Okane o subete sekai e chikara 23 - Las ruedas comienzan a girar


Capítulo 23
Las ruedas comienzan a girar




En el este del continente Antei, se halla una de las ciudades más sagradas conocidas por el hombre. La sacra tierra de Acme.
Es en este lugar donde los poderes que gobiernan a la civilización militar se reúnen.
En un amplio salón privado, dentro de un edificio ubicado en la zona más prestigiosa de la ciudad, se reúnen, sentados frente a una mesa redonda, miembros del consejo de los señores de la guerra.
"Todos están al tanto de las noticias, me imagino".
"En efecto. La sexta legión, enviada por el general de dos cuernos regreso con las manos vacías".
"Esto tendrá consecuencias. Movilizar a más de 3.000 hombres para nada, es un derroche de los recursos de Iren".
"Bueno, no es como si el General hubiera estado dirigiéndolos él mismo".
"El comandante de la legión era ese joven prometedor, Jemur. El general prometió una victoria segura".
"Según entiendo, la legión no fue derrotada, ni siquiera puede decirse que tuvieran una batalla".
"Es verdad. El reporte dice que la academia quedo hecha escombros y ceniza".
"En ese caso, no había ganancia en tomar ese intento de ciudad".
"Hablamos de una ciudad que lleva existiendo desde hace tanto como la nuestra, existe gloria en conquistarla. Sin embargo...".
"Sin embargo, el comandante dio su palabra de dejar en paz la ciudad si perdía, que así fue".
"Hum. Un hombre desconocido capaz de derrotar a un comandante de soldados Acme. Me niego a creer que exista semejante individuo sin que lo supiéramos hasta ahora".
"¿Y qué hay del general de dos cuernos? El era un don nadie, sin embargo derroto uno tras otro a los enemigos menos pensados. Una proeza así ya fue hecha antes".
"Estamos hablando de un hombre en cien... no, en mil millones. No puedes comparar al general, la reencarnación de nuestro glorioso fundador, con un sujeto del que no sabemos nada".
"Yo no dije eso, solo digo que es posible para personas excepcionales pasar desapercibidas durante cierto tiempo, el general es el mejor ejemplo".
"Aunque al final, los poderosos siempre salen a la luz, atraídos por la fuerza de otros como ellos".
...
"¿Y esto afectará al general de algún modo?"
"No lo creo, no importa cuánto digan al respecto, mientras nosotros apoyemos al general, tendrá la libertad de llevar a cabo sus deseos".
"Ese es nuestro deber y recompensa. Pronto el continente entero estará a merced del general".
Todos los convocados lanzaron una gran ovación al aire diciendo... "Gloria al Demonio de dos cuernos".


◆◇◆◇


En un edificio algo más alejado del área de mayor prestigio, con una estructura menos ostentosa y unas habitaciones aun así lujosas, se reúne otro grupo de miembros del consejo.
"Por fin, una mancha en el historial militar del demonio".
"Tal vez podamos usar esta oportunidad para reprimir un poco su poder".
"Es inútil, mientras tenga a una facción del consejo de su lado, no tenemos poder sobre él. Incluso uno de los reyes está con él".
"Maldita sea. Nunca debimos permitir que llegara tan lejos. Esos tontos de la facción del demonio, si supieran lo que nosotros..."
"Sabes que no podemos decirles. Es nuestro deber silencioso proteger la gloria de Iren".
“... ¿Qué sabemos sobre ese asunto?"
"Nuestros agentes dicen que el comandante de la legión era Jemur, el joven prominente que completo la prueba de Acme en menos de un año".
"Oh, así que él... Si mal no recuerdo, tenia gran potencial, si no hubiera aparecido el demonio, tal vez hubiera llegado a general en 20 años más".
"No sirve de nada pensar en lo que hubiera pasado... Por otro lado, el hecho de que fuera derrotado..."
"Un Aristoi, así se presentó el hombre que derroto a Jemur en un combate limpio".
"Según su descripción de lo ocurrido, sucedió todo en un instante, Jemur no pudo hacer nada".
"Alguien que pueda hacer eso... ¿Al nivel de los Generales? o tal vez, ¿del mismo demonio?"
"Es posible. Si es verdad, podría ser de valor para nuestra causa. Es necesario vigilarlo".
"¡Ja! ¿Y quién lo haría? Alguno de tus hombres es capaz de infiltrarse y seguir a un Aristoi que venció fácilmente a Jemur sin exponerse a sí mismo y desafiarlo?"
"No. No puedo decir que yo no haría lo mismo si lo tuviera enfrente".
"Debemos conformarnos con saber de su existencia a tiempo, no como con el demonio. Solo debemos mantener la vigilancia en el pie de la montaña de Galia para enterarnos si hace algún movimiento. Jugamos con la ventaja de que se encuentra en un sitio aislado, tal vez nunca más sepamos de él".
"Hablando de los alrededores de Galia. ¿El demonio no tomó un pueblo cercano como parte de su plan de conquista de la ciudad?"
"Ese bastardo. Ningún general de Iren debería caer tan bajo como para pedir a un repugnante mercenario que luche por él, menos alguien que comanda soldados Acme."
"¡Jaja! ¡Seguramente por eso sus planes salieron mal, Ashma lo castigo por su deshonra!"
"Pensaba que no creías en Ashma".
"Que no crea en la profecía de la estatua, no significa que no crea en la deidad. Simplemente no confió en la interpretación que hacen los sacerdotes. Aquellos que no apoyan a la gloria de Iren no son de confianza. Incluso los tontos de la facción del demonio creen que hacen lo mejor por Iren".
"Aún así, por su culpa, el demonio esta fuera de control".
"Desde que ganó el título de demonio de dos cuernos, su autoridad es como la de los 4 generales juntos, a no ser que el consejo entero se ponga de acuerdo, no podemos darle ordenes. La opción de que lo hagan los reyes esta fuera de discusión, el rey de la guerra prácticamente lo ha elegido como su sucesor".
"Si ese maldito demonio muriera de una vez..."
"¿Realmente crees que un simple asesino podría lograr tal hazaña?"
"Jamás hablé de asesinato. Si no puedo matarlo yo mismo, haría algo tan cobarde como enviar a otro a hacerlo por mí. Antes de eso prefiero que se salga con la suya".
"No sirve de nada detenerlo si perdemos nuestro honor en el proceso. Eso sería una mancha en nuestra gloriosa Iren".
"Pido a Ashma que nos dé la oportunidad de evitar un desastre".


◆◇◆◇


Iren, el país con mayor poder militar que se conoce en el continente. Es gobernado por una trinidad que mantiene un equilibrio de poder.
El Rey de la Paz, Encargado de todos los asuntos políticos y administrativos. También es el estratega militar con mayor autoridad. Este puesto puede ser heredado, ya que es el rey mismo quien escoge a su sucesor.
En un ambiente donde el combate y la gloria lo son todo, difícilmente alguien podría enfocarse en aprender lo necesario para cumplir como rey de la paz. Es por esto que los hijos del rey actual, que son criados bajo su supervisión en todo lo necesario, suelen ser los mejores candidatos. Sin embargo, si no son dignos, el rey no dudará en escoger a otro fuera de su familia.
El Rey de la Guerra, Es el rigente de las academias e instrucciones militares. Es además quien dirige a los 4 Generales. En caso de emergencia, asume el control total de Iren. Por este motivo, solo puede ser Rey de Guerra aquel que es reconocido por todos como el mejor de los Generales.
Normalmente, uno de los 4 generales termina sucediendo al rey de guerra, ya que son la fuerza de Iren.
Por último, el tercer poder de esta trinidad es <<El Consejo de los Señores de la Guerra>>
De vez en cuando, uno de los señores de la guerra asciende al trono, pero por lo general, el consejo está formado por los 27 cabecillas de las familias más poderosas de Iren. Juntos, los miembros del consejo poseen una autoridad equivalente a un tercer Rey.
Sin embargo, el consejo suele estar dividido en facciones que no se ponen de acuerdo. Y es por esto que no poseen la autoridad para darme órdenes. Ya que solo los reyes de Iren o el consejo al completo, tienen la autoridad para ordenar al General demonio, reconocido como un caso excepcional en el mundo militar.
Mientras siga así, podré actuar con libertad.
Nunca fueron tan importantes como para preocuparme por ellos. Lo único que me preocupa ahora, es la noticia de mi primer fracaso. Aunque técnicamente yo no fracasé, el hecho de que no posea aquello que pretendía conquistar, es suficiente para irritarme.
Bueno, si realmente hay ahí fuera alguien capaz de enfrentarme, tarde o temprano me lo encontraré en mi camino a la conquista del mundo. Por ahora, continuaré con mi plan, después de todo no movilicé a mis fuerzas solo para tomar una triste academia en un lugar perdido como Galia. En estos momentos se encuentran cercando la frontera este de Jagheb, y otra de mis legiones ya se encamina hacia la frontera oeste.
Normalmente, Jagheb es atacado en el sur de su territorio, pero mis intenciones no son atacarlos frontalmente por ahora, mis objetivos son las academias AS.


◆◇◆◇


"Por cierto, ¿a dónde vamos exactamente señor?"
"Es obvio capitán, nuestro destino es la academia más cercana a la de Galia, dentro del territorio de Jagheb".


Nota del autor: Y con esto damos por finalizado el arco 1 - "Galia". Personalmente quiero dar las gracias a un comentario anónimo que me animo a seguir publicando cuando el arco iba por la mitad. En aquel momento mi ritmo de publicación habia caido y la verdad estaba bajo mucha presión IRL. Saber que de hecho hay gente que sigue la historia es una motivación para continuar, y si me pagaran seria mejor :v
Ahora más vale que estén atentos porque en la segunda semana del segundo mes, comienza el segundo arco "A la sombra de la guerra". Se cuidan.




Compartir en Google Plus

Acerca de Keitaro Sempai

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

4 comentarios:

  1. Se va a liar.
    (Me iré comprando los aperitivos para cuando comience).

    ResponderEliminar
  2. Y así despedimos el primer arco. Muchas gracias por la novela, vale la pena esperar por la calidad que tienen los capítulos.

    ResponderEliminar
  3. La espera sera insufrible, gracias por el cap

    ResponderEliminar
  4. tiene pinta q se encontraran en la otraacademia AS

    ResponderEliminar