esperaran aquí?”
El hombre con el que hablaba se tambaleo un momento, y luego se arrodilló. Los demás lo imitaron.
“Humildemente, le pido que nos permita servirle”.
El hombre decía estas palabras mientras temblaba. A nuestro alrededor todos los demás mercenarios mantenían los ojos cerrados, con miedo a lo que pudiera pasar.
“Corríjame si me equivoco. Ustedes hicieron un trato con los soldados de Iren, en el cual tenían que acabar con las defensas de Galia y a cambio recibirían a la gente de Galatea y Galia como esclavos, además de probablemente adueñarse de sus pertenencias. Déjenme suponer que ustedes cobraron por adelantado, pero la conquista de Galia se canceló, y ahora temen a la posibilidad de que los hombres de Iren les reclamen lo que les dieron”.
Los ojos del hombre titubearon un momento.
“Bueno, claro. Eso si el que hubiera cancelado el ataque no hubiera sido el propio comandante de Iren. Por lo que asumo que ustedes no deberían tener ningún tipo de represalia. Lo que me deja con una pregunta, ¿Cuál es el verdadero motivo para que se separaran de ellos y viniera a mí? Dependiendo de su respuesta podría tener que contarles el cuello ahora mismo”.
El hombre titubeo una vez más, y temblando miró fijamente al señor Argent.
“Tuvimos que huir. Originalmente pensamos que íbamos a tener el botín de dos ciudades, pero solo tuvimos uno. Entonces la cosa se puso fea cuando los miembros más veteranos querían llevarse la mejor parte.”
Así que se trataba de una pelea interna. Bueno, los mercenarios no son la gente más confiable del mundo.
“Y entonces vinieron a mí buscando ayuda. Perdónenme si pienso que no son muy listos”.
No me considero una persona muy inteligente, pero la estupidez de estos hombres opaca todo lo que yo haya visto.
“Pero están de suerte, no tengo ganas de derramar su pobre sangre. Vinieron a mí para que los salvara, y eso haré. Dándoles trabajo.”
Los rostros estupefactos de los hombres hicieron ver que no entendían lo que decía.
“Lo que estoy diciendo es que estoy contratando sus servicios señores mercenarios. Y están de suerte, porque nunca van a encontrar un mejor sueldo del que les voy a dar”.
La expresión titubeante de los hombres se iluminó ante aquellas palabras. A nuestro alrededor los hombres que estaban de rodillas y con los ojos cerrados, comenzaron a mover estrepitosamente la cabeza de arriba a abajo en señal de agradecimiento.
De entre todos ellos, aquel que habló directamente con el señor Argent se acercó gateando a él, y beso sus zapatos. Una muestra de cuán desesperados estaban, y de cuanto alivio le suscitaron esas palabras.
“No estoy interesado en su agradecimiento, quiero que me digan todo lo que saben”.
“¡Les diremos todo! ¡Todo! ¡Desde lo que nos ordenaron los hombres de Iren, hasta lo que dijo nuestro jefe y a donde nos llevábamos a los esclavos de Galatea!”
El hombre no perdió tiempo en decirnos todo lo que sabía. No voy a mentir, escuchar información sobre la gente de Galatea me impactó mucho. Andreu y Khaden mostraron alegría y alivio al saber del paradero del pueblo… Después de todo están vivos *Ahh*


◆◇◆◇


“¿Entonces qué haremos ahora?”
“¿Qué quieres decir con eso?”
“Ahora que sabemos a dónde se llevan a la gente de Galatea.”
El señor Argent me miró por un momento, luego sus ojos observaron a los demás, y dijo.
“Somos menos de 20 personas. Nos llevan una semana de ventaja cuando menos, sin olvidar de cuantos otros peligros hay en la ciudad donde se trafican esclavos. ¿Realmente piensas que podemos hacer algo al respecto? ¿O si quiera confías en sus palabras? Hasta donde sabemos podría ser una trampa”.
Lo que dice sin duda tiene sentido para mí, pero mi cabeza y mi corazón no se concilian. Ahora  sé que las personas del pueblo están vivas, incluso donde se encuentran. No puedo evitar sentir el deseo de ir allí, pero sé perfectamente que no puedo hacer nada. Así como no pude hacer nada el día que Galatea fue atacada, no puedo hacerlo ahora. Así como tampoco pude hacer nada cuando Iren llego a Galia.
Ahora que lo pienso. Cuando conocí a Ryuuji creía que era la persona más extraña que había visto. Un noble extranjero que no sabe hablar ninguna de las lenguas de la región, cargando con una espada que parece de ensueño, y que de vez en cuando exhibe demostraciones de fuerza sobrehumana. Pero luego de conocer al señor Argent, me di cuenta de que aquello no era nada.
A pesar de ser un adulto posee una apariencia juvenil, y una astucia prodigiosa por demás. Sin mencionar que parece no haber fin para el dinero que posee.
No he conocido a muchos nobles, pero incluso ellos deben de tener limitaciones. Aunque eso no parece aplicar para el señor Argent. Como si eso fuera poco, realizó un plan para engañar a los soldados de Iren e incluso logró vencer al comandante que les dirigía.
Creo que él es el auténtico joven misterioso con el que me he encontrado.
“Nuestro destino no ha cambiado. Seguiremos en camino a la academia”.
“Entendido”.
“Y sobre los mercenarios, no les quiten los ojos de encima”.
“Como ordene”.
Es verdad. No sé qué es lo esperaba. Por un momento creí que iríamos a rescatar a la gente de Galatea.


◆◇◆◇


Los mercenarios son sospechosos, especialmente el hombre que me habló. Contrario a lo que pueda aparentar, es un Half. No puede ocultarlo del monóculo.
Esto me dice que no es tan estúpido como aparenta ser. No sé para quien trabaja, pero asumo que sus verdaderas intenciones son mantenerme vigilado.
Puede que haya llamado demasiado la atención con el incidente de Jemur y los soldados de Iren, pero puedo usar esto a mi favor.
Si la información es un arma poderosa, la desinformación lo es aún más. Estoy seguro de que cree que me engaño, pero seré yo el que se aproveche de él.
Es momento de poner a prueba una habilidad más de comerciante. En TLO existía una estadística secreta, llamada <<Lealtad>>, que era de interés cuando manipulabas a otros personajes como NPCs que usabas con los invocadores. En el caso del comerciante era posible contratar mercenarios.
Si las personas se dejan influenciar por el dinero, antes de que se den cuenta estos hombres me habrán vendido su lealtad.
Por otro lado, no tuve problemas en que los demás se tragaran la excusa de que entrenaran a Ryuuji, para así poder descansar. Después de todo, mis estadísticas no están hechas para caminar sin parar. Pensaba que luego de alejarnos de Galia podría hacer que algunos Half nos acercaran a la academia, pero estos mercenarios nos interrumpieron.
Esperaba que estuviéramos solos para revelar la identidad de Ren. A fin de cuentas, siempre puedo manipularlos. Pero las cosas se podrían difíciles si la gente de Galia, como el director, supieran que los Halfs ya están de mi lado.

Nota del autor: Y con esto arranca el arco 2. Estoy teniendo problemas para escribir debido a que dejo de andar mi teclado y estoy con uno viejo que no funciona bien... No veo una solución muy pronto, por suerte mi editor me ayudo en este cap, pero es un aviso de que el ritmo decaera incluso antes de comenzar las clases u_u 



Compartir en Google Plus

Acerca de Keitaro Sempai

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

8 comentarios:

  1. Uuu jodido lo del teclado pero no me importa esperar.

    ResponderEliminar
  2. realmente me encanto la novela es bastante innovador y leí el primer capitulo y ya no pude parar hasta alcanzar el ultimo capitulo realmente tiene eso que te atrapa espero con ansias que continué la historia gracias. "realmente muy buena novela" P.D. ya me imagino una animación realmente siento que da para eso y mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aunque lamentablemente no tenga ni una ilustración xD

      Eliminar
    2. Sinceramente, si dentro de poco llegó a publicar una historia por algún lado, será por ver que hay otras personas que logran hacer historias de una grandisima calidad, tu, por ejemplo

      Eliminar
  3. Muchas gracias. Lástima lo de tu teclado, esperaremos pacientemente hasta que sea necesario.

    ResponderEliminar