Antarus Capitulo 13: El Gran consejo



Hola chicos, aquí el fantasma de la pagina >Filias Itoster< (¿que?, ¿Filias esta publicando?, es el fin del mundo, todo el mundo huya).

Sobre mi tardanza en publicar este capitulo, solo me quedaría decir, llevaba dos semanas con este capitulo y me era imposible terminarlos, había muchas cosas que abarcar y se darán cuenta como el capitulo es un caos.

Me gustaría que me dijeran que tal se ve, he estado leyendo muchas novelas para aprender a escribir mejor y viendo muchos vídeos sobre Lore para que la novela, el mundo que he plasmado se sienta vivo.

Como se dieron cuenta algunos, elabore un mapa de Intartes y lo publique en Facebook, el mapa lo debería de tener hecho desde hace mucho pero lo había estado atrasando, este me servirá para darle coherencia a la novela.

Bueno, si esperan la escena favorita del capitulo anterior no habrá, esto es debido a que el anterior lo publique hace mucho y... me da flojera releerlo para escoger la mejor escena (volverá en el siguiente capitulo).

Creo que eso seria todo sobre la novela de Antarus, sobre lo de desaparecer varios meses, a lo que probablemente se acostumbraron ya, solo lo hago de la publicación de mi novela, soy en mi humilde opinión uno de los mas presentes en cuanto a lo relacionado a el detrás de escenas de la pagina, es decir, soy de los que mas se enteran sobre quien se une o sale del chat y que eventos se prepararan, aunque cabe decir que no soy de los mas activos en cuanto a el funcionamiento.

Pd: creo que me excedí hablando.
Pd2: Gracias por suscribirse y que la pagina llegara a 500 Likes, poco a poco vamos creciendo como pagina y como escritores gracias a su apoyo.

Arco 2: La Knigth Academy
Capitulo 13: El Gran Congreso

Leah extendió sus brazos con naturalidad y las piezas de su ropa fueron retiradas por las criadas que se encontraban alrededor de el, sustituyéndose por una bata mas cómoda.
Estiro después de eso su cuerpo entumecido por la cantidad insana de horas que había pasado sentadas, despues de eso miró a su consejero que se mantenía a su lado, mirando al vacío.

-¿En qué piensas Raymond?- preguntó Leah mientras se dejaba caer en la silla que estaba en su gran habitación, era en efecto algo tedioso sentarse en su silla después de haberlo hecho todo el día, pero estaba siendo relajado con un masaje de una de las criadas.

- Nada importante Leah, solo que los marqueses han estado demasiados calmados - fue la respuesta de Raymond sin prestar atención.

- Acaso les informaste sobre la situación de Antarus - Leah se mostró algo preocupada, bien podía ser el Rey de Intartes, pero aun así no tenía el control absoluto de la situación, los marqueses controlaban en su mayoría los otro siete reinos.

- Me vi en la obligación de hacerlo, no se podía dejar esto para después, ni ocultar la información a nuestra conveniencia - Leah se mostraba claramente molesto ante la respuesta, pero poco después volvió a la cara de seriedad de antes.

- Raymond, debiste avisarme de esto, esto traerá problemas - El rey se mostraba pensativo - convoca al Gran congreso, que ellos se hacen falsas ideas con facilidad - en cuanto dijo eso, simplemente se levanto y pidió a las criadas que lo vistieran de nuevo.

Raymond que había salido en cuanto el rey se levanto de su asiento, paso por unos cuantos monótonos pasillos y se dirigió sin titubear a las profundidades de castillo.

- Gloria a Intartes - escucho decir a un guardia cuando este se presento frente a el, el repitió la misma señal que el guardia y siguió su camino.

Después de obligatoriamente repetir el saludo con cada guardia con el que se encontró, por fin llego a su destino.

Para lo que alguien pensaría sobre las profundidades del palacio, no había ratas ni animalejos, todo se miraba mucho mas limpio de lo que se vería en el exterior, aunque las paredes de piedra gris daban una sensación deprimente y los pasillos podrían considerarse un laberinto para ojos primerizos, no eran mas que pasillos en forma de cuadricula con sutiles marcas que indicaban cada camino.

El pasillo por el que se dispuso a avanzar era el menos iluminado de todos, o eso aparentaba, aunque presentaba la misma cantidad de antorchas dispuestas a la misma distancia, las paredes estaban elaboradas de una piedra mas oscura que la de los otros pasillos.

Esto hacia parecer como si el pasillo se tragara la luz con algún místico y peligroso poder.

- ¿Que lo trae por aquí?, consejero - dijo un hombre en el pequeño cuarto que había al final del pasillo.

La apariencia del hombre era algo desagradable, su cabello cenizo estaba peinado hacia atrás y mostraba grasa en el, su mirada era algo irrazonable, como si la locura lo acariciara y le susurrara palabras antes de dormir.

Sus manos cubiertas por largos y negros guantes de piel eran apretadas constantemente como con miedo de que no estuvieran ahí.

De el, nada más se podía describir, su cabeza a excepción de el cabello estaba cubierto con una mascara, sobre su cuerpo vestía una larga túnica de color negro y su caminar era algo aletargado, como si de cientos de malos se aquejara.

- Lo mismo de siempre- fue la respuesta de Raymond, verlo le causaba molestia pero a la vez malos recuerdos - el rey convoca a la junta del Gran congreso -

- ¿Tan pronto?, solo hace dos meses fue convocado - las manos una vez mas fueron apretadas mientras el miraba a ellas.

- No es tu trabajo preguntar - respondió secamente Raymond.

- Tampoco lo es seguir tus órdenes y mírame haciéndolo - una risa desquiciada salió del hombre mientras se movía.

- solo apresúrate - el consejero se sentía algo molesto en ese momento.

Una gran puerta de madera fue tocada por el hombre de cabellera ceniza y esta se abrió, dentro de ese lugar se encontraban once asientos formando un circulo, las primeras diez estaban hechas de piedra y tenían en la punta mas alta una gema, cada una diferente a la otra, el otro asiento estaba hecho de madera y con tela roja sobre ella.
Los diez asientos de piedra tenían sobre ellos a once estatuas de oro y plata cada una con facciones especificas y únicas.

- Estas seguro de convocarlos en esta época, será difícil mantenerlos calmados - dijo el hombre de la mascara intentando burlarse de el consejero, pero este no escucho nada.

“Antarus, no tienes idea de en donde te estas metiendo”, cruzo por su mente mientras realizaba el ritual, pinchaba su dedo y una gota de sangre recorrió por la herida directo al cristal en el trono de madera.

La sala empezó a distorsionarse, una vez ese evento terminó, frente a Raymond se encontraban diez asientos de madera ocupados.

Las personas frente a Raymond miraban en confusión, pero nadie emitía algún ruido, mas bien no importaba lo que se movieran, no se escuchaba ningún ruido.

Raymond simplemente volteo a ver a el viejo hombre, este respondió lanzando unos cuantos conjuros hasta que se pudo oír las voces de los hombres.

- ¿Que sucede aquí? - pregunto el hombre de piel clara y pelos rojizo-naranjados rizados, era claramente un wielano.

- Marques Grosse, permitame explicarme - respondió Raymond, pero nadie lo escucho y continuaron con las preguntas con un toque de molestia.

-¿para que fuimos convocados?- quien hablo esta vez era un anciano sin nada de cabellera, una túnica azul se mostraba sobre el y lineas color blanco tenia como detalles, era obviamente un seguidor de los dioses, no cualquiera, era el representante de la orden, el Cardenal del Dios Caelo, Roshan.

Raymond ignoro las replicas, no por falta de respeto, si no por la comodidad de que ellos no confundieran sus palabras.

- Su rey, Leah Alar-Font, el Grande - hablo cuando Leah apareció, entro este sin ningún titubeo a la habitación y observo a los ahí reunidos, antes de tomar asiento.

Una pequeña mesa estaba colocada a la derecha de el asiento, sobre ella una pequeña copa y Raymond sirvió en ella una pequeña cantidad de vino tinto.

- Leah, por favor, explícate, ¿para que nos has convocado hoy? - quien hablo fue el hombre a la derecha del Cardenal Roshan, era un hombre con una barba y un pelo de color blanco, ambos largos sin igual entre los presentes de un lacio envidiable para cualquier mujer, sus ropas eran vestiduras sacras de color verde con detalles en amarillo claro, el cardenal del Dios Siper, Luokios.

- Cardenales, marqueses, lamento haberlos llamado sin previo aviso a el Gran Congreso, pero me vi en la necesidad de informarles - todos los presentes sabían a que se refería con eso, pero esperaban que el les dijera todo lo sucedido - Como ya se les ha informado, la bestia de las Ruinas Creim por la que La Avanzado selecciono 300 de sus mejores hombres, fue vencida -

- En efecto hemos sido notificados sobre eso, pero ¿a donde quiere llegar con eso? - el ultimo de los cardenales, con unas vestiduras de color rojo y dorado, su pelo no era cenizo ni blanco, era de un fuerte negro, era muy joven, algo raro en los cardenales, el cardenal del Dios Kaides, Aberash.

- La información que han recibido, es muy probable que sea falsa, en parte o en su totalidad - ninguno de ellos se sorprendió.

- ¿A que se refiere? - quien hablo era uno de los mas cercanos a Leah, a la derecha de este, su rostro estaba lleno de arrugas y se veía mas viejo de lo que era, su pelo era castaño, sus ojos se veían cansados, su piel era un mas blanca que la del marques Grosse.

- Ahí es a donde voy, Marques Radkov - bebió su vino por completo, Raymond sirvió mas vino dentro de la copa - en primer lugar, La Avanzada no logro tal hazaña, incluso perdieron a casi todos sus hombres sin lograr ni una herida en la bestia -

- Entonces… - quien hablo fue el hombre con la tez mas oscura en la habitación, su cuerpo no era tan grande, pero se veía imponente aun con su delgado cuerpo, el Marques Karna.

- Aquel que logró vencer a la bestia de las Ruinas Creim, fue un joven del cual no se conoce ni su procedencia - todos estaban mirándolo, esperando a que continuara.

- ¿Cuál es el nombre de ese joven? - quien pregunto fue el marques Brandt mientras miraba intrigado.

- Responde al nombre de Antarus, aunque dudo que ese sea su nombre - 

- En absoluto me recuerda a nada ese nombre - el mismo marques respondió.

- Tal vez sea de las regiones del Este, en Maitre - dijo el Marques Lopio, el hombre mas fornido.

- No, en Maitre se acostumbran nombres cortos, incluso si fuera elfico el nombre es demasiado simple - el Marques Karna hablo mientras se mostraba pensativo, no le quedaba duda de lo que decía.

- Creo que he oído nombres parecidos en el otro lado del Mar Indomable - Quien hablo fue el Marques Aedan.

- Recuerdo oírlos algunas veces y en efectos se parecen, pero me es imposible pensar que llego de ese lugar -

- ¿Por que lo dice? - Loukos hablo.

- Su apariencia no es como la de los Iricianos -

- Ya lo veo… - hablo Aberash mientras todos callaban.

- Olvidémonos de su origen, lo importante es ¿cómo se desarrolló la batalla y su complexión?¿qué clase de habilidades utilizo? - dijo Grosse.

- Ese es el mayor de los problemas, por como se desarrolló la batalla y su complexión, no ha sido versado en ningún arte ni ninguna magia - dijo el Rey mientras todos esperaban a que alguien hablara

- Entonces ¿cómo lo hizo? - pregunto Lopio.

- ninguno de los sobrevivientes sabe exactamente que uso para ganar -

- ¿Deberían interrogarlo sobre eso? - 

- Ya me encargue de eso, pero tardara su tiempo en lograrlo, no podemos levantar sospechas.

- ¿por qué no usa a uno de los Ojos de la Verdad? - Radko dijo, Leah lo miro unos segundos de forma fija y después hablo.

- ya se intentó y no lograron ver nada, incluso uno de ellos resulto herido en el proceso - 

- Eso no debería ser imposible, un ojo de la verdad no puede ser vencido a la hora de leer mentes - dijo el Marques Raith.

- solo un Ojo de la Verdad puede vencer a otro - Aelan fue quien hablo.

Leah rió un poco - el no es un Ojo de la verdad, es demasiado joven para serlo - dijo al final.

- esto no lleva a nada - dijo Roshan, parecía molesto, no le quedaba mucho tiempo para estarlo perdiendo ahí.

- Me apresurare entonces, Cardenal, el Joven fue nombrado Gran Héroe -

- Eso es entendible - Karna respondió al poco tiempo - y ¿cual recompensa le fue dada? -

- Como recompensa pidió la mano de mi hija Dicia, me vi obligado a permitirle tener la mano de mi hija -

- ¿Y eso quiere decir? - Grosse pregunto apresurando la platica.

- Como ya lo habrán pensado, tiene el pleno derecho a heredar el trono en este momento -

- Esto es molesto - dijo Loukios - por eso le aconsejé conseguir una concubina y procrear a un hijo varón -

- Debió haber hecho eso, Leah - Hablo Grosse

- Silencio, no vine aquí para escuchar quejas - el rey se mostraba enojado - vine aqui a explicar la situacion -

- Debió negarse a darle una recompensa - Lopio dijo calmadamente, como si fuera la respuesta definitiva.

- Interesante… ¿y después que? - Lopio lo miro confuso - no sabemos que habilidad tiene, pero consta que el pudo derrotar a la bestia, acaso quieres arriesgarte a que los ocho reino sean destruidos - Lopio bajo la cabeza en respuesta, nadie mas opino sobre esa opción.

-pienso que deberíamos asesinarlo, no quiero que nos traiga problemas en el futuro - Raith dio su opinión.

- cierto, deberíamos asesinarlo -

- eso no seria factible - Leah hablo algo cansado de la discusión.

- Entiende Leah, no tenemos tiempo para estar perdiendo en esto, tenemos la relación muy critica con Vidar, no podemos tener problemas por una estúpida elección - dijo Grosse

- Recuerda que aun sigo siendo tu Rey - Leah estaba enojado, lo habían insultado enfrente del Gran Congreso, no planeaba dejar eso - recuerda que aun me debes algunas cosas-

- ¿de que hablas Leah?, yo te sirvo como un marques pero no te debo nada - respondió confuso.

- Crees acaso que no se que la base de la Alianza de Asesinos aun sigue en Wielan - Grosse bajo la cabeza y calló un momento, los otros presentes siguieron el ejemplo de Grosse, nadie en la sala quería que Leah sacara sus trapos sucios al aire.

- Entendemos tu punto Leah, pero este asunto se pudo haber solucionado hace mucho tiempo - el que hablo fue Aberash.

- Se los dije antes y se los vuelvo a repetir, donde yo plante mi semilla es mi decisión y no tiene nada que ver con el reino -

- pero Leah… - Radkov trato de dar su opinión, pero fue interrumpido por Leah

- Ustedes estuvieron de acuerdo con el uso de mi hija para conseguir un buen heredero del trono - la voz de Leah reflejaba lo estresante que le era la discusión - o ¿acaso quieren que se repita lo de mi hermano? - nadie replico a eso, todos estaban quietos al escuchar de eso, los recuerdos no eran agradables.

- Leah tiene razón - Afirmo el marques de Oria, Brandt.

- ¿Que se hara en ese caso? - pregunto Raith

- he ordena a mi hija que lo sedujera,sobre lo de asesinarlo… no podemos hacerlo, eso haria que la Avanzada perdiera confianza en nosotros - bebió un profundo trago de vino y espero que preguntaran la razón.

- ¿La armada que tiene que ver con esto? - el primero en interesarse en esto fue Karna.

- Tanto Hog como Lirius estuvieron presentes tanto en la pelea como en el proceso de nombramiento, por lo que no hay mucho que pensar -

- De nuevo Hog - Replico Roshan, el hombre con la mascara que estaba afuera de la sala se estremeció al escuchar ese nombre  - Ese hombre no ha traído mas que problemas desde que apareció -

- Pero es un bien necesario y todos los presentes debemos estar consiente de eso - le contesto Radkov.

- En efecto, es como dijo el marque Radkov, un bien necesario… en fin tratemos de no perdernos en la discusión - trayendo de vuelta la discusión al tema mas importante alguien pregunto.

- ¿Como se procederá entonces? - 

- He seleccionado a una mercenaria que fue capturada hace poco, ustedes sabrán de quien hablo - era obvio que lo sabrían, el busgues que había muerto tenia contactos muy importantes, entre ellos varios de los presentes en la reunión.

- Hilda, Hija de los Asesinos - susurro uno y los demás voltearon a ver  al marques de wielan.

- Yo no tengo nada que ver en esto, solo exijo un tributo, lo que haga la organización no me interesa - dijo Grosse ante la presión de las otras diez personas, nadie podía juzgarlo, ellos habían requerido a la Alianza de Asesinos en algún momento y la regla numero uno era no meterse en su forma de organizarse.

- ¿A que quieres llegar Leah?, habla rápido que no tengo todo el tiempo - la junta ya había durado demasiado, tanto los marqueses como los cardenales estaban desesperados.

- Creo que todos conocerán la actitud de la mercenaria, cabe la posibilidad de que Antarus haga enojar a Hilda y en una de sus rabietas el Héroe llegue a morir - todos se mostraron contentos ante el probable escenario.

- Ya lo veo - reflexiono Loukios

- Eso funcionaria muy bien - Brandt respondió - pero y ¿si eso no funciona?

- Tengo preparadas algunas misiones a la altura de un Gran Héroe, en caso de que ese escenario se de -

- ¿Y si vuelve de ellas con éxito?- brandt volvió a hablar, todos voltearon a verlo pero desistieron, sabían que el era así.

- si el Gran Héroe Antarus volviera de ellas… Gran consejo, no nos quedara alternativa que aceptarlo como heredero y volverlo Rey, con todo su derecho demostrado -

- Entendemos- Roshan hablo - que demuestre su valía entonces y recemos a los dioses que esto no traiga desgracias al futuro de los 8 reinos de Intartes- todos se mostraron de acuerdo con eso.

- ¿Donde esta en este momento el “futuro Rey” - todos esperaron la respuesta de Leah.

- Rumbo a su primera prueba, La Knight Academy - después de que Leah dijera eso todos se mostraron satisfechos y empezaron a retirarse dejando solos a el Rey y a su consejero en la sala.

- Raymond, si que me metiste en problema hoy- con una sonrisa algo cansada, el rey le hablo a su consejero.

- Pero lo solucionó brillantemente, ahora no tendrá que mantener felices a los marqueses - fue la respuesta de Raymond.

- Al menos no tendré que preocuparme por ellos - 

- ya hemos terminado con esto, te puedes ir a relajar Leah -

- Eso haré, pero… sobre la armada -

- No se preocupe, aun cuando se redujo considerablemente la cantidad de soldados puede continuar operando sin problemas -

- Entonces me retiro Raymond, termina el asunto como mejor lo veas - el Rey se levanto y desapareció por el oscuro pasillo.

- Raymond, ¿ya puedo cerrar y largarme a dormir? - dijo el hombre de la cabellera ceniza.

- Puedes hacerlo Crock, ya termino todo y dudo que una nueva reunión se de en esta épocas próximas - Raymond habló, a lo que Crock esbozo una sonrisa, o eso pudo escucharse de la mascara mientras Crock cerraba felizmente la puerta de madera - Claro que en ese tiempo tu salario se recortara a la mitad -

- Raymond, eso no es justo - replico - aunque no es como si pudiera salir de este lugar y gastarlo.

- Bueno, la próxima vez tal vez no se te olvide que necesitamos oír al gran consejo para establecer los acuerdos, si eso sucede tal vez obtengas beneficios - 

- De que sirven los beneficios en este asqueroso lugar -

- Solo eres la representación de mis pecados, no hay nada mas que hacer - le dijo Raymon mientras se largaba por el pasillo. Crock se acerco al pasillo y cuando trato de que su mano pasara mas allá de ese pequeño cuarto un pared invisible se lo impido.

Volvió tranquilamente a su asiento, algo decepcionado y metió su mano en la manga, sacando de ahí un pequeño rubí - pensar que no se dio cuenta cuando se lo robe - dijo mientras cerraba un ojo y con el otro miraba a través de la gema - esto me entretendrá por un tiempo - la risa estúpida de Crock mantuvo el lugar con un poco de ruido mientras Raymond salia de las profundidades de el castillo.

- Antarus, te esperan muchas cosas malas, espero que te arrepientas de tu deseo - la cara de Raymond dibujo una sonrisa sádica mientras colocaba otro rubí donde debía estar el que Cock habia “robado”, arreglo su cara y camino por el monótono y largo pasillo de piedra blanca frente a el.
Compartir en Google Plus

Acerca de Filias Itoster

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario