Okane o subete sekai e chikara 15 - La sirena de la montaña


Capítulo 15
La sirena de la montaña



Creo que con lo que le dije al director bastará por ahora. Antes de que tuviera tiempo de pensar en forma negativa de mis palabras, cambié velozmente el tema por algo que ocuparía toda su atención; la invasión de Iren.
En estos momentos, debe estar trabajando en lo que le pedí, además de sus propias medidas, alguien como él, seguramente tiene ideas de que hacer, aunque no tiene mucho tiempo... no tenemos mucho tiempo.
Le estoy dando vueltas a esto de nuevo para distraerme, porque sin importar los bonos de mi equipamiento, mis estadísticas bases son las de un bebé y escalar una montaña no es fácil, es agotador. De no ser porque solo yo puedo negociar exitosamente con los Half, enviaría solamente al capitán.
Hablando de los Half, tengo la estrepitosa sensación de que nos observan y no creo que una persona ordinaria podría espiarnos en este sitio. Debemos estar cerca.
AAAAHHHH. ¿Qué es ese extraño sonido? Suena como si el viento suspirara palabras y estas se volvieran muy agudas. Si escucho este ruido mucho más, me dará dolor de cabeza. Como si la extenuación física no fuera suficiente.
"Señor Argent... Tal vez deberíamos regresar".
"¿AH? Ya llegamos hasta aquí y sabes lo importante que es esto, debemos continuar".
"E-Es cierto, claro. No sé ni por qué  pensé en eso".
Ahí está ese sonido otra vez...
...
Luego de algo así como una hora más, llegamos a un descanso en la montaña lo suficientemente grande como para descansar posando nuestro peso en el suelo.
Según el capitán, este es un buen lugar para reponer fuerzas. Afortunadamente cargué comida y agua en mi bolsa de objetos -Que no aumenta de peso ni ocupa más espacio- por lo que en realidad no traemos casi equipaje que nos retrase. Ni en broma podría escalar la montaña de no ser por eso, mi guardia está en la mima situación. No podrían escalar cargando con su equipamiento si además tuvieran que traer equipaje de alpinismo y raciones.
Mientras les hago entrega de su porción a mis subordinados, de repente vuelvo a escuchar ese molesto ruido. Me quejaría de ello, de no ser porque otra cosa ocupó mi atención.
De repente, una figura con plumas y escamas posó sus pies en el mismo descanso en que nos encontramos. Una figura femenina, con alas en su espalda. Sus pies son garras como las de un halcón, con la parte escamosa llegando apenas unos centímetros por encima de los tobillos. Plumas blancas, celestes y verdes cubren las partes importantes de su cuerpo y una cabellera roja cubre sus hombros desprovistos de plumaje.
Mi monóculo se activó y la identidad de la misteriosa chica me es revelada.
<<Ren'psi  - Sirena  7>>
Sirena Real: Nv 7
-PV:       74/75                    -Resistencia: 54                               -Defensa: 31
-PM:      36/48                    -Sabiduría: 54                    -Intelecto: 95
-Energía: 36/40                 -Fuerza: 32                         -Mente: 53
-Agilidad: 63                      -Talento: 21                       -Espíritu: 32
Objetos:
Equipamiento:
Habilidades
Títulos
Dinero: 0
...
Ohh. Una <<Sirena Real>>. Esto es inesperado.
En TLO, la Sirena Real es una especie rara de Half. Pensar que habría una viviendo en la montaña.
¿Qué? ¿Pensaban que las sirenas eran mitad pez y vivían en el mar? Eso es parcialmente cierto. Las sirenas originales se las encontraban en el mar, pero no en mar abierto, sino en áreas rocosas donde los barcos eran atraídos para que encallaran y se hundieran, las sirenas de hecho eran más como las gaviotas, volaban y se posaban en las rocas y dejaban escuchar su canto de ave, su <Canto de sirena> .
En TLO utilizaron la versión más antigua de sirenas para crear esta raza. Por cierto, las sirenas de la cultura popular (más reciente) que son mitad pez, también existen en TLO, aunque en realidad están basadas en las ninfas del mar.
Si se preguntan porque sus estadísticas son tan altas, bueno... Eso es normal en los Half, debido a sus cuerpos, por lo general el equipamiento regular no les sirve, para empezar los humanos no comercian con los Half, por lo que dependen de sus elevadas estadísticas base, obtenidas de sus características raciales, para compensarlo. Tampoco pueden tener un cambio de profesión, ya que eso es una característica humana. Sin embargo pueden evolucionar.
La pregunta es: ¿Por qué vino a nosotros?
Ah, ese ruido de nuevo... ahora que la tengo enfrente, puedo darme cuenta, ella es la que produce ese sonido.
Sin mostrar miedo se aproxima a uno de los soldados del capitán, Khaden, quien le entrega su porción de comida en silencio. Sin dudarlo ella la toma y luego se aproxima a Andreu, quien también le da su porción.
Mm. Raro... ¿podría ser? Están bajo la hipnosis del <Canto de Sirena>.
"¿Podría ser que tienes hambre?"
"¡¿Eh?!"
La expresión de confusión en su rostro me dice que no esperaba escucharme hablar. Mejor dicho, escuchar a un humano hablar su idioma, menos bajo la influencia de su canto.
"Si lo que buscas es comida, puedes comer con nosotros".
"... ¿Eh? ¿Qué fue lo que... ¡Señor Argent!"
"¡AH!"
Parece que, ya sea por mis palabras, o porque la sirena dejó de producir su canto debido a la confusión, el capitán volvió en sí. Su grito espanta a la chica sirena, que sale volando, dejando atrás la comida.
Al parecer no llega muy lejos, mi monóculo aun registra sus estadísticas, por lo que sigue dentro de su alcance. Eso significa que estamos más cerca del nido de lo que pensaba.
"Cambio de planes, seguiremos adelante de inmediato".
Sin preguntar nada sobre lo sucedido, el capitán advierte a sus hombres de que la comida tendrá que esperar y retomamos el viaje vertical.
Cuando finalmente llegamos a lo que parece el último descanso antes de la cima, nos encontramos con un recibimiento algo sorprendente.
Alrededor de una docena de Half voladores, que mi monóculo identifica como <Harps> nos observan. Detrás de ellos, un <Harp Anciano> y la sirena de antes se aproximan a nosotros, mientras los demás les abren el paso.
El anciano, es como los demás Harps. Con brazos en forma de alas y garras en lugar de manos, lo que los diferencia de la sirena, que posee brazos y manos normales, y lleva las alas en la espalda. Además de plumas, el anciano tiene una larga cabellera y barba blancas. Sus plumas son rojas y blancas, y a pesar de su edad, aún mantienen su lustre.
"Escuché que uno de ustedes habla <Haldan>".
"¡Es ese!, el que no lleva armadura".
"Oh... Más que no llevar armadura, diría que lleva unas ropas muy valiosas".
"Mi nombre es Argent Makoto. ¿Es usted el líder de los Half de esta montaña?"
"Hum. Así que es verdad, un humano que habla Haldan... Síganme".
Guiados por el Harp Anciano, Gara'kat, llegamos a lo que parece ser un campamento frente a una cueva. Entonces, nos invita a sentarnos, separados de él y la chica sirena por una fogata. No había pensado en ello, tal vez por las resistencias de mi equipamiento, pero probablemente hace frío a esta altitud.
El fuego no es muy alto, posiblemente por el poco oxígeno, pero en las sutiles expresiones de mis guardias, puedo ver que les agrada su calor. Bueno, creo que es mejor pasar algo de frío que calor cuando cargas con una armadura, así que no me siento mal por ellos.
"Mi nombre es Gara'kat, como dijo antes, soy el líder de esta tribu. ¿Por qué están aquí?"
"Vine a negociar con ustedes".
"¿Negociar?"
"¿Que tonterías son esas? ¡No negociamos con humanos!"
Oh. Eso significa que negocian con no-humanos. Esa sirena será una buena fuente de información si sigue abriendo la boca. A pesar de que tiene un buen intelecto, su sabiduría no está a la par. Mientras que su líder de tribu tiene ambas estadísticas altas. Por algo es el líder, aunque debió sacar a la chica de la discusión luego de que me identificó.
"Pero negocian con alguien, ¿Por qué no conmigo? ¿Creen que no puedo ofrecerles algo de valor?"
"¿¡Qué saben los humanos de lo que es valioso para nosotros!?", intervino Ren.
"¡Ren!"
Con apenas alzar la voz, Gara'kat impone el silencio, aunque ya soltó información de nuevo.
"Solo digan su precio, les aseguro que puedo pagarlo".
"Los humanos no aprecian a aquellos diferentes a ellos. La mayoría de los Half somos tratados como monstruos por los humanos. Me parece sospechoso que un humano venga hasta aquí buscando negociar".
"Sin embargo, están en paz con la gente de Galia, la ciudad de la montaña. Eso me lleva a pensar que es posible negociar con ustedes".
"...Ellos no se meten con nosotros ni nosotros con ellos. No es como si estuviéramos en buenos términos".
"¿Cómo pasó eso? Según entiendo, Galia lleva siglos existiendo. En algún punto de ese tiempo, ustedes llegaron a esta montaña, pero no fueron expulsados por los humanos de ese entonces, ni ustedes los expulsaron a ellos. Creo que eso es suficiente para pensar que son personas razonables".
Por un pequeño instante, el arrugado rostro del anciano reveló sorpresa. Para ser precisos, en el momento en que me referí a ellos como "personas".
Con mirada pensativa, el anciano Gara'kat, comienza a acariciar su larga barba blanca con su mano izquierda, mientras lo hace no aparta la mirada de mi, luego por momentos observa a los hombres que me acompañan.
"Ellos son mi guardia personal, solo están conmigo por mi protección".
"Dices eso, ¡pero están armados! ¡¿Cómo sabemos que no esperan a que bajemos la guardia para atacarnos?!"
"¡Es suficiente Ren!"
"¡Pero, abuelo!"
"Esos hombres no vienen a atacarnos".
"¡¿Cómo puedes decir eso con tanta confianza?!"
"Porque es un hombre inteligente".
Con que es la nieta del anciano Gara'kat. Tiene lógica.
Ren, la sirena y su abuelo me observan, ella con mirada cauta y el anciano con expectativa, expectativa que no defraudaré.
"Todos ustedes pueden volar, por lo que si fuéramos a atacarlos por lo menos traeríamos arcos o lanzas. En su lugar mis hombres y yo solo traemos espadas, armas de corto alcance. En otras palabras, son para defendernos si somos atacados, pero si quisiéramos atacar, tan solo necesitan tomar vuelo y no seremos capaces de herirlos. El líder de la tribu pudo darse cuenta fácilmente, por eso actúa de esa manera".
Ren abre los ojos ampliamente luego de escucharme y por momentos su mirada hace viajes entre su abuelo y mi persona.
"Como sospechaba, no eres un humano ordinario".
"¿Está dispuesto a negociar conmigo?"
"Eso depende de si puedes entender esto".
...¿Y? ¿Por qué el suspenso? Debería simplemente decir lo que quiere que entienda.
"¿Entender qué cosa?"
Por primera vez, el anciano Gara'kat muestra abiertamente una expresión de asombro, al mismo nivel que la de Ren.
"Inaudito. En verdad puedes hablar Harpiano..."
Ya veo. Al parecer las palabras que dijo antes fueron en otra lengua. Con la traducción automática de <<Comercio sin fronteras>> no me había dado cuenta... Después de todo no es una habilidad perfecta.
"Que puedas hablar Haldan es una cosa. Todos los Half hablan Haldan. No es imposible aprender el idioma para un humano. Pero hablar Harpiano... Solo puede ser enseñado por una tribu del cielo y nunca se la enseñarían a un humano a menos que el líder de tribu lo apruebe".
Interesante. Entonces el Haldan es algo así como una lengua común para los Half. Parecido a lo que era el latín en la Europa medieval. ¿Mientras que el Harpiano es el lenguaje particular de los Half voladores? O tal vez solo de los Harp.
"¿Quién eres realmente?"
"Como dije antes. Soy Argent Makoto, un Aristoi".
"Ya veo. Un Aristoi... Un miembro del gran linaje. Entonces conoces nuestra historia".
"No tanto como quisiera. Si no es molestia, estoy interesado en saber más de ustedes. Puedo pagar por esa información también".
"No es necesario. Si eres quien dices, te lo contaré todo. Además, no es como si pudieras pagarme por ello, los humanos no poseen algo que nos interese".
"Aunque su nieta parecía muy interesada en nuestra comida".
"¡P-P-Pero que dices! Eso no..."
"Basta... bueno, ella es..."
"Una sirena".
"Después de todo lo notó. Bueno, así es y como tal, tiene un mayor deseo por la comida y costumbres humanas que el resto. Pero como líder de la tribu, no puedo negociar por comida para mi nieta".
"No esperaba que lo hiciera. Así como usted está dispuesto a contarme su historia a cambio de nada, de igual manera le daré la comida que desea".
"¡N-No creas que podrás comprarnos con comida o cosas humanas! ¡Nosotros solo nos interesamos en metal de 5 colores!"
Aunque trataba de ocultarlo, Ren mostraba gran expectación por mis palabras. Bueno, no estoy seguro de qué comen aquí, no creo que sea carne cruda, ya que evidentemente tienen la costumbre de hacer fogatas, pero no debe ser tan apetecible como la cocina humana.
Lo importante es que acaba de darme la pieza de información que más necesitaba.
"Naturalmente. Vine con la intención de pagar usando metal de 5 colores".
"¿Es eso cierto?"
Poniendo la mano derecha en mi bolsillo, dejo funcionar mi mayor poder. ¡El poder para comprar el mundo!
"¿Es esto de  valor?"
"Una moneda de metal de cinco colores..."
En mis manos, una moneda tres veces más grande que las monedas de oro que había usado antes resplandecía con un reflejo de varios colores.
"Tengo más. ¿Le interesa ahora negociar?"
"Por supuesto. ¿Señor Argent cierto? Ya ha probado de sobra que es un aliado de las tribus del cielo. Aunque nuestra tribu ha sido relegada al borde del continente, aun poseemos algunas piezas de valor para intercambiar".
"Suena bien. Pero ahora mismo hay otra cosa que quiero negociar".
"¿Tiene que ver con el ejército que marcha hacia la montaña?"
"Así es. Era de suponer que usted estaría al tanto".
"Es un ejército numeroso, fácil de ver desde el aire".
"Dígame lo que sepa de ellos".
"No sé mucho sobre ejércitos humanos. Pero poseían cuernos y marchan en esta dirección. Si siguen así, estarán al pie de la montaña en 2 días".
2 días...
"Seré directo con usted. Quiero solicitar su cooperación para proteger la ciudad de la montaña".
"...Lo siento, pero mi tribu no puede hacerle frente a un ejército como ese, incluso si solo somos refuerzos de los humanos de la montaña, contra una fuerza tan grande, seríamos aniquilados".
Una mueca desagradable se forma por un instante en el rostro del anciano.
"Sé que ustedes pueden huir volando, así que tal vez no les sea muy benéfico ayudarnos. Pero no pretendo hacer que combatan".
"¿Entonces qué quiere que hagamos? Ese ejército de extraños es muy grande, no podrán huir a pie, pero no es como si pudiéramos ayudarlos a evacuar por aire, somos muy pocos".
"Mi plan no es evacuar a los ciudadanos".
Aunque sí que es mi plan de emergencia escapar si lo demás falla.
"Escúcheme, lo que quiero que hagan es..."


Compartir en Google Plus

Acerca de Keitaro Sempai

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentarios en el Blog

3 comentarios:

  1. GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA GUERRA Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y LOLIS Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE Y SANGRE.

    ResponderEliminar
  2. No se como responder a ese comentario

    ResponderEliminar
  3. Gracias. La agonía de esperar por cada capitulo vale completamente la pena.

    ResponderEliminar