Antarus Capitulo 6: El Jardín de la Princesa


Aqui Filias Itoster, con otro capitulo de Antarus, por fin vuelve Antarus a escena, ahora presentando a la linda Princesa.

El Momento favorito del capitulo anterior es:

"- Sabéis cuanto trabajo me costó encontraros y apenas lo logro lo único que hacéis es tomar el dinero, acuchillárme el estómago y huir - decía molesta la chica - para terminar en una persecución, y para colmo de las cosas, una vez entro en vuestro carruaje, intentasteis asesinarme –

- Lo… lo siento, por favor no me mates – respondió temeroso el hombre con el arma en su cuello.

- Por favor, no me matéis, soy inocente, tal me obligo a hacerlo – dijo la chica en tono de burla – siempre la misma mierda y al final lo único que hacéis es llorar y gemir pidiendo clemencia, vos sois demasiado desesperante – la chica presiono más fuerte el cuchillo en la garganta del burgués.

¿quien no podría querer a esa chica tan violenta?, ¡vamos diga quien! (preparando el arma). Sin mas que decir, aquí el capitulo 6

Capitulo 6: El Jardín de la Princesa


 El colorido y fragante jardín del palacio embriagaba los sentidos de Antarus “hacía tiempo que no olía algo tan agradable” pensaba mientras se dejaba capturar por la hermosa vista.

Estaba de pie, frente a un jardín lleno de flores, algunas parecían violetas, rosas, girasoles, orquídeas, pero otras no las podía reconocer, intento pensar que eran, pero decidió solo disfrutar la vista.

Se mantuvo de pie frente al jardín, mientras las criadas o guardias que pasaban cercas tomaban un pequeño vistazo de él. Antarus no era un chico exactamente atractivo, pero tampoco podía considerarse feo, su mirada tenía un poco de misticismo, además de su sonrisa llena de confianza y alegría, le sumaban algunos puntos.

Por lo demás era un poco escuálido, con un pelo rebelde y rizado de un tono castaño y una nariz un poco grande, pero el conjunto no lo hacía parecer mal.

- Este lugar es bueno – susurro al viento – el ambiente se siente genial – una criada paso por un lado de Antarus y este le sonrió, la criada devolvió la sonrisa algo alegre.
Una vez la criada desapareció de la vista de Antarus, este se dejó caer en la verde hierba del jardín y el aire lo arrullo, dejándose internar en un profundo sueño.


………


- Un chico en mi jardín – dijo un poco molesta la chica que acababa de llegar.

Vestía un elegante vestido rojo, unos guantes de un rojo un poco más claro le cubrían hasta los codos, mientras miraba al chico se acomodaba un salvaje mechón rubio de su cabellera.

- Maldito, no piensa moverse de mi jardín – dijo mientras hacia un puchero – este es mi jardín así que quítate de el – le dijo la chica a Antarus. Este no respondió, la razón era que estaba completamente dormido - Si no te mueves te pateare – amenazo mientras levantaba el vestido y dejaba ver las zapatillas que traía.

La paciencia de la chica llego a su fin y la chica pateo a Antarus con todas sus fuerzas, este como respuesta se retorció de dolor y se levantó apresuradamente, una vez se levantó y reviso que no estuviera herido, miro a la chica.

- ¿Qué pasa aquí?, ¿Por qué razón me pateas? – pregunto mientras frotaba su estómago, lugar donde la chica había golpeado, con una voz calmada, lo más calmada que podía en esa situación.

Sabía que si le gritara a cualquiera que se encontrara había una posibilidad de que se metiera en problemas, así que había desistido de hablarle ofensivamente.

- Estabas recostado en mi jardín, te dije que te movieras, así que al no moverte, asumí que podía patearte – dijo la chica como si eso fuera lo más común del mundo.

“El sentido común de esta chica está demasiado retorcido” pensó Antarus, no trato de quebrarse la cabeza pensando en quien podría tener un pensamiento tan retorcido y mejor pregunto - ¿y quién es la persona dueña de este lindo jardín?, si me permite el honor –

- Pues tuviste el honor de ser pateado por la princesa heredera Dicia Alar Fonte – el chico tardo un poco en procesar lo que la princesa decía.

- Entonces, ¿usted es la gran princesa heredera Dicia? – repitió el, ella asintió orgullosa – escuche que su padre la está buscando – el rostro de la princesa cambia de orgullo a nerviosismo. – Vamos, yo te escoltare hasta ahí –

Ni siquiera espero a que ella respondiera, sujeto su mano y la empezó a escoltar a la sala donde estaba el rey.

 De camino a la sala, Antarus decidió darle un vistazo a Dicia, así que lo hizo lo más discreto posible.

“La princesa Dicia, una princesa con pecho promedio” fue lo primero que noto Antarus, el pelo de la chica estaba suelto, pero aun así se podía ver que había sido delicadamente peinado, “su rostro es ciertamente atractivo”, siguió examinando Antarus, la cara de la princesa era de rasgos delicados y aun sin nada de maquillaje se mantenía hermosa.

La forma en la que se movía, era elegante, como se supone de cualquier princesa, su cuerpo era delgado pero aun así no era algo que podrías describir como delicado, cosa un poco difícil, ya que su estatura era un poco baja.

Una vez llegaron frente a la sala, Antarus dejo de mirarla y los guardias frente a ellos abrieron la puerta – Mi rey, he traído aquí a la princesa Dicia – dijo mientras esta pasaba.

Por la situación que acababa de pasar en el jardín, Antarus había concluido que la princesa no había escuchado de la situación y el rey parecía que no tenía prisa en comunicárselo, así que él había forzado que sucediera.

El rey se mostraba confundida, pero inmediatamente sonrió al ver a su hija – Oh, mi querida Dicia, hacía tiempo que no te presentabas por este sitio, como está el jardín que te construí – dijo el rey con un tono muy alegre.

La razón por la que Dicia no se presentaba frente a su padre mucho, era el comportamiento de este, era demasiado cariñoso con ella, tanto que nadie en el castillo la podía ver como autoridad, si no como una niña mimada, cosa que le molestaba.

- es un placentero lugar padre, gracias por su regalo – le respondió amablemente. No sonaba como la chica que acababa de patear a Antarus.

- Ejem – dijo Antarus para hacer notar su presencia.

- Cierto – se dijo a sí mismo, el rey, concentrándose – La razón principal de que te haya llamado aquí es… - hizo una pequeña pausa para buscar la mejor forma de decirlo – he encontrado a quien heredara el trono y gobernara Intartes – dijo el rey finalmente.

- Y ¿quien es la persona que merece ese honor? – hablo la princesa respetuosamente, el rey señalo a Antarus, la chica se rio creyendo que el rey bromeaba, pero una vez que el rey reitero que Antarus era el elegido, ella empezó a discutir – ¿por qué el, padre?, ni siquiera tiene el mínimo de educación – Antarus sintió como si lo hubieran abofeteado.

- Él es el que elegí, no voy a cambiar de decisión – dijo el rey de manera imponente, aunque en el fondo él deseaba poder cambiar de decisión.

- Entiendo, padre – dijo la princesa, volteo a ver a Antarus y hablo – perdón por mi actitud hacia ti, espero que podamos llevar una buena relación de ahora en adelante – Antarus sonrió ante la respuesta, pero en el fondo se sentía un poco decepcionado, esperaba que la princesa fuera un poco más rebelde.

- yo también lo espero – respondió respetuosamente, después de eso, Dicia salió de la sala un poco pensativa – mi rey, ¿cómo va la tercera parte de mi deseo? – pregunto al final.
- hemos encontrado a una esclava que cumple las características para ser su esclava, en este momento están transportándola hacia aquí – hablo el viejo hombre detrás del rey

- entendido, me retirare por el momento mi rey – dijo Antarus mientras se inclinaba con una mano sobre su estómago y la otra en su espalda, no por respeto hacia el rey, sino porque había deseado hacerlo.

- si desea ir a su habitación, una sirvienta lo escoltara – respondió el viejo, parecía ser el consejero del rey.

- gracias por la información, con su permiso me retiro – dijo Antarus mientras salía de la sala.

En cuanto salió, noto que la princesa Dicia no se había alejado de la puerta, pero solo la ignoro, mientras caminaba hacia el jardín, Dicia lo siguió unos pasos detrás, se volvió a tirar sobre el césped he intento dormir.

Una vez más, sintió la presencia dominante de Dicia, pero este la ignoro por completo, no planeaba seguir con la discusión sobre el dueño del Jardín, después de un momento la princesa se recostó junto a Antarus y el simplemente se dejó hundir en su sueño ignorándola por completo una vez mas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Filias Itoster

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario