Reversi



Reversi
Escuadrón 27


                            
Estaba desorientada, la cabeza me daba vueltas, me encontraba tirada en el piso, no sabía quién era o donde estaba, solo sé que desde ese momento me hallaba en el infierno.





Capítulo 1:

Bienvenidos al infierno


-Joder…Mi cabeza-Dije mientras trataba de levantarme-¿Dónde estoy?
Escuchaba muchas voces a mí alrededor, estaba en una habitación enorme en la cual solo había cuatro paredes blancas.
Todos nos preguntábamos donde estábamos, muchos estaban nerviosos otros furiosos y ahí estaba él, parado, como si supiera que todo esto era una farsa, aún recuerdo cuando lo vi, esas ropa negra y capucha que cubría su rostro hasta la nariz y su hermosa piel color canela con un pelo lacio de color negro.
-¿Sabes dónde estamos?-Pregunte mientras miraba hacia todas las direcciones.
Se inmuto a mirarme y decirme esas palabras que recordaría hasta el día de mi muerte.
-En el infierno-Dijo fríamente-. Dentro de poco explicaran que hacer para sobrevivir.
Lo mire desconcertadamente.
-¿Cómo que sobrevivir?-pregunte nerviosamente.
-Ya te dije que pronto nos explicaran-Respondió-. Aunque sea cálmate un poco.
No entendía como podía estar tan tranquilo, la atmósfera era muy pesada, me costaba trabajo respirar, hasta que se escuchó una voz a lo lejos que provenía de un especie de parlante.
-Bienvenidos sean todos, a continuación se les indicara cual será el objetivo de su misión-Dijo una voz masculina bastante animada-. Les deseo suerte a todos y que comience la cacería.
En mi visión apareció "Aleyna"en la parte superior izquierda, ese era mi nombre y a la derecha un contador de puntos.
 Objetivo de la misión: Asesinar a todos los scavengers que hay dentro de la puerta.
Tiempo: Indefinido.
Iniciando en un minuto.

Eso fue lo que apareció en mi vista, en mi mano derecha un arma estaba materializándose, era una pequeña pistola.
La mire con rareza.
-Es un regalo que te dan-Dijo el misterioso sujeto mientras que en sus manos tenía dos sables-. Haz de ella un buen uso, antes no las otorgaban.
Muchos pensamientos vinieron a mi cabeza, este tipo quien era, me asustaba totalmente.
-¿Cómo que antes no las otorgaban?-Pregunte.
-No es algo que tenga que ver contigo-Respondió-. Pero te aviso antes de que entremos a la puerta, enfrentaremos criaturas muy rápidas y peligrosas, no dudes en disparar.
-¿Qué vamos a enfren…?
 Una cuenta regresiva interrumpió lo que iba a decir.
3…2…1…0
Las paredes que estaban al frente se empezaron a dividir y lentamente íbamos siendo arrastrados al interior.
Estaba totalmente asustada, pero aquella confianza de ese sujeto me hizo pensar que todo iba a estar bien.
Mire a mi alrededor y todos tenían las mismas armas que yo, excepto él.
Sin duda había algo raro.
Aparecimos en una enorme selva, llena de maleza, se podía escuchar sonidos de algunos animales a lo lejos.
Mi corazón latía muy rápido, pensé que todos los que estaban a mi lado lo podrían escuchar.
-¡YA ES SUFICIENTE!-Grito un hombre no muy joven-. Tengo que ir a trabajar y estoy perdiendo mi tiempo.
-Idiota.
Una enorme criatura parecida a un lobo, con múltiples cuernos saliendo de su cuerpo decapito aquel sujeto.
La sangre brotaba  de lo que quedaba de su cuello, todos estaban aterrorizados.
Comenzaron a huir, pero cada vez más nos encontrábamos rodeados de esas cosas, con temor apunte mi arma contra uno de ellos y dispare un proyectil de color azul, dándole en la cabeza, asesinándolo al instante.
Se sumaron dos puntos en mi contador.
-nada mal-Dijo- .Por cierto puedes llamarme Baxi.
No pude contestarle estaba asustada como para poder hablar.
-Ahora es mi turno-Dijo mientras recogía sus mangas dejando  ver un enorme tatuaje en su brazo derecho que llegaba hasta su muñeca-. He vuelto.
Tomo sus dos sables y fue a la carga contra esas criaturas, no me podía quedar sin hacer nada, no quería terminar como el sujeto del inicio, quería volver a casa.
Casa… ¿Tengo yo un hogar? Exactamente quién era yo, no sabía nada de mí, lo único que tenía era mi nombre, me distraje en mis pensamientos, cuando de repente, mi brazo izquierdo fue desmembrado por un mordisco de esas cosas.
El dolor era insoportable, mi sangre se derramaba cada vez, ¿iba a terminar así? Moriría sin saber quién era, si tenía familia, amigos o  un lugar donde perteneciera.
Me levante con las pocas fuerzas que me restaban y comencé a disparar, le di a varios, pero cuando mire a mi alrededor el escenario fue desgarrador, cientos de personas se hallaban tiradas en el piso brutalmente asesinadas, la sangre estaba por todos lados, las lágrimas comenzaron a caer, aún quedaban algunos luchando, por salir con vida de este infierno, yo también lo quería hacer.
Cuando recibí una mordida en mi pierna, caí al piso, dentro de poco me desangraría, tenía una muerte segura, esa cosa se dio la vuelta, trago mi carne y se abalanzo sobre mí, cerré los ojos y cuando los volví a abrir, me encontraba en la misma sala del principio.
Todas mis heridas habían sanado, mi brazo estaba de vuelta en su lugar, la cabeza me dolía fuertemente, pero el dolor disminuyo al pasar los segundos, cuando de repente un mensaje apareció en mi visión.
Felicitaciones objetivo cumplido.
-No pensé que lo lograrías-Dijo Baxi extendiéndome su mano-¿Estas bien?
Trate de hablar pero las palabras no salían de mi boca, me levante con su ayuda y vimos como otra vez las paredes se dividían, pero esta vez, observe una ciudad, todos los que habíamos sobrevivido caminos lentamente hacia afuera, pero antes de salir, en un gran monitor  apareció.
Escuadrón 27.
-No puede ser-Dijo Baxi anonadado- ¿Ha pasado tanto tiempo?
Lo mire con incertidumbre, pero no quería pensar en nada por ahora, solo se me apetecía salir de ese horrible lugar.

Compartir en Google Plus

Acerca de David Espinosa

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario