Otoko wa Nani no Ai wa Rikai sa Remasen, Epilogo.

Muy buenas a todos, aquí TheEliXZ, aquí esta el epilogo de Otoko wa Nai no Ai wa Rikai sa Remasen, con esto finaliza el primer volumen, gracias por leerlo hasta ahora y espero sigan el segundo volumen, nos vemos.

PD: Al final del epilogo les dejo 2 "Ilustraciones", en verdad son dibujos hechos a mano y les tomé fotos, no tengo escaner y no puedo dibujar en PC, así que eso es todo lo que puedo hacer :p


Epilogo

Pasaron unos días desde mi cumpleaños, las cosas entre Koizumi y yo volvieron a ser como antes, ella prometió que intentaría usar un poco de su tiempo para seguir ayudándome a entender el amor, bueno, literalmente hablando, ella dijo: “Bueno, de vez en cuando no me importaría malgastar un poco de mi preciado tiempo en ayudarte, agradécemelo.”, uso el término “malgastar” y no “usar”, pero las intenciones que tiene son las mismas.
Con Megumi, con ella también pude hablar un rato cuando fui a la librería el día siguiente a mi cumpleaños, me disculpé con ella por salir corriendo así ese día y ella se disculpó alrededor de seis veces por insultarme y golpearme, a pesar de ya haberlo hecho, también le dijo lo de la “verdadera” fecha de mi cumpleaños, por lo que ella me dio un “feliz cumpleaños atrasado” y me regaló un libro.
Algo que me parecía curioso, es que Megumi estaba llena de raspones y moretones al igual que Koizumi, además sus lentes eran distintos, estos eran rectangulares con un marco color esmeralda en la parte de abajo, estos también le quedan muy bien al igual que los otros, pero, ¿Acaso hubo algún incidente en la escuela ese día?, ambas parecen muy golpeadas, no solo eso, ninguna de las dos fue a la escuela por un tiempo, Aiko-san me dijo que fueron suspendidas, pero no me dijo la razón.
Bueno, si tuviera que nombrar una cosa que cambió es que Koizumi y Nii-san ahora están “saliendo”, si, entre comillas, ya que ella sigue comportándose muy rara con él, es como si su relación no hubiera cambiado, pero cada vez que veo a Nii-san con Koizumi no parece él mismo, se ve… algo distante o como si no le pusiera mucha atención a ella.
Por esa razón, hoy, domingo 8 de mayo, estoy solo junto a él en la casa, ambos sentados en el sillón de la sala, frente al televisor, dispuesto a charlar con él sobre cómo esta su relación con Koizumi.
Él está muy concentrado viendo el televisor de 42’ adherido a la pared blanca frente a él, yo ni siquiera sé que programa está viendo.
  —Nii-san.
  —¿Eh?, ah, Sora, ¿Qué sucede?
Como pueden apreciar, por más mal que parezca que nos llevamos, por más odio que uno guarde en el fondo por el otro, en realidad nos llevamos bastante bien.
  —¿Puedo preguntarte… como van las cosas con Koizumi?
El sonrió alegremente como siempre.
  —¿Por qué preguntas? ¿Celoso?
  —…
  —Ya, ya, no me mires con esa cara.
La verdad no se a que se refiere, yo no cambié mi expresión en absoluto.
  —¿Contestaras?
  —Sí, sí, veras… Koizumi san es… agradable y también divertida, me gusta el rostro tímido que pone cada vez que está conmigo, la hace ver tierna, diría que las cosas entre nosotros van muy bien, en verdad me gusta. —Él mordió su labio inferior.
No lo entiendo.
  —La verdad no ha cambiado mucho desde ese entonces.
  —¿…? ¿Nii-san conocías a Koizumi desde antes?
  —¿Qué no lo…?
Nii-san se frenó a mitad de la frase y bajo la cabeza, puso una expresión que hace mucho no veía en su rostro, se veía triste.
              …
  —¡¿Kawakami-kun dijo eso?! ¡¿De verdad?!
  —Sí.
Ya pueden imaginarse quien dijo esas palabras. Hoy terminó la suspensión de Koizumi y Megumi. En este momento estoy con Koizumi en la cafetería y le dije lo que Nii-san me dijo hace unos días.
  —Agradable, divertida, tierna… ¡L-L-Le-Le gusto!
Ella esta sonrojada y respira a una velocidad impresionante.
  —En verdad no lo entiendo.
  —Sora-kun.
Sentí unas palmaditas en mi hombro y la voz de Megumi detrás de mí. Cuando me volteo la diviso. Ella, al igual que Koizumi, aun conservan algunos moretones, lo que me hace ver más detenidamente a mi alrededor y noto que nadie más que ellas están golpeadas, ¿Solo ellas quedaron envueltas en algo? O ¿Pasó algo entre ellas?, la verdad no me atrevo a preguntar.
  —¿Qué haces aquí?, vete, Sora y yo estamos hablando.
Koizumi está echando a Megumi.
  —Ah, perdón, no te había visto, la verdad no miro mucho hacia abajo.
  —¡¿Huh?!
Koizumi le dirigió una mirada “intimidante” a Megumi, bueno “intimidante” más bien parece una ardilla mirando a una nuez encima de un árbol.
  —Ya lárgate.
  —¿Tu eres la dueña de este lugar?
  —Mi mamá es básicamente la dueña, así que yo tengo un poder especial.
  —[No es cierto.]
  —¡¿Mamá?!
La voz de Aiko-san sonó en los altavoces, ¿Nos está espiando?
  —Ahí tienes, pues bueno… me sentaré aquí, junto a Sora-kun.
Megumi se sentó a mi lado. Koizumi tiene una mirada que demuestra un inmenso odio hacia ella.
  —Jeje, entonces… no te importa si le digo lo que gritaste aquella vez ¿Verdad?, que Sora te…
  —¡No lo digas!
  —¡¿Quieres pelear cuatro-ojos?!
  —¡¿Qué dices, enana?!
Parecen pandilleras. ¿Por qué no pueden llevarse bien?
  —Ya vete con tu novio, yo me quedaré con él y me encargaré de que aprenda sobre el amor, tú solo ve y “disfruta”.
  —¿Dejarte sola con Sora? ¡Ni loca!, ¡No puedo dejar a Sora junto a una perra!
Esto… se puso feo.
Momentos después, la directora llegó y las llevó de las orejas a ambas hasta la dirección, les dio una advertencia y las dejó ir.
  —Mamá es muy estricta…
  —No lo creo, ella solo hace su trabajo.
  —Bueno, ¿Que haremos ahora?
  —¿Eh?
  —Esto no ha terminado, hay que hacer algo para que entiendas el amor.
  —Ah… ¿No tienes alguna idea?
  —Ya pensaré en algo.
Ambos subíamos lentamente las escaleras hacia nuestra clase.
  —En verdad que es raro, un chico que no entiende qué es el amor, eso no es normal.
Estoy tras de Koizumi, mas bien, como subimos las escaleras, estoy debajo, mirando hacia ella puedo notar la prenda bajo su falda a cuadros, son unas bragas a rayas, no sabría decir si son bragas celestes con rayas blancas o blanca con rayas celestes, pero ahí estaban, cubriendo por completo mi campo de visión y nublando las palabras de Koizumi haciendo que entren por un oído y salgan por el otro.
¿Por qué me le quedé viendo sus bragas?, no entiendo.
  —Koizumi.
  —¿Mmm?
  —Desde aquí… puedo ver tus bragas.
Ella tomó el dobladillo de su falda y lo bajó cubriendo sus bragas, su rostro está muy sonrojado y parece estar a punto de llorar, luego, bajó unos cuantos escalones y gritó:
  —¡Idiota!, ¡Sucio!, ¡Pervertido!, ¡Muérete!
Y me dio una patada en el rostro haciéndome caer por las escaleras, mi cabeza duele un montón, en verdad no creo que vaya a acostumbrarme a sus golpes.
Pero lo que dijo es verdad, esto no ha terminado.
              …
Otoko wa nani no ai wa rikai sa remasen
El Chico No Entiende Qué Es El Amor
(男は何の愛は理解されません)
Volumen 1
Fin


Aquí las "Ilustraciones".

Este es el rostro de Sora ¿Es como se lo imaginaban?


Esta es en una escena del capitulo 5 "Amigos", en la que Sora sonríe por primera vez, debajo de él esta Koizumi y detrás un árbol sakura (Yo hice a los personajes y un buen amigo hizo el árbol, se lo agradezco).

En fin, nos vemos pronto, bye. 

Compartir en Google Plus

Acerca de TheEli-XZ

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario